La Eurocopa que no existe para los madridistas y por qué prefieren a Francia
  1. Deportes
  2. Fútbol
hartos de la gestión de luis enrique

La Eurocopa que no existe para los madridistas y por qué prefieren a Francia

El desinterés por la España de Luis Enrique hace crecer, todavía más, otras ilusiones. Benzema más Mbappé son la Eurocopa de los madridistas

placeholder Foto: Benzema y Mbappé, antes de empezar el partido amistoso entre Francia y Gales. (EFE)
Benzema y Mbappé, antes de empezar el partido amistoso entre Francia y Gales. (EFE)

El 24 de mayo es el día en que se produjo la desbandada de aficionados madridistas que, muy a su pesar, son de la Selección española, pero no se sienten identificados con Luis Enrique. El seleccionador tomó una decisión histórica. Por primera vez no entró ningún jugador del Real Madrid en una lista de convocados para disputar la fase final de un gran torneo de selecciones. Se está produciendo un hecho digno de un estudio sociológico-futbolístico, con una ola de animadversión cada vez más gigante a la que no le importa nada cómo le puede ir a España en la Eurocopa.

Si le va mal, mejor. Así habrá fracasado el profesional considerado como un traidor desde que se fue a las bravas del Real Madrid al Barcelona, dijo aquello de que no se reconocía en los cromos con la camiseta blanca, celebró un gol en el Bernabéu como culé provocando a la grada y cierra el círculo sin contar con jugadores del Madrid para esta Eurocopa. La desafección que produce el seleccionador entre el madridismo tiene consecuencias inesperadas. Hay más expectación por seguir el rendimiento que va a tener Karim Benzema con Francia que interés por cómo le vaya a la España de Luis Enrique. Porque ya no se habla de España, a secas, sino la España que ha improvisado un seleccionador que ha hecho todo lo posible para no llevar a ningún madridista.

Foto: Luis Enrique en la concentración de la Selección española. (EFE)

Había hasta tres futbolistas del Real Madrid que podrían haber sido seleccionados por Luis Enrique para la Eurocopa. Nadie contaba con Isco, que ha estado desaparecido toda la temporada, ni tampoco con Carvajal y Lucas Vázquez, con la baja médica por lesión. Los tres candidatos eran Sergio Ramos, Nacho y Marco Asensio, pero Luis Enrique no llamó a ninguno en una lista donde tenía la opción de convocar hasta a 26 jugadores y que dejó en dos menos. Ha sido el único seleccionador que ha rechazado ampliar la convocatoria hasta 26 futbolistas como solución que ofreció la UEFA por la posibilidad de que pudieran darse casos de contagio por coronavirus o una lesión antes del debut en la Eurocopa.

La frialdad de Luis Enrique

Luis Enrique eligió una lista corta y limitó aún más las opciones de que pudiera ir algún jugador del Real Madrid. Cuando se le preguntó, el 24 de mayo, por sus razones dio una respuesta fría y poco creíble: “Simplemente no va ninguno porque Sergio Ramos y Carvajal no han podido participar a lo largo de la temporada. Yo no hago encaje de bolillos. Lamento encarecidamente que no hayan estado por las lesiones”. La explicación resultó contradictoria, al menos con la situación de Sergio Ramos, al que sí llamó cuando no estaba sano para los partidos de clasificación para el Mundial de Qatar de finales de marzo. Acabó la temporada recuperado y con el alta médica del Real Madrid, y los médicos de la Federación estaban al corriente.

Foto: Sergio Ramos, en uno de sus últimos partidos con España. (EFE)

Lo que ha conseguido Luis Enrique con la ausencia de jugadores del Real Madrid en la Eurocopa es que la legión de aficionados del equipo blanco cambie de selección y esté más pendiente de cómo le va a ir a Benzema, en su regreso a Francia, y analizar si mezcla con Mbappé. El desinterés por la España de Luis Enrique hace crecer, todavía más, otras ilusiones. Benzema más Mbappé es la Eurocopa de los madridistas. Imaginar cómo será el día en que formarán esa nueva sociedad de galácticos que les debe Florentino tras una temporada sin fichajes y sin títulos.

