Es noticia
Menú
El extraño club de Laporta: hermanos, prima, secretaria, hija, yerno… ¡Todos al Barça!
  1. Deportes
  2. Fútbol
enchufa a su familia

El extraño club de Laporta: hermanos, prima, secretaria, hija, yerno… ¡Todos al Barça!

El presidente azulgrana enchufa a familiares y a una socia en el FC Barcelona a pesar de la crisis de la entidad deportiva

Foto: El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta (d). (EFE/Doménech Castelló)
El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta (d). (EFE/Doménech Castelló)

Al presidente del Barça, Joan Laporta, le crecen los enanos. El refrán le viene al pelo porque desde que asumió la presidencia del club azulgrana no ha hecho más que cosechar fracasos y errores. Y no solo en el ámbito deportivo, sino en el administrativo y en el profesional. El último es su gran apuesta por el fútbol base, que puso en manos de Albert Benaiges, un supuesto pederasta que está siendo investigado no solo por el Síndic de Barcelona, sino por la Consejería de Educación y por los Mossos d’Esquadra. El motivo son los supuestos abusos que ha infligido a los alumnos de las escuelas donde ha estado durante décadas, hasta que ha estallado el escándalo y el directivo ha sido apartado discretamente de circulación. No obstante, como tenía contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2022, se le pagó todo el contrato como liquidación.

“Cuando se materializó el fichaje, avisamos a la cúpula del club de la fama que precedía a Benaiges. Y se lo tomaron en serio. Alexanco [José Ramón Alexanco, director de fútbol base] le puso a uno de sus colaboradores al lado, con la orden de no separarse de él en ningún momento ni dejarlo a solas con los chavales”, explica a El Confidencial una fuente interna del Barça.

Foto:  EFE

Laporta, que entró a sangre y fuego en la estructura del club apostando por Benaiges, elude ahora hablar del tema. Y en los Mossos existe la consigna de no soltar prenda. Los mismos 'mossos' que una semana antes de las elecciones al Barça entraron con cámaras de televisión en las dependencias del FC Barcelona para detener al entonces presidente, Josep Maria Bartomeu, callan ahora. En el Barça, ocupa una posición relevante Ferran López, exjefe de los Mossos y responsable de aquella ignominiosa operación.

Ese es otro de los quebraderos de cabeza del presidente del Barça: el fichaje a bombo y platillo de López solo se entiende desde el punto de vista de que días antes de los comicios se detuviese en una operación-espectáculo a Bartomeu, el gran rival de Laporta (no porque se presentase, sino por el apoyo que podría dar a sus rivales). El escándalo de un presidente ‘malo’ detenido en su propio despacho a pocos días de poner las urnas apunta a una operación política.

Un alto cargo apartado discretamente

Pero Ferran López, el diligente jefe de los Mossos que dirigió el operativo, le salió rana a Laporta. “No entiende de seguridad. Es un negado absoluto. Es posible que de investigación tenga idea. O de operativos policiales, pero de seguridad de una entidad, ni papa”, explica a El Confidencial una fuente que le conoce. La seguridad del club fue de susto en susto y de escándalo en escándalo, hasta el punto de que el coche del entrenador, Ronald Koeman, fue zarandeado cuando salía de las instalaciones por un grupo de exaltados. Una situación insólita que con una política seria de seguridad jamás se habría dado.

Días después, López era discretamente apartado de sus funciones de jefe de seguridad y se quedaba como asesor de Laporta. De hecho, no puede volver todavía al cuerpo, ya que se fue con al menos dos años de excedencia. Su labor ha sido asumida por otro 'mosso' que había oficiado de enlace entre el club y el cuerpo, Josep Lluís Venteo, un profesional “que sí entiende de seguridad”, según las fuentes.

Su hermana, Maite Laporta, es otra de las enchufadas, responsable de los temas de diversidad e inclusión

Pero el fútbol base y la seguridad no son los únicos puntos débiles de Laporta: en realidad, el Barça se ha convertido en otro negocio —uno más— del abogado. Y ahí ha enchufado a sus familiares y amigos. Para empezar, su hermano Xavier Laporta es uno de los ‘cerebros’ en la sombra. No figura en ningún organigrama, pero su opinión pesa en las decisiones de los directivos. Xavier se ha convertido, según reconocen de tapadillo en el club, en los ojos y oídos del presidente cuando este no puede estar presente y cierra temas en nombre de su hermano.

Su hermana, Maite Laporta, es otra de las enchufadas, responsable de los temas de diversidad e inclusión. Y su prima Marta Segú fue nombrada finalmente directora general de la fundación culé. Curiosamente, las dos familiares provienen de la Fundación Probitas, de la órbita de la multinacional farmacéutica Grifols, cuyo propietario, Víctor Grifols, es uno de los más fervientes independentistas. Pero no deja de ser relevante el hecho de que, durante la anterior etapa de Laporta, Segú ya hubiese accedido a ese cargo. La llegada de Sandro Rosell significó la aprobación de un código ético y de conducta estricto para evitar nuevos nepotismos, pero la vuelta de Joan Laporta ha vuelto a poner de moda la contratación de allegados.

El cambiazo del código ético

El código ético del Barça, no obstante, era muy claro en esta cuestión: “Se consideran causas de incompatibilidad (…) tener parentesco de consanguinidad o de afinidad hasta el cuarto grado”. A finales de mayo, Laporta hizo cambiar ese artículo, que quedó reformado por la prohibición de “contratar laboral o mercantilmente a parientes, ascendientes o descendientes, ya sea personalmente o a través de sociedades en que participen o trabajen”. O sea, habla de padres o hijos, pero no de hermanos o primos. Y, además, añadió: “Salvo que la solvencia profesional de la persona a contratar, así como sus méritos y condiciones, sean contrastadas y justifiquen la conveniencia objetiva de contratar a aquella persona en lugar de otra. En tal caso, será necesario establecer una comparativa con dos candidatos más y un informe/conclusión que será sometido a votación en la junta directiva que votará la contratación o no de la persona que corresponda con la abstención del directivo que, en su caso, pueda presentar parentesco o cualquier otra causa de incompatibilidad”. Mediante esa triquiñuela, el avispado abogado contrató a sus familiares. ¿Qué directivo tiene la osadía de vetar un nombramiento propuesto por el presidente? Una semana más tarde, el 7 de junio, su hermana Maite era contratada por el Barça. Y el 29 de julio, Laporta presidió su primera junta de la Fundación Barça con su prima Marta como máxima ejecutiva.

La primera frase del Canal Ético del club reza: “El FC Barcelona tiene la firme voluntad de ser un club guiado por la legalidad y por los principios éticos”. Lo más curioso es que Maite Laporta depende de Xavier Mas, el jefe de Compliance del club (su nombre oficial es 'chief compliance officer'), es decir, la persona encargada de velar por el cumplimiento del código ético y las normas de conducta de los ejecutivos y empleados azulgrana. La presencia de la hermana del presidente en un área tan especial podría dar lugar a un choque de intereses en un futuro.

Laporta se llevó también al club a Manana Giorgadze, exesposa del mafioso ucraniano George Mikadze, que fue detenido hace años por su vinculación con la explosión en un depósito de drogas en Castelldefels. Para que pudiese salir de prisión en régimen de tercer grado, Laporta le colocó en el club como responsable de seguridad de una de las taquillas del Barça: cada día llegaba al club en un vehículo de alta gama y se iba a dormir a la cárcel. Aunque Mikadze se trasladó a un país del este de Europa, su esposa se quedó en Barcelona y pasó a trabajar en el despacho de Laporta. En su anterior etapa, el abogado ya se la llevó al Barça como secretaria. Ahora es su jefa de gabinete, con un notable peso dentro del organigrama.

Colaboradores… y socios

Pero hay un inconveniente: Manana Giorgadze y Joan Laporta, además de ser amigos y trabajar juntos, son socios en negocios. Ambos controlan la sociedad inmobiliaria Kalkiama, constituida en 2015 y en la que ambos figuran como administradores solidarios. Su influencia es tal que su hija, Paloma Mikadze, ha sido otro de los fichajes de Laporta el pasado 15 de julio. “Su labor se circunscribe a tareas de protocolo”, señala una fuente interna del Barça. Esas labores abarcan el control de las cuentas de Twitter oficiales de la directiva 'blaugrana', pero van más allá: Mikadze es la responsable de estrategia digital del Barça. De hecho, ya había sido la responsable de las redes sociales y contenidos de la web de la diseñadora Rosa Clará. Justamente cuando aterrizó en el club, el responsable del área, Guillem Graell, fue cesado.

Pero no es la única enchufada: Benny Megrelishvili (también conocido como Benny Megreli y Ben Mouckly), yerno de Manana Giorgadze, fue nombrado adjunto a la presidencia. Nacido en Canadá, en competiciones internacionales de póker se llegó a presentar bajo la bandera de Israel. Hasta abril de este año, Megrelishvili era director comercial de SuiteLife, donde dirigía un equipo de cinco personas dedicadas a la gestión de viviendas de alquiler en Barcelona. Experto inmobiliario del mercado en la capital catalana, fue director de dos tiendas en Madrid del grupo Shay Group 3000 Distribución y se ocupó durante dos años de la comercialización y distribución de una revista rusa en Barcelona.

En ese núcleo duro de Laporta se encuadra también Jordi Finestres, hasta hace menos de un año responsable técnico de la Oficina del 'expresident' Carles Puigdemont, así como Enric Masip, antiguo jugador de balonmano y veterano colaborador de Laporta (sus despachos están casi juntos y era frecuente verles en los bares de los alrededores durante los últimos años).

Al presidente del Barça, Joan Laporta, le crecen los enanos. El refrán le viene al pelo porque desde que asumió la presidencia del club azulgrana no ha hecho más que cosechar fracasos y errores. Y no solo en el ámbito deportivo, sino en el administrativo y en el profesional. El último es su gran apuesta por el fútbol base, que puso en manos de Albert Benaiges, un supuesto pederasta que está siendo investigado no solo por el Síndic de Barcelona, sino por la Consejería de Educación y por los Mossos d’Esquadra. El motivo son los supuestos abusos que ha infligido a los alumnos de las escuelas donde ha estado durante décadas, hasta que ha estallado el escándalo y el directivo ha sido apartado discretamente de circulación. No obstante, como tenía contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2022, se le pagó todo el contrato como liquidación.

FC Barcelona Alumnos Canadá Pederastia Mossos d'Esquadra
El redactor recomienda