La rabia de Ivan Rakitic y la última denuncia del ninguneo que sufre en el Barcelona
  1. Deportes
  2. Fútbol
habla de un mal comportamiento

La rabia de Ivan Rakitic y la última denuncia del ninguneo que sufre en el Barcelona

No puede ocultar su indignación y se desahoga. "No me he merecido algún comportamiento", subraya el croata para apuntar al trato que tiene de los dirigentes

placeholder Foto: Ivan Rakitic, con gesro serio, en el momento de salir al campo de entrenamiento. (Efe)
Ivan Rakitic, con gesro serio, en el momento de salir al campo de entrenamiento. (Efe)

No podía callarse. Está harto de que el FC Barcelona lleve buscándole una salida desde el mes de julio del año pasado y tiene clavada una frase de Ernesto Valverde: “El tiempo pasa para todos”, es la declaración del exentrenador culé que tanto dolió al croata. Ivan Rakitic explotó al término del encuentro contra el Levante. Últimamente no hay un día tranquilo en la institución azulgrana. Pasó por los micrófonos para soltar esa rabia que acumula en los últimos ochos meses. No es la primera ocasión que expresa su amargura. A mediados de noviembre, en una entrevista terapéutica con Jorge Valdano, plasmó sus sentimientos: “¿Cómo se siente mi hija cuando le quitan un juguete? Triste. Pues yo igual. Me han quitado la pelota y me siento triste”. Dos meses y medio después y con el mercado de invierno cerrado vuelve a explotar.

“He vivido tiempos malos. Hay cosas que no me han gustado con algún comportamiento y no me lo merezco. Han sido tiempos raros”. Con estas palabras se desfogó tras la victoria contra el Levante. Sin dar nombres. Se pueden dar por aludidos el presidente y la secretaria técnica que intenta manejar Éric Abidal. La indignación del croata viene de lejos. En el fondo de sus palabras se palpa el menosprecio que ha sentido. Hay un sector del barcelonismo que piden su marcha, no le ven en buena forma física y le recuerdan cómo se fue a la Feria de Abril después de la debacle en Anfield contra el Liverpool. ¿Pasa ahora factura Rakitic? ¿Se le ha ninguneado? El club tiene sus razones económicas y deportivas para cerrar el ciclo del croata. El problema está en las formas con las que se lleva su caso. Algo que, por otra parte, no es nuevo en la gestión de Josep María Bartomeu por cómo echó a Ernesto Valverde e hizo un casting de sustitutos que empezó en Xavi y acabó en Quique Setién. Se añade el hazmerreír en las negociaciones fallidas para incorporar a Rodrigo Moreno y acabar sin fichar a ningún delantero.

Ivan Rakitic tiene ahora la certeza de que podrá acabar la temporada. Por fin, unos meses de calma. Aunque no ha querido dejar pasar la ocasión para mostrar que su relación con el club no es buena ni normal. Tampoco la más fluida ni la más recomendable para tener un jugador motivado. Le llevan poniendo en venta, a un alto precio, desde que se cerró la contratación del holandés Frenkie de Jong. ¿Ha faltado tacto o un mejor comportamiento del club con el croata? En verano buscaron un equipo donde colocarle y en enero también ha estado entre las operaciones de salida. Finalmente se queda.

Reivindica un trato mejor

El club azulgrana vive en la incertidumbre con una planificación deportiva que se cuestiona y daña la imagen desde que fracasaron los intentos del regreso de Neymar. Rakitic era uno los elegidos para hacer caja con un precio de 40 millones de euros. Se lo ofrecieron al Inter de Milán y no hubo acuerdo. Tampoco tenía ganas el croata de salir ni puso mucho de su parte en una operación que no le convencía. Entre otras cosas porque reivindicó su alto rendimiento en los últimos cinco años (jugó más de 50 partidos en cada temporada y era indiscutible). Su familia está cómoda en España. En enero tampoco ha sido posible encontrar un comprador y darle salida. El Inter tocó a Arturo Vidal (jugador que denunció al club) y acabó fichando al danés Christian Eriksen.

Con la imposibilidad de hacer caja por Rakitic se ha dado salida a Todibo (cedido al Schalke con opción de compra de 25 millones de euros más 5 en variables), Carles Aleñà (cedido al Betis sin opción de compra), Carles Pérez (cedido a la Roma con opción de compra obligatoria de 11 millones de euros más 3,5 en variables), Abel Ruiz (cedido al Sporting de Braga con opción de compra de 8 millones) y Wague (al Niza con opción de compra de 10 millones). Rakitic ha conseguido quedarse y no mover a la familia de Barcelona. Se queda con la tristeza de que le han empujado a marcharse en las dos últimas ventanas de fichajes.

Este martirio que empezó con Ernesto Valverde invitándole a salir en julio, relegándole al ostracismo en septiembre y teniendo que volver a recurrir para jugar los minutos de la basura tendrá su final cuando termine la temporada. A Rakitic le queda una temporada más de contrato. Ni hay acuerdo para renovar ni parece que pueda dar un giro la situación, aunque entre en los planes de un Quique Setién que no juega con el sistema que quiere sino con el que están más cómodos los jugadores. Cuando acabe la temporada tendrá 32 años y el Barcelona hará el tercer intento para quitárselo de encima.

Ivan Rakitic Ernesto Valverde Josep Maria Bartomeu Arturo Vidal
El redactor recomienda