Francia es la selección para muchos madridistas, que tienen sus motivos para engancharse a otro equipo por estar desencantados con las decisiones y gestión de Luis Enrique, el mal estilo que ha tenido con Sergio Ramos para comunicarle su ausencia y las formas con que le ha despachado. Lo llevó para jugar en la última ventana de partidos para la clasificación del Mundial de Qatar y lo devolvió lesionado cuando el equipo de Zidane estaba jugándose la Liga y la Champions.

placeholder Sergio Ramos, en un entrenamiento con Luis Enrique. (EFE)
Sergio Ramos, en un entrenamiento con Luis Enrique. (EFE)

Luis Enrique está el primero en la lista del antimadridismo por no convocar a ningún jugador del subcampeón de Liga y semifinalista de la Champions para jugar la Eurocopa con España. Ramos no entró por lesión, pero tampoco quiso al polivalente Nacho, que acabó siendo uno de los mejores defensas de la temporada. Ni a Marco Asensio que, sin ser titular indiscutible, era otro de los seleccionables que ya no cuentan. A la Selección han ido futbolistas que son suplentes en sus equipos y entre ellos hay dos centrales (Eric García y Laporte). Al segundo se le hizo una nacionalización exprés y todo apunta que será titular con España con solo una internacionalidad en el partido amistoso contra Portugal. El francés se ha hecho español y los madridistas deciden que se hacen franceses porque están Benzema, Varane y el ansiado Mbappé.

La ilusión de otra selección

Hay más opciones, además de la francesa, para combatir la desilusión que provoca una España sin un solo jugador del Real Madrid y a la que no se le encuentra explicación ni entre los aficionados más enfadados ni tan siquiera en el club. Son siete los futbolistas que están en otras selecciones, y no son cualquiera. Forman, además, parte del grupo considerado como favorito al título. La Alemania de Kroos, la Bélgica de Hazard y Courtois o la Austria de David Alaba, el nuevo fichaje de Florentino Pérez. También, por supuesto, la Croacia de Modric, jugador que hizo vibrar al madridismo en el Mundial de Rusia llegando a la final, consiguiendo el Balón de Oro del torneo y posteriormente proclamándose Balón de Oro de 'France Fotball'. Existe esta Eurocopa, más atractiva, para los que se han hartado de Luis Enrique.

Hay algo más que lo deportivo para haber llegado a esta situación. El madridismo da la espalda, definitivamente, a un seleccionador que tiene un pasado hostil con un club en el que fue jugador durante cinco años a principios de la década de los noventa. Desde su polémica salida en 1996 para fichar por el Barcelona, ha sido imposible una reconciliación, una tregua, y así hasta llegar a este momento en que el madridismo no olvida estas palabras en su etapa de jugador y después de entrenador azulgrana: “Siempre fui del Barcelona. Primero del Sporting y luego del Barça. Después de salir del Madrid y firmar, llamé a mi hermano, empedernido culé desde pequeño, y le dije ‘ahora sí vamos a disfrutar’. Era verdad, porque me había visto en un cromo del año anterior de blanco y entre verme de blanco y verme de azulgrana… No me reconocía y hoy sigo sin reconocerme. En el Bernabéu es donde uno se siente más orgulloso de ser culé”.

Foto: Kylian Mbappé durante el partido amistoso entre Francia y Gales. (EFE)

Al madridismo, incluyendo el más beligerante con el técnico asturiano, no le quedaba más remedio que hacerse de Luis Enrique como seleccionador de España. La Selección es el equipo de todas las aficiones y hay una necesidad urgente de recuperar la ilusión perdida desde que se extinguió la generación de oro que nos dio el Mundial y dos Eurocopas con Luis Aragonés y Vicente del Bosque. No se trataba de firmar la paz con Luis Enrique, sino de encontrar motivos para engancharse con su proyecto. Los madridistas le vuelven a dar la espalda en esta Eurocopa. España ha pasado de tener a cinco jugadores del Real Madrid en el último Mundial de Rusia, convocados por Lopetegui, a cero en esta Eurocopa.

Podemos contar a Brahim Díaz, que está en la burbuja paralela de 17 futbolistas para hacer entrenamientos en previsión de que haya que incorporar a jugadores tras los positivos de Busquets y Diego Llorente. Es un madridista en Las Rozas, que esta temporada ha jugado en el Milan. Pero esto ya no tiene arreglo. La España de Luis Enrique pierde el apoyo de esos madridistas que sienten que este entrenador no les representa y ya no le quieren dar más oportunidades. Existe otra Eurocopa a la que agarrarse, que seduce más porque entre elegir a Luis Enrique y ver lo que es capaz de conseguir Benzema, se quedan con lo segundo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Luis Enrique Florentino Pérez
El redactor recomienda