Asistencia financiera

Cataluña ha pagado 4.200 M de su deuda con fondos del FLA en pleno auge soberanista

Hacienda liberó el jueves otros 2.000 millones del fondo a Cataluña para que pague facturas de los proveedores, intereses de su pasivo y nuevos vencimientos de deuda

Foto: El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras. (EFE)
El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras. (EFE)

El desafío independentista de Cataluña no solo ha llevado a la región a 'bono basura', también ha cerrado sus vías de financiación, hasta el punto de que tiene problemas incluso para refinanciar su deuda de corto plazo. La única salida que tiene la Generalitat cuando los bancos le cortan las vías de financiación es recurrir a la liquidez extraordinaria del Estado. Así, entre enero y agosto de este año, utilizó 4.218 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para pagar vencimientos de su deuda, tanto de corto como de largo plazo.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda, las comunidades autónomas refinanciaron 14.058 millones de euros con el dinero del FLA, lo que significa que Cataluña utilizó el 30% del dinero habilitado por el Estado para el pago de deuda. La segunda región que más recibió fue la Comunidad Valenciana, con 2.834 millones, y la tercera fue Andalucía, con 2.390 millones.

La Generalitat destinó el 77% del dinero repartido por el FLA a financiar vencimientos, la segunda autonomía que más porcentaje de fondos destinó a la deuda, solo superada por Cantabria, que utilizó el 78%. En el extremo opuesto se situó Extremadura, que utilizó la mayor parte de la financiación extraordinaria para pagar a proveedores de los servicios básicos y solo dedicó el 47% al pago de deudas.

Estas cifras demuestran hasta qué punto la Generalitat tiene problemas para conseguir liquidez con préstamos y créditos bancarios. Desde el año 2012, cuando el Gobierno habilitó los mecanismos extraordinarios de financiación, Cataluña ha recibido 36.330 millones para que pueda refinanciar sus vencimientos y no caiga en impago. En total, el Estado ha pagado 91.755 millones de euros de deuda de las comunidades autónomas, lo que significa que el 40% ha ido a pagar el pasivo de la Generalitat.

Cuando el FLA asume el pago de un vencimiento de deuda, no significa que deje de ser un pasivo para la comunidad autónoma, simplemente cambia de mano. Desde ese momento, la región pasa a deber el dinero al Estado. Todos los fondos del FLA computan como deuda de las autonomías con el Estado. En otras palabras: no es un regalo de Montoro, es la única solución para evitar el impago.

[Una Cataluña 'independiente' nacería con una deuda de 254.539 millones]

Las comunidades pueden refinanciar su deuda de corto plazo con el FLA sin solicitar el permiso del Ministerio de Hacienda, pero la Generalitat no puede hacerlo desde que el Gobierno intervino sus cuentas hace tres semanas. Entre las medidas que adoptó la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos se encuentra la de vetar las operaciones de endeudamiento de corto plazo del Govern. Desde ese momento, estas operaciones tienen el mismo tratamiento que las de largo plazo: tienen que solicitarlo al Ministerio de Hacienda, que lo eleva al Consejo de Ministros para que apruebe la operación.

7.870 millones más

El Gobierno aprobó el miércoles el último reparto de los fondos extraordinarios del año para evitar la quiebra de las distintas autonomías. En total, decidió entregar a las regiones adheridas al Fondo de Financiación 7.870 millones de euros, de los cuales 6.220 se reparten a través del FLA y 1.650 millones, con la Facilidad Financiera. La comunidad que más asistencia recibe vuelve a ser Cataluña, con un 32% de los fondos del FLA. Esto significa que Cataluña se lleva casi uno de cada tres euros del fondo, esto es, en línea con el porcentaje que viene percibiendo desde la creación del FLA.

Al final del año, la Generalitat habrá recibido 7.275 millones de euros, el 33% del dinero del FLA

Al final del año, la Generalitat habrá recibido 7.275 millones de euros, esto es, el 33% del dinero del FLA. Conviene recordar que estos fondos no están sujetos al control reforzado que aprobó la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos. El dinero del FLA no pasa en ningún momento por la Generalitat, sino que va directamente del ICO a pagar los vencimientos de deuda, los intereses y los proveedores cuando la autonomía lo justifica.

[El TS rechaza el intento de Podemos de que Montoro no corte el grifo]

Esta condicionalidad asegura al Ministerio de Hacienda que el dinero va destinado a refinanciar deuda o pagar servicios básicos. La intervención de las cuentas se refiere a los fondos de la financiación autonómica ordinaria, a través de las entregas a cuenta recogidas en los Presupuestos Generales del Estado.

Un mecanismo de excepción

Cuando el Gobierno introdujo los distintos Fondos de Financiación en el año 2012, lo hizo en una situación de extrema gravedad para las cuentas españolas. Las comunidades autónomas habían perdido el acceso a los mercados y el desplome de la recaudación era ya una evidencia innegable, lo que redujo gravemente las transferencias a cuenta a las regiones. Ante esta situación, la única alternativa que encontró entonces el Estado fue crear estos mecanismos extraordinarios de liquidez que sirviesen para pagar los servicios fundamentales y los vencimientos de deuda.

Han pasado casi cinco años y estos fondos siguen operando como últimos garantes de los servicios públicos fundamentales a nivel regional. Una situación que critican de forma unánime todos los expertos, ya que la financiación autonómica no puede depender de un mecanismo tan discrecional como este (básicamente, Hacienda decide cuánto reparte a cada comunidad), cuya naturaleza es extraordinaria y que es un préstamo (que genera intereses que tienen que pagar las regiones) y no una transferencia.

Por este motivo, la comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados aprobó el jueves una proposición no de ley (PNL) en la que insta al Gobierno a impulsar la reforma de la financiación autonómica para acabar con el FLA. La propuesta inicial la realizó Compromís y demandaba que los préstamos del FLA fuesen realmente transferencias, algo que lleva demandando desde hace tiempo la Comunidad Valenciana. Sin embargo, finalmente se aprobó con una transaccional del PSOE y Ciudadanos que demanda al Ejecutivo que acabe con el FLA dentro de la reforma de la financiación autonómica. “Hay que acabar con los préstamos y con la condicionalidad asociada a los préstamos”, demandó Julián López Milla, portavoz del Grupo Socialista en la comisión.

[El Gobierno retrasa los Presupuestos por la tensión en Cataluña]

Sin embargo, la reforma de la financiación autonómica no es sencilla en este momento. Empezando por el propio PSOE, que, después de las primarias y el enfrentamiento entre Pedro Sánchez y los barones autonómicos, no tiene fácil asumir una posición común en esta negociación. Y continuando por la situación en Cataluña, ya que el Gobierno valora esta reforma como un 'caramelo' que ofrecer a la Generalitat para que acepte sentarse a negociar los términos de una nueva relación con el Estado. Mientras tanto, Montoro seguirá controlando el reparto de los fondos extraordinarios.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios