los azotes de los políticos en el deporte

Los 'guantazos' de Iván Campo y Alfonso Reyes a los políticos o por qué no se callan

Son los azotes del Gobierno en la gestión del coronavirus. Iván Campo y Alfonso Reyes tienen dos personalidades gemelas. Capechanos, divertidos y bromistas, pero cuando les afecta algo no callan

Foto: Alfonso Reyes, presidente de la Asociación de baloncestistas españoles
Alfonso Reyes, presidente de la Asociación de baloncestistas españoles

La gestión de la crisis del coronavirus provoca una ola de críticas en el mundo del deporte. Muchos realizan sus reproches en silencio. Pocos son los que se atreven a denunciar o hacer un juicio de censura. En la cabeza de la ‘manifestación’ están Alfonso Reyes e Iván Campo. Un ex jugador de baloncesto y un ex futbolista. Dos de los más activos e indignados que expresan su malestar con las decisiones, palabras y gestos en las comparecencias de Pedro Sánchez y ahora también con la de José Luis Ábalos. El ministro de Transportes se ha llevado un ‘guantazo’ de Alfonso Reyes por sus risas, en la comparecencia del jueves, sobre su estancia en la Mascletá de Valencia el 8-M. “¿Pero qué cojones es lo que hace tanta gracia? Ya está bien”, es la reacción de Alfonso Reyes, ingresado en el hospital Puerta de Hierro de Madrid, por coronavirus. Este viernes le han dado el alta.

El mundo del deporte tiene dos caras en esta crisis. Los que sacuden (entre los que también se incluye Julen Lopetegui) y los que han decidido callar (de momento) e iniciar campañas solidarias para recaudar dinero y luchar contra el coronavirus. La última es la que han puesto en marcha Rafa Nadal y Pau Gasol, con el reto de conseguir 11 millones de euros para la Cruz Roja, y a la que se han sumado deportistas españoles (Fernando Alonso, Iker Casillas, Carlos Sainz padre e hijo…). Quienes conocen a Iván Campo y Alfonso Reyes (presidente de la Asociación de baloncestistas españoles) hablan de dos personalidades gemelas. Tienen mucha bondad, son capechanos, divertidos y bromistas, pero cuando les afecta algo estallan. Así eran y de la misma forma se comportaban cuando estaban dedicados a sus respectivas profesiones. Se mojaban en los asuntos de vestuario. No han cambiado. Dicen lo que piensan. Directos. Sin filtros.

Los críticos ‘pegan’ con fuerza. No esperan a que vuelva la normalidad y sea el momento de pasar la factura al Gobierno. En el caso de Alfonso Reyes, hay que ponerse en su lugar. Lleva más de dos semanas combatiendo el virus, con días muy duros, al límite en lo físico y anímico, contando su drama a diario y enviando mensajes de aliento a los que se encuentran en su situación. Va viendo la luz. Experimenta una mejoría y, por fin, recibe el alta. Entre los últimos mensajes que nos deja se refiere a la necesidad de volver a saborear un par de donuts (de azúcar y chocolate) y el recuerdo que tiene de la infancia con los sabores de los yogures de Danone. “Dos detalles de mi enfermedad. No he llegado a perder el gusto ni el olfato y mi estómago es a prueba de bombas", comenta para no peder el humor en días complicados.

Los ataques de Iván Campo

Iván Campo no se calla y no se trata de una persona impulsiva. Nunca lo hizo. Ni cuando era jugador y llegó a un vestuario de estrellas como era el del Rela Madrid. Siempre demostró tener carácter y personalidad para expresar su opinión en los diferentes asuntos que no compartía. Tiene las ideas claras. Es otro de los más cañeros y ha acusado a los políticos de falsos y mentirosos. Incluso de incompetentes por no anticipar las medidas para contener la pandemia. Este viernes celebra que Paco Sanz (hijo del fallecido ex presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz), gran amigo de su etapa en el Mallorca, esté superando los efectos del contagio del coronavirus. Pero un día antes arremetió contra la gestión del Gobierno por la compra de test rápidos que no funcionan.

Hay otro sector del mundo del deporte que también manifiesta su indignación por la desinformación que generan las redes sociales. En él se encuentra Víctor Sánchez del Amo, entrenador de fútbol, que este viernes lanza esta queja: “Hito. Gracias a las redes sociales la curva ‘opinión por persona’ en España ha alcanzado un nuevo pico. Más opiniones que número de ciudadanos. ‘El homo fake empieza a poner en peligro de extinción al homo sapiens’ ¿Sería igual si en las RRSS detrás del perfil hubiera un DN!?". Víctor Sánchez del Amo ha suplicado que no se hable de ganadores o vencedores en esta crisis sanitaria.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios