Ramos y Aspas, fuera de los más de 40 convocados por Luis Enrique para la Euro
  1. Deportes
  2. Fútbol
Raúl Albiol y Rodrigo Moreno, por delante

Ramos y Aspas, fuera de los más de 40 convocados por Luis Enrique para la Euro

Luis Enrique sigue dejando al de Camas, que está muy molesto con él, fuera del grupo porque no va a ser titular y no quiere caras largas. Lo mismo que ocurre con el delantero

placeholder Foto: Sergio Ramos, en uno de sus últimos partidos con España. (EFE)
Sergio Ramos, en uno de sus últimos partidos con España. (EFE)

El despropósito en que se ha convertido la Selección española de fútbol, con tres grupos entrenando por separado, dos burbujas diferentes y a un positivo de convertirse oficialmente en brote, comienza a abrir muchos interrogantes. Después de los positivos de Sergi Busquets y el central Diego Llorente, Luis Enrique decidió desplegar una convocatoria paralela que se ha entrenado al margen de la absoluta.

El centrocampista del Barcelona había mantenido contacto directo con todos los miembros del equipo, al participar en las diferentes reuniones del equipo, además de en las negociaciones de las primas con la Federación y en las diferentes decisiones tomadas por el grupo de capitanes de la selección. Luis Enrique tomó entonces la decisión de convocar a seis jugadores externos a la lista inicial para contar con ellos como alternativa ante posibles positivos del grupo, circunstancia que se ha producido con el contagio de Diego Llorente.

placeholder Luis Enrique, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)
Luis Enrique, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)

El nuevo grupo de convocados lo formaron Kepa Arrizabalaga, Raúl Albiol, Rodrigo Moreno, Carlos Soler, Brais Méndez y Pablo Fornals. Un grupo en el que inexplicablemente vuelven a estar ausentes jugadores como Sergio Ramos o Iago Aspas. El sevillano está molesto con el seleccionador por las formas con que le comunicó la decisión de prescindir de él, con una fría llamada por teléfono que encajó con deportividad. Pero a media que pasan los días queda más claro que el seleccionador pasó de considerarlo su extensión en el vestuario, haciéndole jugar incluso unos minutos o una parte con España para aumentar su cifra de internacionalidades, a considerarle un problema en el grupo.

Lo advertía Juan Carlos Unzúe en la entrevista que concedió a El Confidencial: "Ramos no va a la Eurocopa porque él estaba convencido de que tendría que jugar". El de Camas no era buen compañero de viaje para Luis Enrique si el seleccionador no tenía previsto alinearle en el once titular. Luis Enrique no quería tener enfadado a un peso pesado del grupo poniendo caras largas en la concentración, y para evitar ese problema decidió excluirlo de la lista, como hizo en su día Luis Aragonés con Raúl.

Foto: Luis Enrique y Juan Carlos Unzué durante su etapa como primer y segundo técnico del FC Barcelona. (EFE)

Pero lo que ha molestado más a Sergio Ramos es ver cómo la lista de jugadores de que dispone ahora Luis Enrique ha ido creciendo hasta casi duplicarse, de 24 a 40 jugadores, y no se cuenta con él en ningún momento. De hecho, uno de los jugadores que han dado positivo ocupa la posición del sevillano: el central del Leeds, Diego Llorente. El seleccionador llegó a declarar que esperaba que Ramos se recuperase para "poder regresar a la Selección". Unas declaraciones que ahora se tachan desde el entorno del futbolista de "cínicas", visto el comportamiento del seleccionador.

Kepa Arrizabalaga, Raúl Albiol, Rodrigo Moreno, Carlos Soler, Brasis Méndez y Pablo Fornals fueron los seis primeros en llegar. Y este miércoles se han sumado otros 11 nombres, jugadores todos de la Sub-21: Álvaro Fernández, Juan Mirando, Óscar Mingueza, Alejandro Pozo. Marc Cucurella, Brahim Díaz, Martín Zubimendi, Gonzalo Villar, Bryan Gil, Yéremi Pino y Javi Puado. Ramos sigue haciéndose la pregunta: si estuvo tan cerca de entrar en la lista, ¿por qué ahora no se contempla su nombre para completar ese grupo paralelo que puede participar en la Eurocopa ante la situación de contagio del grupo? Algo difícilmente explicable, si tomamos las palabras de Luis Enrique el día que hizo oficial la lista de la Eurocopa. El comportamiento del seleccionador después de la lista y de estos días ha molestado al sevillano, cuya relación con el entrenador se ha enfriado mucho después de aquella llamada del 23 de mayo a altas horas de la noche.

placeholder Luis Enrique da entrada a Sergio Ramos en un partido anterior de la Selección. (EFE)
Luis Enrique da entrada a Sergio Ramos en un partido anterior de la Selección. (EFE)

Pero Sergio Ramos no es el único jugador cuya ausencia provoca extrañeza a medida que crece el grupo de convocados de la Selección. El nombre de Iago Aspas (14 goles y 13 asistencias esta temporada) es el otro que generó un enorme debate en la lista de Luis Enrique. El paso de los días ha terminado confirmando que el problema parece trascender lo deportivo.

Luis Enrique y Aspas no llegaron a coincidir en su día en el vestuario del Celta, equipo al que dirigió el técnico en la temporada 2013-14. Por entonces, Iago era jugador del Liverpool, club al que se había marchado el verano anterior. Aspas fue convocado por primera vez en la Selección española por Julen Lopetegui en noviembre de 2016. Debutó con gol en Wembley y se convirtió en un fijo, entrando en la lista para el Mundial de 2018 con Hierro en el banquillo. Sin embargo, desde la llegada de Luis Enrique, el celtiña ha ido perdiendo protagonismo. A la primera lista no fue convocado inicialmente, aunque acabó repescado por la baja de última hora de Diego Costa.

Desde ese momento, se convirtió en fijo, faltando solo por lesión en marzo de 2019. Su última aparición se produjo en junio, momento del desembarco obligado de Robert Moreno, quien no incluyó a Aspas en ninguna convocatoria. Y tampoco volvió a hacerlo Luis Enrique a su regreso, por lo que Aspas se quedó varado en las 18 internacionalidades.

Foto: Luis Enrique bromea con Iago Aspas en un entrenamiento en 2018. (EFE)

Muchas han sido las voces que han demandado su regreso a la Selección, empezando por su entrenador, Coudet, que advertía a finales de abril: "Es raro decir que Aspas, con sus números, tiene que meter presión para ir a la Selección". Preguntado por Iago, Luis Enrique sacaba su perfil más desafiante: "Seguiré mirando a Aspas con mis dos ojitos verdes". El propio jugador señalaba, un par de días antes de conocerse la lista definitiva de la Eurocopa, que "no sería una sorpresa que me llamase Luis Enrique".

Pero el seleccionador se mantuvo en sus trece y decidió dejarlo fuera. Después del pírrico empate con Grecia, el Celta colgó en sus redes una foto de Iago Aspas acompañado de una versión pésima a flauta de la banda sonora de Titanic. Un tuit que no sentó bien en el 'staff' de la Selección, pero en el que el de Moaña no tuvo nada que ver. "Parecía como si fuera culpa mía y yo no sabía nada. Cuando me di cuenta, ya estaba liada gorda. Al club le vino bien. A cuenta de eso tuvieron no sé cuántas interacciones, y fue el tuit con más 'me gusta' de la historia para el Celta. Claro, para el club de puta madre, la mierda ya me la como yo", dijo Aspas entre risas.

El delantero preguntó al médico del club y de la Selección, García Cota, cómo había sentado aquella broma en la Selección y la respuesta fue tranquilizadora: "Luis Enrique no le dio la más mínima importancia". Pero parece claro que la realidad fue muy distinta. El pasado lunes, el seleccionador llamaba a Brais Méndez, compañero de Aspas en el Celta que estaba de vacaciones en Mikonos. Entonces, a Iago le quedó claro que su carrera en la Selección no tiene más recorrido mientras siga Luis Enrique al mando.

No es la primera vez que Lucho se enfrenta a la estrella de un equipo. Cuando era entrenador del Barcelona, llegó a desafiar a Leo Messi, con el que tuvo algo más que palabras en el vestuario de Anoeta. El técnico llegó al Barcelona el primer día advirtiendo de que él era “el líder del vestuario”. Y nunca se sentó a hablar cara a cara con Messi, hasta que todo saltó por los aires en San Sebastián después de tenerlo sentado en el banquillo durante la primera parte y sacarlo en la segunda para que el argentino le remontase el partido.

placeholder Iago Aspas, en el Mundial de Rusia. (Reuters)
Iago Aspas, en el Mundial de Rusia. (Reuters)

Messi, como Sergio Ramos y como el vigués Iago Aspas, es una de las 'víctimas' de la peculiar personalidad de Luis Enrique. Otro que lo fue en su día, el lateral Jordi Alba, jugador con el que tuvo varios roces en el vestuario azulgrana, sufrió algo parecido. Pese a ser el lateral más en forma de la Liga, no contaba para el asturiano. Hasta que un día lo convocó y declaró en sala de prensa: "No tengo mucho que decir. Conocerse mucho tiene cosas muy buenas y a lo mejor algunas no tan buenas. En mi caso, creo que es positivo que conozca tanto a Jordi y que él me conozca tanto a mí. Ya sabe de qué pie cojeo". Hoy, debido al contexto de la pandemia, Alba puede convertirse en el capitán de Luis Enrique en la Eurocopa. Y Sergio Ramos y Aspas, ya saben de qué pie cojea el seleccionador.

Selección Española de Fútbol Iago Aspas Luis Enrique Sergio Ramos Raúl Albiol
El redactor recomienda