Es noticia
Menú
España es el único país europeo que sigue sin recuperar las ventas minoristas de 2019
  1. Economía
Una salida de la crisis más lenta

España es el único país europeo que sigue sin recuperar las ventas minoristas de 2019

El consumo seguía en junio un 3% por debajo de los niveles del mismo mes previo a la pandemia, cuando en la eurozona ha crecido casi un 4%

Foto: La inflación lastra la recuperación de las ventas. (EFE/David Arquimbau Sintes)
La inflación lastra la recuperación de las ventas. (EFE/David Arquimbau Sintes)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

España sigue siendo el país europeo que va con más retraso en la recuperación posterior a la pandemia del covid. En numerosas ocasiones, se ha achacado este diferencial al turismo, sin embargo, hay otros indicadores que no están tan relacionados con la llegada de viajeros y que siguen igualmente mostrando cifras negativas. Es el caso de las ventas minoristas del comercio. Indicador clave para la recuperación, ya que agrega la mayor parte del gasto de las familias.

En el mes de junio, el consumo de las familias se redujo un 0,3% en España, una caída mucho más leve que el 1,2% que perdió el conjunto de la eurozona. Sin embargo, el problema para España viene arrastrado desde el inicio de la pandemia, y es un consumo que no tira. En junio, las ventas del comercio fueron todavía un 3,1% inferiores a las del mismo mes previo a la pandemia.

No solo se trata del peor dato de toda la Unión Europea, es que España es el único país europeo que no ha conseguido recuperar los niveles prepandemia. El último en hacerlo fue Italia, que cruzó ese umbral al final de la primavera. Esto no significa que las familias españolas todavía no gasten lo mismo que en 2019, ya que la inflación ha obligado a ‘rascarse el bolsillo’. De hecho, gastan un 14% más. Sencillamente, adquieren menos bienes y servicios.

La evolución del consumo de alimentos ha sido similar a la del conjunto de la eurozona. El motivo es que al tratarse de bienes de primera necesidad, es muy difícil que los hogares puedan ahorrar en este tipo de gasto. En concreto, las ventas deflactadas de alimentación y bebidas no alcohólicas en España es un 1,6% inferior a la del año 2019, mientras que en el conjunto de la eurozona el avance es de apenas el 0,2%.

Foto: La inflación lastra el poder de compra. (EFE/David Arquimbau Sintes)

La gran diferencia se concentra en el resto de bienes que no son ni alimentación ni combustibles, esto es, productos en los que las familias sí pueden apretarse el cinturón. En España, las ventas de este tipo de bienes siguen todavía un 6,7% por debajo de los niveles previos a la pandemia, mientras que en el conjunto de la eurozona han crecido ya un 6,5%.

Estos datos revelan una gran brecha de consumo entre España y la mayor parte de países europeos y explican por qué la recuperación está siendo mucho más lenta. El impacto de la crisis económica provocada por el covid fue más profundo en España por la incidencia del virus, por la dependencia de la hostelería y por la pérdida de ingresos de los hogares. Aunque el Gobierno puso en marcha el ‘escudo social’ para proteger las rentas de las familias, la realidad es que este tuvo grandes grietas y esto provocó que la renta disponible de los hogares en España cayera más que en el resto del continente y se recuperara más lentamente.

Hay varias causas que explican esta diferencia. Una de ellas es que la economía sumergida en España tiene mayor tamaño que en otros países europeos y todos aquellos que tenían un empleo en negro no tuvieron protección ni de los ERTE, ni del cese de actividad de los autónomos. Además, el Gobierno arrastró los pies con las ayudas públicas a empresas y con el despliegue del ingreso mínimo vital, lo que hizo que el sector privado tuviera menos recursos para impulsar la recuperación. Finalmente, la propia estructura económica de España explica el resto de la caída, por la dependencia del turismo y por la existencia de mucha microempresa que atravesó con mayores dificultades la crisis.

Todos estos factores explican que la vuelta al PIB previo a la crisis esté siendo más lenta en España. Salvo que el INE actualice la serie de indicadores de coyuntura y cambie por completo el escenario, el relato que tenemos actualmente es que la vuelta al PIB prepandemia no llegará hasta el año 2024.

España sigue siendo el país europeo que va con más retraso en la recuperación posterior a la pandemia del covid. En numerosas ocasiones, se ha achacado este diferencial al turismo, sin embargo, hay otros indicadores que no están tan relacionados con la llegada de viajeros y que siguen igualmente mostrando cifras negativas. Es el caso de las ventas minoristas del comercio. Indicador clave para la recuperación, ya que agrega la mayor parte del gasto de las familias.

Inflación Pandemia Unión Europea Eurozona
El redactor recomienda