VICTORIA PARA LOS CHIEFS POR 30 A 21

Mahomes, el héroe silencioso de la Super Bowl que huyó del béisbol... y de la fama

El joven jugador se convirtió en la gran estrella de su equipo en la Super Bowl, comandando a los Chiefs a un nuevo título cincuenta años después del último logrado

Foto: Pattrick Mahomes, 'quaterback' de los Chiefs. (Reuters)
Pattrick Mahomes, 'quaterback' de los Chiefs. (Reuters)

Es difícil que este lunes, día 3 de febrero de 2020, haya algún amante del deporte que no sepa quién es Patrick Mahomes. A sus 24 años, ya ha roto un par de récords en la NFL, además de ser el encargado de hacer campeones de la Super Bowl a los Kansas City Chiefs, cincuenta años después de que lo consiguieran por última vez. Y es que el 'quaterback' se ha ganado el corazón de la afición, no solo por su buen hacer en el campo, sino también por su poderosa personalidad.

Desde que era niño, Mahomes ha llevado los genes del deporte al más alto nivel dentro de él. No en vano, su padre, Pat Mahomes, fue jugador profesional de béisbol durante la década de los ochenta, un deporte que ama y que, incluso, estuvo a punto de llevarle a dejar el fútbol americano. Su capacidad era tal que el joven brillaba en cualquier especialidad que decidiera practicar, lo que provocó que desde que era un niño recibiera todo tipo de consejos para enfocar su vida.

Sin embargo, su entorno pronto supo frenar todo este tipo de especulaciones. Por lo general, que cientos de personas alaben a un adolescente por sus capacidades deportivas y traten de convencerle de que tome una determinada decisión en su carrera, suele tener consecuencias nefastas. Son muchos los casos de niños promesa que terminan en nada por creerse alguien antes de serlo. Pero en el caso de Mahomes es todo lo contrario: siempre tuvo los pies en el suelo.

Es más, ni tan siquiera tenía claro qué camino recorrer. El béisbol y el fútbol americano eran sus dos pasiones, dos deportes en los que destacaba y que practicó al mismo tiempo durante toda su juventud. Pero llegó el momento de tener que decantarse: era el momento de entrar en la universidad y debía de ordenar sus prioridades... momento en el que los Oakland Athletics le pusieron un 'caramelo' sobre la mesa: solo tenía 18 años y le ofrecían un megacontrato para ser profesional del béisbol.

Sin embargo, Mahomes había tomado una decisión. El béisbol le encantaba y hubiera querido seguir los pasos de su padre, pero el fútbol americano era su verdadera pasión. Fue entonces, estando en la Universidad de Texas Tech, cuando se centró en tratar de ser uno de los mejores 'quaterbacks' de todos los tiempos. Solo unos meses más tarde, era elegido en el número 10 del 'draft' por los Chiefs: solo un par de temporadas después, el tiempo le ha dado la razón.

Con solo 25 años, puede presumir de ser el 'quaterback' más joven de toda la historia en ser nombrado MVP de la NFL, además de ser el segundo más joven de todos los tiempos en ganar una Super Bowl: terminó la final con 26 de 42 pases para 286 yardas, con dos pases de anotación y dos interceptaciones, culminando una impresionante remontada ante los San Francisco 49ers con la que llevarse un título que le ha permitido ser uno de los héroes deportivos de la temporada.

Lejos de los estereotipos

Sin embargo, Mahomes no es el típico jugador al que el éxito se le sube a la cabeza. De hecho, poco o nada tiene que ver con ello, pues su máxima aspiración no es otra más que poder hacer vida normal sin que le molesten. Lejos de los focos y de los medios de comunicación, ha explicado en más de una ocasión que comprende que la gente le conozca por su profesión, pero que no por ello quiere dejar de hacer las cosas que haría un chico cualquiera a su misma edad.

De hecho, la mejor explicación al respecto tiene que ver con una anécdota que contó 'Le journal de Montréal'. El diario canadiense explicó que, hace no mucho, Mahomes acudió a cenar con su novia a una pizzería cercana a su casa. Evidentemente, todo el mundo sabía quién era, pero conscientes de que no era alguien muy amigo de la fama, nadie le molestó durante la cena. Ni una fotografía, ni un autógrafo, ni un saludo. Nadie osó a estropear su momento de intimidad.

Al acabar la cena, cuando Mahome se marchaba para casa, espetó: "Gracias por dejarnos cenar tranquilos, sois increíbles". La gente le ovacionó con un sonoro aplauso... que se terminó convirtiendo en incredulidad: la manera del 'quaterback' de agradecer el gesto fue pagarle la cena a todas las personas del restaurante, sin que ellos lo supieran antes de pasar por caja. Ahora, este joven de 25 años ha ganado la Super Bowl y todo apunta a que ha nacido una estrella de la NFL.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios