POdrán tener un desfase del 0,4% del PIB

Montoro ofrecerá a las autonomías 1.000M más de déficit para ganar el apoyo del PSOE

El ministro intenta acercarse al PSOE para sacar adelante los objetivos de estabilidad en el Congreso a cambio de ajustar más rápido el desfase de la Seguridad Social

Foto: Montoro y Sáenz de Santamaría en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera de la semana pasada (Efe)
Montoro y Sáenz de Santamaría en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera de la semana pasada (Efe)

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha convocado 'in extremis' un nuevo Consejo de Política Fiscal y Financiera para ofrecer a las comunidades autónomas mayor margen de déficit para 2018 y así tener un gesto de acercamiento hacia el PSOE. El Ministerio ha convocado la reunión esta misma mañana con el objetivo de dar a las autonomías una prórroga en su senda de estabilidad presupuestaria. Actualmente tienen el objetivo de rebajar su déficit a la mitad en 2018: del 0,6% al 0,3% del PIB, pero Hacienda ofrecerá a las regiones elevar el objetivo de déficit al 0,4% del PIB, esto es, les dará algo más de 1.000 millones más para que puedan elevar su gasto público. También les dara una décima más para el año 2019, de modo que ese año no tendrán que cerrar en el equilibrio presupustario, sino que podrán conservar un desfase presupuestario del 0,1% del PIB.

Esta rectificación de Hacienda se produce sólo una semana después de que el Gobierno aprobara, gracias a su mayoría en el CPFF, los repartos de los objetivos de estabilidad que actualmente están sobre la mesa. En esa reunión, las comunidades socialistas se rebelaron contra la intransigencia del ministro que "ya llevaba la decisión tomada y no escuchó otras propuestas". Ahora, una semana después, el ministro reconsidera su posición y concede a las regiones socialistas sus exigencias a cambio de conseguir el apoyo de Ferraz en el Congreso. El Gobierno llevará los objetivos de estabilidad la próxima semana al Congreso de los Diputados y tiene un serio riesgo de perder la votación si no consigue el apoyo de los 176 diputados que aprobaron los Presupuestos Generales del Estado de 2017. Sin embargo, el ministro podría encontrar un 'atajo' si se gana complicidad del PSOE para sacar adelante esta votación. Así se aseguraría evitar un fiasco como el de la estiba cuando la Cámara rechazó el real decreto del Ministerio de Fomento.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reúne el jueves (la víspera del CPFF) con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez en el Palacio de La Moncloa. En ese encuentro, Rajoy podrá trasladar la propuesta al nuevo lider socialista y negociar su apoyo en el Congreso. De este modo, Montoro sabrá si cuenta con el voto favorable del PSOE antes de reunirse con los responsables autonómicos. Montoro llevará el viernes al Consejo de Ministros esta nueva senda de estabilidad para aprobarla en el seno del Gobierno antes de remitirla al Congreso de los Diputados esa misma tarde.

Estos 1.000 millones extra de margen presupuestario que tendrán las autonomías saldrá de la Seguridad Social. Hacienda confía en que el buen ritmo del empleo y la subida de los salarios permita reducir el déficit de la Seguridad Social más rápido de lo esperado y así conseguiría este margen para el próximo año. Una previsión que contrasta con el pesimismo de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que considera que la Seguridad Social tiene muy difícil cumplir este año su objetivo de déficit. En 2017 tiene que cerrar con un desfase presupuestario del 1,4%, pero el propio Gobierno reconoció a Bruselas que no será inferior al 1.6%. Ese objetivo no se toca, pero sí el de 2018, que pasa del 1,2% al 1,1% y también el de 2019, que baja del 1% al 0,9%.

El Gobierno lo fía todo a la subida de los salarios que están negociando los sindicatos y la patronal. La negociación colectiva se ha convertido en una 'cuestión de Estado' para cumplir con los objetivos de déficit pactados con la Comisión Europea. No obstante, con la inflación a la baja y sin acuerdos de subida salarial, el objetivo del Ejecutivo se complica. Los ingresos de la Seguridad Social hasta mayo no apuntan al optimismo, ya que la recaudación a estas alturas del año tendría que ser de 3.000 millones de euros más.

Estos 1.000 millones extra de déficit que tendrán las autonomías saldrá de la Seguridad Social, que tendrá que reducir su desfase más rápido

De esta forma, Montoro repetiría su estrategia del pasado mes de diciembre, cuando se ganó el voto favorable del PSOE gracias a entregar una décima más de déficit a las autonomías. En esta ocasión, el ministro apenas tiene margen de negociación, ya que el debate de los objetivos de estabilidad tendrá lugar el próximo 11 de julio. La cuenta atrás dificulta las negociaciones del Gobierno con todas las formaciones que aprobaron sus Presupuestos de 2017 y, ante esta situación, lo más fácil para Hacienda es ganarse el apoyo de los socialistas.

Montoro intentará conseguir el apoyo de la nueva cúpula de Ferraz a través de las comunidades gobernadas por el PSOE, pero el objetivo no será sencillo. La reunión de la semana fue muy tensa con acusaciones cruzadas de intransigencia entre Hacienda y las regiones socialistas, por lo que reparar esas heridas no será sencillo. Tampoco será fácil que Montoro consiga convencer a Ferraz para que voten juntos en el Congreso de los Diputados. Eso sí, después de este movimiento, la pelota queda en el tejado del PSOE, de modo que si la negociación no fructifica, el Gobierno tendrá la excusa de que lo intentó pero Pedro Sánchez se opuso hasta el final.

[La nueva Ley de Autónomos le costará al Estado 1.000 millones anuales]

La aprobación de los objetivos de estabilidad es el primer paso para elaborar los Presupuestos Generales de 2018, por lo que es un trámite imprescindible para el Gobierno. En el debate parlamentario previo a la votación, se tratará sobre los objetivos de esabilidad y el techo de gasto, pero este segundo no se vota finalmente, ya que lo fija unilateralmente el Gobierno. Esto significa que, finalmente, lo único que se vota es el reparto vertical de los objetivos de déficit por subsectores de la Administración. De este modo, el PSOE no tendría nada que perder y mucho que ganar (para sus autonomías) si vota con el Gobierno, igual que hizo en diciembre. Sin embargo, a nadie se le escapa que la discusión política no gira en torno a maximizar los beneficios económicos de los ciudadanos, sino en el relato político.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios