VICTORIA ANTE LOS 49ERS POR 31 A 20

Mahomes, el rey de las remontadas, le da la SuperBowl a los Kansas City Chiefs

Los Chiefs de Kansas City derrotaron 31-20 a los 49ers de San Francisco y se acreditaron el trofeo Vince Lombardi en la Super Bowl LIV

Foto: Patrick Mahomes celebra el título de campeón de la Super Bowl. (Reuters)
Patrick Mahomes celebra el título de campeón de la Super Bowl. (Reuters)

El 'quaterback' Patrick Mahomes fue el gran protagonista de la de Super Bowl LIV, al mandar un pase de anotación de cinco yardas a Damien Williams, a falta de 2:44 minutos del tiempo reglamentario, para otorgar a los Kansas City Chiefs el título tras completar una remontada de 10 puntos y vencer 31-20 a los San Francisco 49ers.

Williams se encargó de sellar el resultado con una anotación a falta de 1:12 minutos para concluir el partido, corriendo 42 yardas. Los Chiefs se llevaron el título de campeones de la Super Bowl LIV y el de la temporada número 100 de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL). En el duelo celebrado en el Hard Rock Stadium de Miami, Mahomes dejó claro que se está convirtiendo en uno de los mejores 'quaterbacks' del presente y del futuro de la NFL.

Para los Chiefs, campeones de la Conferencia Americana (AFC), es su primer trofeo Vince Lombardi desde 1970, cuando ganaron la Super Bowl en el enfrentamiento final de la AFL-NFL ante los Minnesota Vikings, a los que ganaron por 23-7. En el duelo del brazo de Mahomes contra las piernas del corredor estelar de los 49ers, Raheem Mostert, el 'quaterback' se mostró superior, y fue capaz de remontar el marcador (10-20). Tal como se había previsto, el duelo entre los Chiefs y los 49ers fue uno de los más nivelados desde hace varios años.

En el primer cuarto, el pateador Robbie Gould logró un 'field goal' de 38 yardas y le dio la ventaja al equipo de San Francisco con marcador de 0-3, pero Mahomes empezó a utilizar sus piernas antes de concluir el primer cuarto, cuando corrió una yarda y llegó hasta la zona de las diagonales para conseguir marcador de 7-3. Su pateador Harrison Butker sumó su décimo tercer 'field goal' consecutivo al anotar de 31 yardas en el segundo cuarto y amplió la ventaja de los Chiefs a 10-3.

Casi al concluir el segundo cuarto, el 'quaterback' Jimmy Garoppolo, de los 49ers, campeones de la Conferencia Nacional (NFC), que disputaban su séptima Super Bowl en la historia del equipo, encontró a su receptor Kyle Juszczyk con un envío de 15 yardas para anotación, y el equipo de San Francisco logró el empate a 10. Juszczyk tuvo solo una anotación en la temporada regular, y ninguna en los partidos de postemporada, pero esta vez acertó.

Los 49ers dominaban y Gould volvió a anotar un 'field goal' de 60 yardas cuando restaban 5:31 minutos del tercer cuarto y nuevamente dio la ventaja al equipo de San Francisco (10-13). A partir de ese momento, los Chiefs estuvieron en desventaja, y de nuevo Mahomes demostró que se está convirtiendo en un experto en remontadas. Los 49ers se apoderaron del balón y con seis acciones en las que consiguieron ganar 55 yardas, Mostert avanzó la yarda definitiva a falta de 2:48 minutos del tercer cuarto, para ampliar la ventaja a 10-20

La ausencia de una defensa sólida llevó a Mahomes a correr con el balón en vez de encontrar receptor en más de una ocasión. Pero el 'quaterback' se olvidó del marcador y la presión y siguió jugando como los grandes y a falta de 6:13 minutos del tiempo reglamentario, mandó un envío de una yarda al 'tight end' Travis Kelce para anotación, que devolvió al partido a los Chiefs, al poner el parcial de 17-20. Mahomes volvió a cobrar protagonismo al mandar otro pase de cinco yardas a Williams, que puso el balón en la zona de las diagonales para la anotación que dio ventaja a los Chiefs de 24-20, cuando restaban solo 2:44 minutos para el final.

