El rescate autonómico del Estado

Cataluña se llevó uno de cada tres euros de la financiación extraordinaria a las CCAA

Desde el año 2012 ha recibido 58.900 millones, el doble de lo que le correspondería por población. En 2013 se llevó casi la mitad de los recursos aportados por el Estado

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al vicepresidente, Oriol Junqueras, en el Parlament. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al vicepresidente, Oriol Junqueras, en el Parlament. (EFE)

En el año 2012, la mayoría de las comunidades autónomas se vieron expulsadas del mercado y, al perder la capacidad para repagar su deuda, hubiesen entrado en 'default'. Para evitar el impago, el Gobierno del Partido Popular introdujo diversos mecanismos extraordinarios de financiación autonómica para dar a las regiones la liquidez que no tenían (y además permitió a las regiones aplazar la devolución de las liquidaciones de los ejercicios 2008 y 2009). Estas herramientas permitieron al Estado rescatar a las regiones, y desde entonces ha repartido ya 180.400 millones de euros entre las regiones que están dentro del Régimen Común, de los cuales 58.800 han ido a parar a Cataluña, la comunidad más beneficiada.

Según los datos actualizados el jueves por el Ministerio de Hacienda, la Generalitat ha recibido desde 2012 uno de cada tres euros de la financiación extraordinaria, un 33% del total, lo que supone casi duplicar lo que le hubiese correspondido a la región por población (con datos de censo a cierre de 2016), que es el 17%. En estos cinco años y medio, la financiación per cápita habrá sido de 7.835 euros, el doble que la media nacional. Solo un territorio ha recibido más financiación extraordinaria por habitante: la Comunidad Valenciana, con 7.994 euros acumulados a lo largo de este periodo.

Paloma EstebanPaloma Esteban

Si se compara con el PIB de la región (a cierre de 2016), Cataluña también ha recibido mucho más de lo que le hubiese correspondido, ya que su PIB supone el 20,7% del total de las autonomías del Régimen Común. Si se compara con la Comunidad de Madrid, que tiene el mismo peso en términos de PIB, esta ha recibido apenas el 5,4% de los recursos extraordinarios que ha conseguido la Generalitat.

La creación del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el Plan de Pago a Proveedores o la Facilidad Financiera permitió al Estado rescatar a las regiones de la quiebra. Sin embargo, el problema real es más profundo, ya que estos mecanismos extraordinarios son solo un parche, pero no pueden ser la solución final. La reforma de la financiación autonómica que está en marcha tendrá que desmantelar todos estos mecanismos y crear un nuevo reparto de los recursos para que las autonomías puedan pagar todas sus competencias. Actualmente, hay constituida una comisión de expertos que emitirá en los próximos días sus conclusiones sobre cómo tiene que ser la futura reforma y están debatiendo la condonación de la deuda generada por la mala financiación de algunas regiones.

Cataluña será una de las regiones que salgan beneficiadas de esta reforma, ya que su financiación es inferior a la media española. Este 'paper' de Fedea analizó la financiación por habitante ajustado y equilibrado a competencias homogéneas hasta 2014. De ahí se desprende que la región recibe un 2,5% menos que la media nacional. Sin embargo, no es el territorio que está en peor situación, ya que Andalucía, Murcia o la Comunidad Valenciana están peor. El caso de esta última es el más grave, ya que recibe casi un 8% menos de recursos que el resto.

Los deberes

La financiación de Cataluña está en línea con la de Madrid por habitante ajustado y competencias; sin embargo, la Generalitat ha recibido mucho más apoyo que el Estado durante la crisis: Madrid ha recibido 3.200 millones y Cataluña, 58.900.

Una buena parte del problema reside en que Cataluña es una de las regiones que menos esfuerzo han hecho por ajustar el déficit durante la crisis. Este indicador, que desarrolló la AIReF para medir el grado de esfuerzo realizado por las diferentes regiones para equilibrar su presupuesto, muestra que Cataluña es la segunda comunidad que menos esfuerzo de ajuste realizó entre 2008 y 2015. Solo Murcia hizo peor los deberes.

El resultado para Cataluña es que ha multiplicado su deuda por tres desde el estallido de la crisis. En el año 2008, el pasivo de la comunidad equivalía al 10% de su PIB, y en el primer trimestre de este año ha alcanzado el 35,2% de su PIB. La deuda media de las regiones es del 24,8% del PIB, esto es, 10 puntos inferior a la de la Generalitat, lo que deja sus finanzas en una situación muy delicada y con total dependencia del Estado. El cálculo de la deuda que hace el Banco de España según el Protocolo de Déficit Excesivo determina que el pasivo de las regiones con el Estado como consecuencia de estos mecanismos extraordinarios también contabiliza dentro de su deuda.

[España tiene su 'paraíso fiscal' en Canarias: la menor tributación de la UE]

Solo la Comunidad Valenciana está más endeudada. En su caso, el pasivo alcanzó en el primer trimestre el 41,5% del PIB. Una cifra que es muy preocupante, pero que en su caso es, en gran medida, consecuencia de la mala financiación de la región. La reforma del sistema actual de transferencias probablemente elimine estos mecanismos extraordinarios, lo que significa que las comunidades deberían ajustar mejor sus presupuestos a sus ingresos. Eso sí, una parte de las regiones, como es el caso de Valencia y probablemente de Cataluña, recibirán más recursos para afrontar el pago de todas las competencias transferidas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios