el capitán pasa factura al presidente

El insólito apoyo de Marco Asensio a los sopapos de Leo Messi al FC Barcelona

Antes de la crisis sanitaria, el FC Barcelona era un polvorín. Durante la crisis, con la gestión del ERTE, se ha librado una batalla entre Bartomeu y los dirigentes con los jugadores

Foto: Leo Messi celebra con rabia un gol en el partido contra el Eibar en el Camp Nou. (Efe)
Leo Messi celebra con rabia un gol en el partido contra el Eibar en el Camp Nou. (Efe)

La crisis sanitaria del coronavirus ahonda en la grave crisis institucional en el FC Barcelona. La segunda quedó aparcada por la primera, pese a que en el parón de la competición liguera el equipo consiguió el primer puesto en la clasificación. Beneficiado por el tropezón del Real Madrid en el campo del Betis. Sin olvidar que una semana antes el mismo Madrid era capaz de arrollar al Barcelona de Setién y Sarabia (con sus desatadas formas en el banquillo) en la segunda parte. No hace tanto de esto, pese a que la pandemia haya relegado al fútbol a lo más simple de nuestras vidas. Leo Messi vuelve a confirmar que las relaciones son tensas.

Se había olvidado, o mejor dicho había quedado en un segundo plano, la crisis institucional que azotaba al Barcelona desde inicios de año. La que comenzó con el despido de Ernesto Valverde y la gestión del casting (Xavi, Koeman…) para encontrar un entrenador con urgencias y llegar a Quique Setién, más los capítulos en la búsqueda de un refuerzo por la lesión de Dembélé (el hazmerreír que empezó con las negociaciones para fichar a Rodrigo Moreno y acabó en Brathwaite) hasta llegar a los sopapos de Messi a Eric Abidal (por señalar a la plantilla de estar acomodados) y el mosqueo con la empresa que gestionaba las redes sociales y en la que se desprestigiaba a los propios jugadores. Estaba el ambiente contaminado.

Antes de la crisis sanitaria, el Barcelona era un polvorín. Durante la crisis, con la gestión del ERTE, se ha librado una batalla entre Bartomeu y los dirigentes con los jugadores. Y después de la crisis, cuando por fin todo regrese a la normalidad, no duden de que se pasarán factura los unos a los otros. Los primeros filtrando y televisando los caprichos del vestuario (como es la sospecha que tienen los jugadores) y éstos haciendo la guerra por su cuenta. Messi y los compañeros utilizan las redes sociales para abofetear la gestión de la directiva. La brecha entre los que mandan y los que, se suponen, tienen que obedecer es cada vez más grande.

La batalla de la imagen

Con el ERTE, que era un sí o sí para Bartomeu e iba a aplicar de forma unilateral, se vuelve a desenterrar el hacha de guerra. Una contienda en la que salen perdiendo los dos bandos. La economía del club y las cuentas corrientes de los futbolistas. Pese a que éstos añadan, en la nota de Leo Messi, su disposición a pagar los sueldos de los empleados. Una forma muy directa de dejar en ridículo la gestión de Bartomeu por no tener un plan con el que garantizar el sueldo de los que menos cobran. Messi y la plantilla quieren o pretenden ganar la batalla de la imagen (el comunicado acaba con un "Visca el Barça i visca Catalunya!").

En el Barcelona es evidente que los trapos sucios no se lavan ni dentro de los despachos ni en el vestuario. Las tensiones las conocemos por las cuentas de las redes sociales de los jugadores y las portadas de un medio deportivo catalán donde, según las sospechas de los capitanes (Messi, Busquets, Piqué y Sergi Roberto) se filtran las informaciones que tan mal sientan en el vestuario. Hay que esperar, cuando remita la pandemia, cuál será la reacción del Camp Nou (si se reaunuda con público). Puede que hasta Bartomeu agradezca que no haya afición en las gradas para no ver más pañoladas.

El 'me gusta' de Marco Asensio

Y en todo este berenjenal donde directivos y jugadores culés se tiran los trastos a la cabeza aparece un actor inesperado. El insólito ‘me gusta’ que da Marco Asensio al comunicado publicado por Jordi Alba en su cuenta de instagram. El lateral zurdo del Barcelona, como muchos de sus compañeros, muestra el texto reivindicativo de Leo Messi. ¿Quién le ha dado vela en este entierro al madridista? ¿Qué pinta Marco Asensio apoyando el comunicado que publica Jordi Alba?

Se entiende que es por el gesto solidario de hacerse cargo de los sueldos de los empleados del club, los más vulnerables con el ERTE. Aún así, no está el patio para que un jugador del Real Madrid se meta en el lío entre la directiva y la plantilla azulgrana. Suerte tiene, de momento, Marco Asensio y sus compañeros en el Real Madrid de que Florentino Pérez no haya metido, todavía, la tijera con un ERTE o algo que puede congelar sus ingresos. En el club blanco también hay preocupación por las pérdidas que ocasiona el Covid-19 a las cuentas y no escapa a un ahorro o unos recortes.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios