Las cuentas se complican

A Montoro se le escapa el déficit: agota el 70% del margen en medio año

El desfase de las Administraciones Públicas al final del primer semestre alcanzó el 2,18% del PIB, por lo que sólo quedan 0,92 puntos para llegar al tope fijado por Bruselas

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dialoga con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal (Efe)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dialoga con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal (Efe)

Los últimos datos del déficit de las Administraciones Públicas son un jarro de agua fría para el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. A pesar de los esfuerzos para seguir recortando el gasto y apurando los ingresos, la realidad es que las cifras no cuadran y, a menos que la segunda mitad del año sea muy positiva, España va camino de volver a incumplir su objetivo inicial de déficit. El desfase acumulado por el sector público en la primera mitad del año casi alcanzó los 25.500 millones de euros, lo que equivale al 2,18% del PIB. Esto significa que en solo un semestre, España ha agotado ya el 70% del margen de déficit pactado con Bruselas y sólo quedan ya 0,92 puntos del PIB para cuadrar las cuentas, según los datos de ejecución presupuestaria publicados por el Ministerio.

Es cierto que Montoro ha realizado un esfuerzo importante por contener el gasto a nivel estatal, pero es insuficiente para cumplir sus objetivos. Además, las comunidades autónomas prosiguen en su senda de incremento del gasto, lo que dificulta que el conjunto de las Administraciones pueda cumplir su objetivo. En concreto, el gasto de las regiones creció un 3,4% (cálculo de la regla de gasto), lo que significa que están incumpliendo la Ley de Estabilidad un año más. Por el contrario, el gasto de la Administración Central se redujo en un 0,3% y el de las corporaciones locales, un 0,6%. Esfuerzo inútil, ya que el conjunto del gasto público creció un 0,1%.

Esto significa que el único esfuerzo fiscal que está realizando España para ajustar el déficit procede de los ingresos, que crecen gracias a la mayor actividad económica. En concreto, los recursos del conjunto del país crecieron un 4,7% gracias al crecimiento del 5,9% de los impuestos y del 5% en las cotizaciones sociales.

El principal problema por el que España está al borde de incumplir su objetivo este año es que las comunidades autónomas siguen elevando su gasto público sin control. Este año, además, cuentan con una suculenta liquidación del ejercicio 2014, que ha generado casi 1.000 millones más para las regiones, lo que se une a las entregas a cuenta aprobadas por Montoro en los Presupuestos. El resultado es que a pesar de su ambicioso incremento del gasto, al cierre de julio estaban en superávit, con un pequeño excedente de 35 millones de euros.

[Montoro ofrecerá a las autonomías 1.000M más de déficit]

Todas estas transferencias dan mucha holgura a las regiones, pero ahogan al Gobierno, que no consigue cuadrar sus números. En concreto, pese al recorte del gasto, cerró la primera mitad del año con un déficit del 1,09% del PIB y en agosto alcanzó ya el 1,84% del PIB (último dato disponible). Si se tiene en cuenta que el objetivo que fijó Montoro para el conjunto del año era del 1,1% del PIB, el resultado es que supera ya en un 67% el límite fijado. Nada puede arreglar ya este desvío en las cuentas y, definitivamente, Montoro no cumplirá su parte del trato.

La mejor noticia, las cotizaciones

El buen ritmo de la recaudación permite recortar el déficit sin reducir el conjunto del gasto de las Administraciones Públicas. Pero la mejor noticia es, sin duda, el avance de los ingresos de la Seguridad Social por cotizaciones, que crecen hasta agosto a ritmos del 5% interanual. La recaudación con cuotas en los ocho primeros meses del año alcanzó los 71.297 millones de euros, lo que significa el mayor nivel de ingresos desde 2009. Pero no solo eso, el ritmo de crecimiento se ha acelerado notablemente este año, apoyado en la creación de empleo y en la mejora de las condiciones salariales de los trabajadores. En el mismo periodo de 2016 la tasa de crecimiento de las cotizaciones era del 2,8% y este año alcanza ya el 5%.

[El Gobierno presiona para subir los salarios y salvar los ingresos]

Los derechos reconocidos entre los trabajadores del régimen general crecen a ritmos del 5,94%, lo que refleja la recuperación del empleo asalariado este año. Hace un año el incremento era del 3,58%. También crecen más rápido las cuotas de los trabajadores autónomos (RETA), que avanzan un 3,03%, mientras que en 2016 avanzaban a ritmos del 2,34%.

También crece el gasto en pensiones, algo inevitable dado el ritmo de envejecimiento de la población y el elevado coste de las nuevas prestaciones. El gasto total en pensiones avanzó un 3,6% hasta agosto impulsado por la nómina de la jubilación, que se incrementó en un 4,19%. El déficit del sistema hasta agosto se redujo hasta 5.998 millones de euros, 130 millones menos que en el mismo periodo del año anterior. Esto significa que el desfase de las cuentas de la Seguridad Social se situó en el 0,52% del PIB, lo que acerca un poco más el objetivo de terminar el año en el 1,4%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios