PRIMERAS REACCIONES TRAS EL 20-D

Ferraz responde a la presión y evita hablar de pactos y Sánchez opta a la reelección

Luena dice que es Rajoy el que debe intentar formar gobierno y el PSOE se guiará por la "prudencia y la responsabilidad", sin querer aludir a futuras alianzas. El líder anuncia que quiere seguir en su cargo

Foto: Pedro Sánchez y César Luena, este 21 de diciembre en la reunión de la ejecutiva federal, en Ferraz. (Reuters)
Pedro Sánchez y César Luena, este 21 de diciembre en la reunión de la ejecutiva federal, en Ferraz. (Reuters)

El PSOE reajusta su discurso y rebaja la euforia de la noche electoral. Prefiere no hablar de pactos por ahora, porque es a Mariano Rajoy al que le corresponde intentar formar gobierno -y los socialistas no apoyarán al PP ni facilitarán la investidura-, y si no lo consigue, ya se verá. La dirección no descarta nada, pero se guía por la "prudencia y responsabilidad", y por tanto ahora, en la fase primera que se abre tras conocerse el escrutinio, Pedro Sánchez sólo aspira a quedarse como está, como "líder de la oposición". Eso, por un lado. Porque en el frente interno el secretario general echó un pulso a sus rivales: anunció que optará a la reelección cuando se convoque el próximo congreso federal ordinario, hacia la primavera, cuando haya culminado la investidura del nuevo presidente del Gobierno. 

La reformulación del discurso se materializó en la reunión de la ejecutiva, convocada a las once de esta mañana. Ya antes el puente de mando de Ferraz había recibido varios toques de atención de los barones, que advertían a Sánchez de que se debía ceñir a una afirmación: emplazar al PP a intentar articular una mayoría estable. Pero en la noche electoral la lectura enhebrada por el secretario general era más optimista. "España quiere izquierda y quiere cambio" y su partido estaba dispuesto a "dialogar, debatir y acordar". Y esta misma mañana, la portavoz del comité electoral, María González Veracruz, señalaba que era muy "precipitado" adelantar si ve a Sánchez como presidente o como líder de la oposición. 

[Resultados electorales por municipios y comunidades]

César Luena, el secretario de Organización y número dos del líder, fue mucho más contundente. Fue él el encargado de dar la cara, en entrevistas de radio y en rueda de prensa en la sede federal, porque Sánchez rechazó comparecer. "Hoy lo veo como líder de la oposición", respondió sobre su jefe. "Primero, que se constituyan las Cortes y que el PP intente formar gobierno. Al PSOE le va a guiar la prudencia y la responsabilidad. Sólo nos vamos a referir a esta fase. Si hay otras, el PSOE será igualmente prudente y responsable". Luena no se salió del guión: la pelota está en el tejado del PP, y hasta que el actual líder del Gobierno no tire definitivamente la toalla, los socialistas no se situarán en otros escenarios. Sánchez ni siquiera abrirá una ronda de contactos con otras formaciones. Simplemente profundizará en el análisis de los resultados del 20-D este sábado, 26 de diciembre, en la reunión del máximo órgano entre congresos, el Comité Federal

Para poder articular una mayoría alternativa, el PSOE necesitaría de los apoyos de Podemos, IU y varias fuerzas nacionalistas, singularmente ERC

Tampoco los números están de su parte: los 90 escaños del PSOE y los 69 de Podemos no son suficientes. No suman los 176 diputados que dan la mayoría absoluta. Sánchez necesitaría a IU (2) y a varias fuerzas nacionalistas, especialmente ERC (9). Y ahí es donde está el problema, aparte de que Podemos plantea como irrenunciable un referéndum de autodeterminación en Cataluña, a lo que los socialistas se niegan tajantemente. 

El PSOE votará "no al PP y no a Rajoy"

En esta primera fase, el PSOE ya adelanta que votará "no" al PP. Rechazará la investidura de su candidato. ¿Y si no es Rajoy el que se postula?, se le preguntó a Luena. Respondió que no conviene "adelantarse" ni "actuar con aceleración". "El PP que yo sepa va a presentar a Rajoy y el PSOE votará no al PP y a Rajoy. Vamos a votar que no al PP y a Rajoy". De partida, hay un rechazo claro, pero de nuevo se rehúsa anticipar escenarios. "El PSOE, desde la prudencia y la responsabilidad, va a tener una posición clara. Los españoles han votado cambio e izquierda, y traducirá el voto de los españoles en la investidura". En este punto, hay un consenso generalizado: los socialistas consideran que, si facilitaran un nuevo Gobierno del PP, se despeñarían en las siguientes elecciones y se desdibujaría la posición del PSOE como alternativa. 

