El PP logró movilizar a sus bases

Rajoy: "Hemos ganado y reclamamos el derecho a gobernar"

Mariano Rajoy resucita una vez más después de vencer a las encuestas, a la campaña para exigir su cabeza y al atasco institucional de las elecciones del 20-D

Foto: Los simpatizantes del Partido Popular celebraron la victoria en las Elecciones Generales del 26-J en la sede de Génova, ayer por la noche. (Cordon Press)
Los simpatizantes del Partido Popular celebraron la victoria en las Elecciones Generales del 26-J en la sede de Génova, ayer por la noche. (Cordon Press)

Mariano Rajoy resucita una vez más después de vencer a las encuestas, a la campaña para exigir su cabeza y al atasco institucional del 20-D. Esta vez, el Partido Popular acertó con el mensaje, pedir el voto útil o del miedo para impedir un Gobierno de izquierdas. Así, rascó algunos votos a Ciudadanos y, sobre todo, movilizó a sus bases para marcar más distancia con el segundo partido (el PSOE): casi 11 puntos y 52 diputados.

[Consulte aquí los resultados de las elecciones generales]

"Hemos ganado las elecciones y reclamamos el derecho a gobernar porque hemos ganados las elecciones", proclamó el presidente de los populares desde el balcón de su sede en la calle Génova de Madrid pasada la media noche. Era su tercera victoria, más holgada que la de diciembre pero casi igual de difícil de gestionar. Sobre la base de un 40% de los escaños del Congreso, Rajoy sigue obligado a pedir la colaboración al PSOE para garantizar la estabilidad de cualquier Ejecutivo que pretenda formar.

El presidente del Gobierno, confirmados sus 137 diputados, se dio un baño de euforia de sus partidarios. Se presentó a los cientos de militantes y dirigentes del PP congregados en la calle rodeado de todo su equipo en el 'aparato' del partido, con la secretaria general, María Dolores de Cospedal, al frente; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y su mujer, Elvira Fernández. Solo a ella se refirió en sus breves y continuamente interrumpidas palabras por los simpatizantes.

Rajoy: "Hemos ganado y reclamamos el derecho a gobernar"

Rajoy se dirigió al partido para agradecer la lección de unidad y fe en la victoria ofrecida en los últimes meses, se mostró orgulloso de haber confirmado la independencia del PP frente a la presiones externas. "A nosotros nos nos manda nadie" y "este partido se merece un respeto" fueron sus frases más aplaudidas. Pero también dejó claro que el fin de la organización que preside es "ser útil al pueblo español".

El PP cumplió con creces todos sus objetivos de campaña y se hizo con un triunfo inapelable, pero con una mayoría escasa (el 40% del Congreso) que lo deja de nuevo en manos del PSOE para poder reeditar Gobierno.

[Consulte aquí los resultados de las elecciones generales]

"La situación es muy complicada, pero bastante mejor que la de diciembre", reconocían anoche en fuentes gubernamentales nada más ver cómo el recuento acercaba al PP a los 140 escaños (10 más de la primera meta fijada) y comprobar que la suma de los socialistas con los podemitas, más sus socios regionales, se quedaba aun más lejos de la mayoría absoluta que en los anteriores comicios.

Rajoy encabeza el único partido que ha subido en escaños, votos y porcentaje de apoyo popular: se proponía pasar del 30% desde el 28,7 del 20-D y ha subido al 33%, mientras los demás retroceden o se estancan, incluida la coalición Podemos-IU. Pero está a 39 escaños de los 176 necesarios para formar una mayoría de gobierno. Aunque Rivera cambiara esta vez de bando y se inclinara por el centro derecha, al PP le seguirían faltando otros siete diputados para sacar adelante una investidura que sirviera después para aprobar proyectos fundamentales como los Presupuestos del Estado.

Rajoy: "Hemos ganado y reclamamos el derecho a gobernar"

Antes de los comicios, en la sede de Génova se manejaba la hipótesis de que si Ciudadanos se avenía al pacto y sumaban juntos alrededor de 170 diputados, la abstención del PNV permitiría la formación de un Ejecutivo sólido. Pero los nacionalistas vascos también han retrocedido y tendrán en el próximo Congreso cinco diputados, la cifra más baja de su historia, y no llegan para resolver la ecuación de la gobernabilidad.

La posición de Ciudadanos sigue siendo pues igual de irrelevante que en la pasada legislatura. Los dirigentes del PP siguen pendientes de los movimientos que puedan resgistrarse a partir de ahora en el PSOE por la actitud de Pedro Sánchez ante la próxima oferta de diálogo. Y también por los pasos que puedan dar los barones socialistas en la pelea interna, si es que el secretario general se atrinchera en el cargo con el pretexto de que ha ganado a las encuestas que colocaban a Iglesias por delante de él.

Elecciones Generales

El redactor recomienda