Williams no quiso quedarse atrás y corriendo 38 yardas llevó el balón hasta las diagonales para sellar el marcador y entregar a los Chiefs el título de campeones. Mahomes terminó con 26 de 42 pases para 286 yardas, con dos pases de anotación y dos interceptaciones. El entrenador de los Chiefs, Andy Reid, quien logró su primer título de Super Bowl tras disputarla dos veces con equipos diferentes, le dio toda la confianza a Mahomes. Mientras que los 49ers, que buscaban su sexto título de campeones de la Super Bowl en siete apariciones, tuvieron a Garoppolo como su líder de la ofensiva y completó 20 de 31 pases para 219 yardas, con un pase de anotación y dos interceptaciones, sin que como pudiese ser el factor ganador.

Gran espectáculo en el descanso

Jennifer López y Shakira presumieron de orgullo latino en un trepidante espectáculo en el entretiempo del principal evento deportivo de Estados Unidos, una Super Bowl más hispana que nunca con la participación especial de las estrellas de la música urbana J Balvin y Bad Bunny. Además, Emme Muñiz, hija de Jennifer López y Marc Anthony, hizo su debut mundial como cantante, al liderar un coro de niños vestidos de blanco, mientras Shakira le tocaba la batería y su madre la acompañaba con una capa que inicialmente parecía ser de la bandera estadounidense y terminó convirtiéndose en la de Puerto Rico, de donde son los cuatro abuelos de la niña.

El espectáculo de 12 minutos fue exactamente lo que ambas artistas habían prometido, una celebración de la cultura latina y un mensaje de unidad y de esperanza a la infancia, en especial a los niños de las minorías étnicas y demográficas en Estados Unidos, que esta semana arranca un polarizado proceso electoral para escoger al próximo presidente el próximo 3 de noviembre. Justamente en esta Super Bowl el actual mandatario estadounidense, Donald Trump, se convirtió en el primer presidente en ejercicio en comprar espacio publicitario para su campaña proselitista en una final de la liga de fútbol americano (NFL), que se calcula fue vista por cerca de 100 millones de personas. Su anuncio de 30 segundos de duración le habría costado unos 10 millones de dólares.

El show lo comenzó Shakira, quien vestida de rojo se paseó por algunos de sus principales éxitos. La cantautora colombiana compartió el escenario con el artista urbano Bad Bunny. Tocó la guitarra y bailó su ya conocida danza del vientre y, aunque insertó algunos segmentos en español, la mayoría de su espectáculo fue en inglés. Jennifer López, por su parte, hizo una versión actualizada de su show de los últimos años, con la adición de un tubo de striptease, que manejó a su antojo demostrando que ha mantenido el entrenamiento al que se sometió para su película 'Hustlers'. Su invitado fue el reguetonero J Balvin, quien cantó un segmento de su éxito 'Mi gente'.

Las dos artistas latinas terminaron cantando juntas 'Waka Waka', la canción oficial del Mundial de Sudáfrica de 2010, enfundadas ambas en bodies metálicos, melenas rizadas y al viento, y se despidieron con un sonoro 'Gracias' y 'Thank You', en otra muestra de la cada vez mayor presencia de la comunidad latina en EEUU. Una vez que se abrieron las puertas, las 65.000 personas que habían pagado un mínimo de 2.000 dólares por entrada llenaron los espacios sociales del estadio, donde se ofrecían espectáculos con artistas que iban desde Pitbull, orquestas de salsa, soul, rock y hasta batucada. Antes de comenzar el partido, Demi Lovato emocionó con su interpretación del himno de Estados Unidos.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios