El fin del estado de alarma dispara el empleo en la costa, mientras Madrid y el interior se estancan
  1. Economía
La hostelería lidera la recuperación

El fin del estado de alarma dispara el empleo en la costa, mientras Madrid y el interior se estancan

La hostelería se ha convertido en el gran motor de crecimiento gracias al levantamiento de los cierres provinciales y a la liberación del consumo cautivo de las grandes ciudades

placeholder Foto: La playa de Benidorm se vuelve a llenar de turistas en junio. (EFE)
La playa de Benidorm se vuelve a llenar de turistas en junio. (EFE)

El final del estado de alarma ha supuesto un gran impulso para la economía española. En mayo ser registraron algunos de los mejores datos de la serie histórica. Para empezar, 129.000 personas salieron del desempleo, el mejor dato mensual de toda la serie histórica, que arranca en el año 1996. A lo largo del mes se crearon 212.000 empleos y 74.000 trabajadores salieron de los ERTE hacia el empleo, el segundo mejor mes de mayo de la historia, solo por detrás del mayo de 2020, en el que se produjo la desescalada del confinamiento.

Esta fuerte creación de empleo ha generado un patrón diferente de la recuperación. Si hasta abril el crecimiento se asentaba sobre los sectores ‘inmunes’ a la pandemia, como la industria, el sanitario o los servicios de alto valor añadido, ahora son las actividades más golpeadas quienes se están recuperando con fuerza. Destaca, por encima de todas, la hostelería, que incorporó a 106.000 trabajadores en mayo, entre nuevas contrataciones y trabajadores recuperados de los ERTE. Una cifra histórica que es el resultado de la apertura de las fronteras interiores tras el final del estado de alarma.

Foto: Un operario descarga mercancía delante de una oficina de empleo. (EFE)

El turismo internacional todavía está en hundido, pero los viajes de los nacionales ya están recuperándose intensamente. En las últimas semanas se han producido los populares atascos de fin de semana en las principales salidas de Madrid que son el mejor reflejo de la vuelta de las importaciones de turismo de las grandes ciudades.

El destino elegido mayoritariamente está siendo la costa del Mediterráneo y las empresas han reaccionado a este crecimiento de la demanda con una intensa campaña de contrataciones. De esta forma no solo responden al inicio de la recuperación del turismo, también están preparando las plantillas para afrontar la temporada alta, que este año debería permitir recuperar en torno a la mitad de la facturación de un año normal.

Mayo nos deja el mayor descenso del paro en 25 años

Esto explica que las provincias que más empleo crearon en mayo fuesen las de la costa sur y este. Destaca por encima de todas Baleares, que aumentó el empleo en nada menos que un 8%. Pero también hubo otras provincias protagonistas. Cádiz, uno de los destinos preferidos de los madrileños, registró un aumento del empleo superior al 3%, mientras que Málaga, Huelva, Alicante, Girona y Tarragona (estos dos últimos son destinos elegidos por los barceloneses) elevaron la ocupación más de un 2,5%.

A pesar de esta intensa recuperación del empleo en mayo, estas provincias costeras son las que están en una fase más temprana de la recuperación y, por tanto, más lejos de los niveles de ocupación previos a la crisis. Es comprensible que sea así, ya que la hostelería sigue muy lejos de la normalidad. Por ejemplo, Baleares tiene un 25% menos de afiliados que en mayo de 2019, esto es, han perdido uno de cada cuatro empleos, sumando puestos destruidos y trabajadores en ERTE. Girona, Alicante o Tarragona también se encuentran entre las peores provincias respecto a los niveles precrisis, con más del 5% del empleo perdido. Estas regiones dependerán de la recuperación del turismo internacional para recuperar los niveles de ocupación que tenían en el verano de 2019.

Madrid exporta crecimiento

La recuperación del turismo nacional se debe a la liberación del ‘consumo cautivo’ en las provincias más pobladas, ya que los ciudadanos tenían limitada su movilidad a los destinos dentro de la provincia. El caso de Madrid es el más evidente. La comunidad contó con un gran impulso económico durante la segunda y la tercera ola gracias al cierre de las fronteras autonómicas, que mantuvo retenido el consumo. Las leves restricciones sobre la hostelería permitió maximizar la rentabilidad de esta demanda cautiva, lo que generó un resultado económico muy positivo.

Foto: Imagen del 'skyline' de Madrid. (Reuters)

Madrid fue la comunidad autónoma que más empleo creó entre septiembre de 2020 y abril de 2021. Y desde el final del confinamiento, la región aumentó la afiliación efectiva en todos los meses salvo enero, un mes tradicionalmente muy malo por el fin de la campaña navideña. En abril, por el contrario, el ritmo del empleo en Madrid se quedó por debajo de la media nacional y en el vagón de cola de España. En total aumentó la ocupación efectiva un 0,9%, situándose entre las diez peores provincias.

Esta ralentización del empleo afecta también a algunas regiones del interior y el norte de España en las que el turismo tardará algo más en recuperarse. Entre ellas se encuentran algunas provincias castellanas, como León, Salamanca o Palencia, y del norte, como Vizcaya, Álava o Cantabria.

Aunque la creación del empleo sea inferior en estas zonas menos turísticas, esta ‘inmunidad’ de la llegada de viajeros ha permitido que su crisis fuese más leve y la recuperación haya llegado antes. De hecho, ya hay 12 provincias que superaron en mayo el nivel de empleo efectivo que tenían en el mes de mayo previo a la pandemia. Por encima de todas destacan Toledo y Guadalajara, que se benefician de poseer algunos de los principales centros logísticos que surten de bienes a Madrid.

También se han recuperado rápidamente las regiones con una elevada dependencia del sector primario, ya que la producción de alimentos ha sido clave durante toda la pandemia. Murcia es el mejor ejemplo, ya que supera en más de un 2% el nivel de empleo que tenía antes de la pandemia. Lo mismo ocurre en Valencia, Castellón, Cáceres o Lleida.

Durante los próximos meses el turismo seguirá marcando el tono del empleo en las diferentes provincias. Es comprensible que así sea, ya que la reapertura acaba de comenzar y debería acelerar de forma significativa en las próximas semanas a medida que empiece la temporada alta. En 2020 la llegada de viajeros extranjeros se frenó a finales de julio con el inicio de los rebrotes y, a partir de ese momento, se perdió toda la campaña de verano. Este año, el avance de la vacunación debería evitar este escenario.

Además, la economía debería acelerar en el norte de España a medida que los españoles busquen destinos menos saturados que la costa del Mediterráneo, tal y como ocurrió en el verano de 2020. Por el contrario, las grandes capitales, con Madrid a la cabeza, se quedarán en el vagón de cola de la recuperación mientras exportan crecimiento al resto del país a través del turismo. Esto no significa que vayan a sufrir contracciones de la actividad, pero el crecimiento será más leve si se tiene en cuenta que el turismo internacional, que es el que debería sustituir el consumo de los residentes, se recuperará con más lentitud.

Economía Empleo ERTE Turismo
El redactor recomienda