la crisis en los clubes de fútbol

La batalla de los ERTE en el Atlético de Madrid y Barcelona para bajar los sueldos

En el Atlético de Madrid ha resultado más sencillo que en el Barcelona tomar la decisión de aplicar un ERTE. Bartomeu se enuentra con graves problemas para rebajar la masa salarial

Foto: Simeone, con gesto de contrariedad, en el banquillo del Atlético de Madrid. (Efe)
Simeone, con gesto de contrariedad, en el banquillo del Atlético de Madrid. (Efe)

Si hubiera que poner un ejemplo de equipo sufridor ese sería el Atlético de Madrid. Así se ha hecho grande y así elige jugar partidos, como el de Anfield, para salir victorioso. No han faltado en estos días de crisis sanitaria las comparaciones de la resistencia del equipo de Simeone contra el Liverpool, su manera de sufrir y acabar celebrando un éxito. Esta filosofía se aplica ahora en el club. Los dirigentes toman la decisión de aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para asegurar la supervivencia del proyecto. La última decisión la toma Miguel Ángel Gil Marín (consejero de la entidad) y la medida está apoyada por Simeone (el referente en el área deportiva).

La batalla de los ERTE en el Atlético de Madrid y Barcelona para bajar los sueldos

No ha costado convencer al entrenador y los jugadores de la necesidad de tener que aplicar el ERTE. Algo que, por otra parte, afecta a los empleados del club y todas las categorías. Miguel Ángel Gil Marín y Simeone (uno de los entrenadores mejor pagados del mundo) van de la mano y se hacen cargo de la obligación que tienen de bajarse el sueldo con la falta de ingresos. De esta forma, el consejero delegado hace oficial el anuncio y da las gracias: “Una situación tan grave como ésta nos obliga a tomar decisiones tan complicadas como necesarias por el bien de la entidad. Quiero agradecer a todos los que trabajan en el club su esfuerzo especial en estos días complicados”, es el mensaje en el que Gil Marín pone de manifiesto la colaboración y la comprensión para salvaguardar las cuentas de un club que presentó un presupuesto de 515 millones de euros para la temporada 2019-20.

Josep María Bartomeu en el palco del Camp Nou. (Efe)
Josep María Bartomeu en el palco del Camp Nou. (Efe)

El camino que siempre se han marcado Gil Marín, Enrique Cerezo y Simeone, junto al director deportivo (Andrea Berta), ha sido el de reinventarse. Lo han hecho en innumerables ocasiones. Han conseguido hacer crecer las finanzas y el proyecto deportivo. Incluso con la salida de Griezmann y otros jugadores de peso. Los efectos económicos de la crisis sanitaria obligan a un nuevo esfuerzo. A volver a reinventarse en un escenario desconocido y con incertidumbre, tal y como reconoce Gil Marín cuando se refiere al único objetivo de garantizar la supervivencia del club. “Estamos trabajando para minimizar el impacto de la medida y limitarlo a lo estrictamente imprescindible”, es la promesa del consejero delegado.

Los problemas de Bartomeu

La predisposición de los empleados, cuerpo técnico y jugadores del Atlético de Madrid para dar vía libre al ERTE contrasta con los problemas que tiene el presidente del Barcelona para llegar a un acuerdo con las primeras plantillas de fútbol y baloncesto. Es un ERTE más agresivo en el que los jugadores no dan su aprobación al fuerte recorte salarial que se les demanda y que puede llegar hasta en un 70% en algunos casos. El Barcelona se arriesga a entrar en números rojos, con un presupuesto de más de 1.000 millones de euros para esta temporada, si no toma medidas más drásticas que el Atlético de Madrid. Ante la falta de acuerdo, los dirigentes del club deciden aplicar el ERTE de forma unilateral. Seguirán las conversaciones con los jugadores, pero las primeras reuniones han dejado claras las discrepancias.

A la decisión del Atlético de Madrid y Barcelona se une otro club español. El Espanyol es otra de las entidades deportivas que se ve en la obligación de aplicar un ERTE en el periodo que dure el parón de las competiciones para salvaguardar las cuentas. En el caso del Real Madrid (con un presupuesto de 822 millones de euros) no hay movimientos, en principio, que hagan valorar la aplicación de estas medidas. La diferencia principal está en que la masa salarial del club blanco no llega al 50% del presupuesto mientras que la del Barcelona alcanza casi el 70%.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios