la propietaria reclama 183.000 euros

El disgusto de Samuel Umtiti y su juicio por destrozos en un chalé de alquiler

El francés tiene que acudir al juzgado en el día en que el Barcelona juega en Bilbao. Samuel Umtiti está acusado de provocar daños a una vivienda en la que residía de alquiler

Foto: Samuel Umtiti, durante el partido contra el Inter de Milán en la Champions. (EFE)
Samuel Umtiti, durante el partido contra el Inter de Milán en la Champions. (EFE)

El último quebradero de cabeza para Josep María Bartomeu se llama Samuel Umtiti. El central francés no se desplaza con la expedición a Bilbao por un asunto personal. “Viajará más tarde. No pasa nada”, comenta Quique Setién. El veterano entrenador cántabro intenta poner buena cara al mal tiempo, a pesar de que se juega en el partido de Copa del Rey en San Mamés gran parte del crédito y no lleva ni un mes en el banquillo azulgrana. De Ibiza salió tocado, en Valencia perdió el liderato y contra el Levante quedó demostrado que se juega con el sistema que más cómodos están los jugadores. Menos pases y más verticalidad. El asunto personal de Umtiti es un juicio ordinario civil al que tiene que presentarse obligatoriamente en la mañana de este jueves en el juzgado número 1 de Esplugues de Llobregat.

Otro episodio turbio que añadir a las últimas horas de crisis institucional en el club que preside Josep Maria Bartomeu. Umtiti ha sido denunciado por destrozos en un chalé, en Sant Just Desvern, donde residía en alquiler. La arrendataria le reclama una cantidad de 183.000 euros en conceptos de daños al inmueble por los desperfectos en la piscina, grifos y el parqué. No se llegó a un acuerdo amistoso entre el futbolista y la propietaria y el juicio se celebra en la mañana del partido que tiene que disputar el Barcelona en Bilbao.

El disgusto de Samuel Umtiti y su juicio por destrozos en un chalé de alquiler

Samuel Umtiti tiene una versión diferente a la de la propietaria y considera un abuso la cantidad de dinero que le exige. Hasta el punto de que se niega a pagar esa cifra porque cree que los desperfectos son menores y, para ello, envió un perito que evaluó los daños en 12.000 euros. La propiedad no aceptó el acuerdo y Umitti considera que está siendo víctima de un chantaje por ser futbolista del Barcelona. En cualquiera de los casos, el juicio no ha sido aplazado a pesar de la petición de los abogados del francés que alegaron que tenía que jugar este jueves un partido de fútbol. Acudirá al juzgado de Esplugues de Llobregat y lo podría hacer acompañado del director deportivo, Éric Abidal. Tras el juicio, ambos viajarán a la ciudad bilbaína para incorporarse a la concentración del equipo de Setién. Conversación tendrán, más allá del juicio, con la respuesta de Messi y el enfado que hay en el vestuario.

Ver esta publicación en Instagram

💦

Una publicación compartida por Samuel Umtiti (@samumtiti) el

Bartomeu busca la paz

Las últimas 72 horas en el Barcelona han sido delirantes con la denuncia de Ivan Rakitic por sentirse maltratado, las manifestaciones de Éric Abidal en las que señalaba a los jugadores de trabajar poco con Ernesto Valverde y una contundente respuesta de Leo Messi. Bartomeu tuvo que regresar con antelación de Bruselas para poner paz. Habló con Messi, primero, y después con Éric Abidal para intentar la reconciliación. Busca encontrar una calma que ayude a enderezar el rumbo en un club señalado por la nefasta gestión y planificación deportiva.

Desde la derrota en la Supercopa de España contra el Atlético de Madrid y el despido de Ernesto Valverde (detonante de la crisis) se han sucedido más capítulos que afectan a la imagen de un club que hoy busca un delantero a la desesperada tras la lesión de Ousmane Dembélé y las fallidas negociaciones para incorporar a Rodrigo Moreno. El Barça está debilitado. Han salido jugadores y no se ha fichado a nadie. Bueno sí, se han pagado 31 millones de euros por el portugués Trincao que llegará en julio.

Ver esta publicación en Instagram

Happy New Year 💥

Una publicación compartida por Samuel Umtiti (@samumtiti) el

¿Cuánto durará la paz? El caso de Samuel Umtiti no deja de ser un asunto personal que coincide con el deterioro institucional y una oposición que se organiza. Hay voces que piden elecciones al final de esta temporada. Samuel Umtiti es otro de los jugadores señalados por su bajo rendimiento defensivo. Un central que llegó en 2016 cuando ocupaba el cargo en la dirección deportiva Robert Fernández. Mucho se habla, en estas semanas de improvisación en el club culé, de la eficacia de Robert Fernández para manejar el mercado y las carencias de Éric Abidal. El domingo, antes del encuentro contra el Levante en el Camp Nou, puso el cargo a su disposición para comprobar si Bartomeu seguía confiando en su trabajo. El presidente le ratificó.

Las dos primeras temporadas de Umtiti resultaron excelentes. El francés recibió una oferta del Manchester United y Josep Maria Bartomeu reaccionó con una contraoferta millonaria. Tenía una cláusula de 60 millones de euros y la subió a 500. Amplió contrato hasta 2023. La pasada temporada aparecieron los problemas en el cartílago de la rodilla izquierda y se negó a pasar por el quirófano. Dejó al equipo mermado y se le achacó su falta de profesionalidad para hacer caso a las recomendaciones médicas de los especialistas del club. Algo similar a lo que sucede con Dembélé. Hoy no es el Umtiti, agresivo, rápido, ágil y contundente que fichó el Barça. Es un central más blando, lento, despistado y que pierde jerarquía.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios