Bale, el 'golfista' que quiere una segunda burla con Gales en la Eurocopa
  1. Deportes
  2. Fútbol
criticado desde la polémica bandera

Bale, el 'golfista' que quiere una segunda burla con Gales en la Eurocopa

El futbolista juega la Eurocopa que celebró con una mofa cuando su Selección consiguió la clasificación. Lució una bandera en los festejos con la que vaciló a los que hablan de que no le importa el Madrid

placeholder Foto: Gareth Bale en el partido amistoso entre Gales y Albania. (EFE)
Gareth Bale en el partido amistoso entre Gales y Albania. (EFE)

En Gales lo llaman el 'Expresso de Cardiff' y en España se le conoce como el 'golfista'. El problema que tiene Gareth Bale es que pasó de no sentirse valorado por Zidane y los críticos más ácidos a sentirse humillado. Hizo frente a sus enemigos con la burla de la bandera ('Gales. Golf. Madrid. Por este orden') para contestar, principalmente, a unas declaraciones de Mijatovic en la Ser: "Él piensa primero en la Selección de Gales, luego en el golf y luego en el Madrid. Nunca sabes si puedes contar con él, si está motivado o no, si está lesionado o no… Pero ya verás cuando se acerquen las selecciones". Lo dijo una leyenda del madridismo, el héroe de la Séptima', y esto fue muy duro para Bale.

Su venganza fue mostrar la famosa y polémica bandera, a finales del mes de noviembre de 2019, para festejar la clasificación de Gales para esta Eurocopa tras ganar a Hungría. El 'Expresso de Cardiff' participó de una mofa que sentó muy mal al club y al madridismo. Si se trataba de señalar su bajo rendimiento porque daba prioridad a Gales y el golf antes que el Real Madrid, a Bale no le importó entrar en un conflicto que va para más de dos años de peleas contractuales para pagar su millonario sueldo (15 millones de euros).

Foto: Morata, Ferran Torres y Gayá celebran un gol con la Selección. (EFE)

Bale está en periodo de reflexión sobre lo que quiere hacer con su carrera profesional de futbolista. Lo más inmediato lo tiene claro, que es jugar la Eurocopa con Gales que empieza este sábado con el partido contra Suiza en el Olímpico de Bakú (Azerbaiyán). Para eso se fue cedido al Tottenham. Para tener minutos y llegar con ritmo a la cita de selecciones. En el Real Madrid no los habría tenido con Zidane porque así quedó demostrado en la temporada donde ganaron la última Liga. Bale estaba por detrás de Vinicius y fue la gota que colmó el vaso para sentirse humillado.

Un futuro sin resolver

El galés ha puesto punto y final a la temporada en el Tottenham con unas declaraciones enigmáticas, en las que apunta que se centrará ahora en la Eurocopa y deja en al aire su futuro: "No diré nada hasta después de la Eurocopa. Sé lo que voy a hacer, pero se armaría un caos si lo digo". ¿A qué se puede referir? Es difícil dar una respuesta porque el comportamiento de Bale siempre ha sido un misterio en el vestuario del Madrid y para los dirigentes.

Hay informaciones que señalan que podría dejar el fútbol. Sería llamativo porque tampoco parece que esté en el final de su carrera. Pero sí es cierto que Bale está cansado de todo lo que rodea al fútbol profesional y en el Real Madrid no se siente querido por el club ni por los aficionados. Tampoco por la prensa, a la que critica y también culpa de que se estén cebando con Eden Hazard. Lo que le pasó a él, le sucede ahora al belga. Así lo ve Bale, que es un enamorado de España. Le encanta Madrid, pero no podría soportar que se le volviera a señalar como un mal profesional cuando cree que le ha dado mucho al Real Madrid.

placeholder Bale en un entrenamiento con Gales. (EFE)
Bale en un entrenamiento con Gales. (EFE)

La noticia de que va a colgar las botas ha sido desmentida por su representante, Jonathan Barnett, como es costumbre cuando aparece el lío entre el jugador y las informaciones que salen desde dentro del club. "Esto es basura", responde la persona que culpa a Zidane, principalmente, de no respetar a Bale ni saber sacar el mejor rendimiento del que tenía que ser considerado como otro héroe (al estilo de Mijatovic) por los dos goles que marcó en la final de la Champions de Kiev contra el Liverpool.

Tensión con el Real Madrid

Es difícil pensar que Bale pueda volver a jugar en el Real Madrid después de los ataques del beligerante Jonathan Barnett contra aquellos aficionados que le han pitado porque rechazan su apatía y falta de compromiso. Las palabras del representante siempre han tenido un tono de dureza con el club y los seguidores, a los que acusa de maltrato. "El Real Madrid debería besar por donde pisa Gareth y por todo lo que ha logrado. Debería haber sido tratado mejor. Creo que lo que hicieron los aficionados fue de vergüenza y el club no ayudó", es la manera con la que despachó Barnett a los 'enemigos' de Bale cuando salió cedido al Tottenham. El giro tendría que ser muy radical para ver a este jugador en el nuevo Bernabéu.

Zidane ya no está y el que ahora ocupa el banquillo del Real Madrid es Carlo Ancelotti que, si bien le sacó jugo en su primera etapa como entrenador en la casa blanca, le ha seguido en sus partidos en la Premier League y ha visto a un Bale irregular, sin continuidad, lejos de ser competitivo por las lesiones y la desmotivación que transmite. Ancelotti deja el asunto de Bale para que lo resuelva el club en función de las necesidades económicas y los cambios que hay que hacer. Si sigue, se lo queda. Si no es así, no pondrá problemas, aunque brille en la Eurocopa.

Foto: Benzema y Mbappé, antes de empezar el partido amistoso entre Francia y Gales. (EFE)

Gareth Bale habla de un caos cuando ponga fin a la competición europea de Selecciones y no hay que descartar ninguna posibilidad. Una solución es llegar a un acuerdo con Florentino Pérez para que le rescinda el contrato, cobrando parte del sueldo que todavía tiene pendiente y después sentirse libre para tomar la gran decisión. La retirada sería lógica para una profesional que no da señales de disfrutar con el fútbol. Bale tiene una personalidad diferente y así lo dicen los compañeros que ha tenido en el Madrid. Hablan de su timidez, de vivir el fútbol de otra manera, sin más presiones que las que él se puede poner y querer asumir el liderazgo de un equipo.

"Estoy decepcionado por no haber jugado de titular esta noche. Quizás me quede en el Madrid, quizás no. Tengo tiempo para pensar mi futuro. Hablaré con mi agente este verano". Desde que Gareth Bale lanzó el órdago y pronunció estas palabras, el 26 de mayo de 2018 tras ganar la Decimotercera Champions el Real Madrid, no ha mejorado la carrera del galés en el fútbol. Todo lo que ha venido después de aquella final, con el golazo de chilena en Kiev, ha sido negativo en la trayectoria profesional del galés y ahora, cerca de cumplir los 32 años, está en un punto de plantearse si merece la pena cumplir el año de contrato en el Real Madrid o buscarse otro equipo que confíe en él. O puede haber una sorpresa mayúscula.

Foto: Ancelotti y Florentino estrechan la mano tras la firma del contrato. (realmadrid)

Bale no entra en los planes iniciales del Real Madrid. Florentino Pérez quiere hacer cambios después de una temporada sin títulos. Tiene que regresar al Real Madrid después de una temporada de cesión en el Tottenham donde tiene más goles (16) que mejores sensaciones porque ha vuelto a padecer el castigo de las lesiones y tampoco funcionó la relación con José Mourinho. El técnico portugués le pidió que se uniera a su proyecto en el Tottenham y acabaron fatal tras la eliminación en la Europa League contra el Dinamo de Zagreb.

Ha sido otra temporada perdida para el segundo fichaje más caro en la historia del Real Madrid y ya solo queda estar pendiente de ver qué es capaz de hacer en la Eurocopa, la segunda que juega Gales en su historia. En la anterior, en 2016, alcanzó las semifinales. Lo que tiene por delante Bale es hacer una extraordinaria Eurocopa, con la que cumplir con su amenaza de burlarse de sus críticos y esperar a la decisión de su futuro.

Gareth Bale Zinédine Zidane Jonathan Barnett Vinicius Junior Florentino Pérez José Mourinho
El redactor recomienda