[Sigue en directo las novedades del 20-D]

El secretario de Organización rechazó entrar igualmente en un escenario que muchos en el partido pintan como probable, la convocatoria de nuevas elecciones para primavera. A todas las hipótesis aplicaba la misma regla, la de la "prudencia y la responsabilidad". 

Pedro Sánchez, durante la reunión de la ejecutiva federal, este lunes. (EFE)
Pedro Sánchez, durante la reunión de la ejecutiva federal, este lunes. (EFE)

Anoche, Susana Díaz lanzaba el mensaje de que era el PP el que debía mover ficha y punto, y en su equipo insistían en que ni siquiera era posible hacer acercamientos con Podemos. Este lunes, a su llegada a la ejecutiva, el sevillano secretario de Política Federal, Antonio Pradas, la voz de la baronesa andaluza en Madrid, se mostró convencido de que Sánchez liderará la oposición y se dijo "preocupado" por lo que el líder de Podemos dijo anoche sobre el Estado plurinacional, porque para el PSOE la unidad de España es algo "incuestionable". A la salida de la reunión, el dirigente fue aún más duro: sobre la condición de Podemos de celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, señaló, no hay nada de qué hablar. "No vamos a entrar por ahí de ninguna manera [...]. Nosotros defendemos un concepto de España diferente al que defiende Podemos", comentó a los periodistas. 

Andalucía avisa de que no se puede pactar con Podemos por Cataluña, y Page se muestra contrario a los “pactos pastiche“ con fuerzas independentistas

A su vez, el presidente manchego, Emiliano García-Page -uno de los barones con los que Díaz más conecta-, subrayó en todo momento que a quien corresponde intentar formar gobierno es a Rajoy. Y añadió: "No vamos a buscar pactos complejos ni pastiches de ningún tipo". Su partido, dijo, tiene "límites muy claros", y no puede "sobrepasar" líneas que considera "estructurales", como los "valores esenciales del PSOE" o el "concepto de unidad de España". "Es evidente que el PSOE no busca gobernar a cualquier precio [...]. No hay planes b ni c en la agenda del PSOE. Esperamos que Rajoy pilote". Si al PP le toca intentar conformar una mayoría que aguante una legislatura, a Sánchez, sostuvo una y otra vez, le corresponde "liderar la oposición", y cualquier otro escenario, como el de que llegara a presidir el Gobierno, lo ve "remoto". Tampoco cree posible Page una abstención que facilite la investidura del jefe del PP, porque supondría "una traición", "faltar a la palabra dada" a los millones de votantes socialistas, dividir el país por la mitad "entre los nuevos y quienes están en lo viejo".

Ferraz responde a la presión y evita hablar de pactos y Sánchez opta a la reelección

El extremeño Guillermo Fernández Vara, en rueda de prensa en Mérida, defendió que vistos los resultados de las generales, el PSOE "no puede alcanzar pactos con nadie que defienda la independencia de Cataluña o la autodeterminación de los pueblos de España". "Aquellos que llevan en sus programas electorales esas cuestiones, o renuncian a ellas, o nosotros no podemos alcanzar pactos de gobierno con ellos", señaló el presidente extremeño, informa Europa Press.

Ferraz responde a la presión y evita hablar de pactos y Sánchez opta a la reelección

Luena también quiso subrayar que con el asunto de la unidad territorial tampoco juega la dirección federal. En ningún caso: "Al margen de cualquier sesión de investidura, hay cosas muy claras para el PSOE, como el artículo 2" de la Constitución, el que consagra la "indisoluble unidad de la nación española"

Lectura menos triunfalista

En la noche electoral, Sánchez proclamaba: "Hemos hecho historia, hemos hecho presente y el futuro es nuestro". Luena no reprodujo este lunes la frase. Aseguró que los resultados del 20-D eran "aceptables", teniendo en cuenta el nuevo escenario, con dos fuerzas emergentes que suman 109 escaños (69 Podemos y sus aliados y 40 Ciudadanos), los "duros ataques" sufridos por el PSOE y por su candidato.

Ferraz responde a la presión y evita hablar de pactos y Sánchez opta a la reelección

El secretario de Organización se aferró a que el partido es la segunda fuerza en el Parlamento, con un 22% de los votos y 90 escaños, y la primera de la izquierda, con 21 actas más que la formación de Iglesias -aunque sólo 1,34 puntos por encima-. "Nos ha ido en algunos sitios peor que en otros. Tenemos problemas en las grandes ciudades, desde luego. Hay que perseverar en los cambios que el partido tiene que hacer, pero en su conjunto los resultados son aceptables. Nosotros no hemos ganado al PP, hemos ganado a las encuestas", afirmó. Y eso que durante toda la campaña la dirección estuvo renegando de los sondeos. Sánchez se ha quedado a 6,71 puntos del PP y a 33 escaños (Rajoy cosechó el 28,72% y 123 actas). 

Susana Díaz valora los resultados del 20-D, en Sevilla. (EFE)
Susana Díaz valora los resultados del 20-D, en Sevilla. (EFE)

No asomó la autocrítica ni cuando se le preguntó al número dos por la crítica situación en Madrid: es la única comunidad en la que el PSOE cae a cuarta fuerza, superado por PP, Podemos y Ciudadanos. La lista encabezada por el candidato recibió el 17,88% de las papeletas y 6 escaños, por el 26,05% y los 10 diputados de hace cuatro años. Luena señaló que en Madrid, y allí donde el resultado fue "peor" este 20-D, la dirección seguirá "impulsando y consolidando los cambios". "Lo está haciendo muy bien la actual dirección del PSOE-M", dijo, respaldando la labor de la ejecutiva dirigida por Sara Hernández. Otra cosa es que desde dentro de la convulsa federación madrileña no empujen algunos sectores su relevo. El número dos no respondió cuando se le preguntó si dos de los fichajes estrellas de Sánchez, la exdiputada de UPyD Irene Lozano -muy contestada en el partido- y la excomandante Zaida Cantera debían ceder su puesto al número siete de la candidatura, Eduardo Madina, rival de Sánchez en las primarias de 2014. 

Luena señala que los resultados son “aceptables“ porque se ha “ganado a las encuestas“ y cree que en Madrid “la dirección regional lo está haciendo bien“

Hacia la primavera

Sánchez comunicó a su ejecutiva que optará a la reelección como secretario general en el próximo cónclave federal. La fecha orientativa es la primavera, sin más precisión. El periodo ordinario de congresos -después del federal se han celebrar los autonómicos y los locales- se "aplaza" hasta que "culmine" la investidura de un nuevo Gobierno. "Lo primero, España y la situación política en España y después el periodo ordinario [...]", subrayó Luena. En realidad, el cónclave tocaría para febrero de 2016, cuatro años después del que se celebró en Sevilla y en el que se impuso Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Carme Chacón. Así que posponerlo hasta más entrado el año es lo más "responsable". "No vamos a meter al PSOE, aunque toque y estatutariamente tenga que ser así, en un periodo de congresos en estas circunstancias", cuando ni siquiera se sabe quién será el próximo inquilino de La Moncloa. 

Luena, sobre por qué anuncia ahora Sánchez su intención de repetir: “Conviene que el PSOE tenga las cosas claras, los tiempos claros y el liderazgo claro“

Sin embargo, el secretario general, al avanzar su decisión de intentar seguir en el cargo, lanza un mensaje interno clarísimo: aquel que se presente deberá hacerlo ya. Obliga a sus rivales a moverse rápido. Y toda alternativa, en caso de que emerja, podría pasar por la poderosa federación andaluza, dirigida por la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Entonces, si no se va a celebrar ya el congreso, ¿por qué anunciar ahora su intención? Luena indicó que en un momento como este, la segunda fuerza política, "primera" de la izquierda y "alternativa" al PP, "conviene que tenga las cosas claras, los tiempos claros y el liderazgo claro". Sobre la posibilidad de un rival de Sánchez, el número dos lo despachó con frialdad: "No me preocupa, ni lo sé, ni me importa".

[Para más información y consultar otros datos, puedes descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios