un vestuario tenso y la paz social

A qué se enfrenta Zidane en el Real Madrid y dónde tiene que meter el bisturí

Lo primero que le ha pedido Florentino a Zidane es que recupere la normalidad en un vestuario donde han aparecido tensiones y se vuelva a ilusionar a la afición

Foto: Zidane sonríe durante una de sus comparecencias como entrenador del Real Madrid. (Efe)
Zidane sonríe durante una de sus comparecencias como entrenador del Real Madrid. (Efe)

Después de darle el ‘sí’ a Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid respira aliviado y empieza a recuperar el ánimo destrozado. Hay mucho trabajo por delante, pero vuelve a ver un plan en el club y eso tranquiliza a los dirigentes, jugadores, empleados y aficionados. Una hoja de ruta que tiene dos cabezas visibles para ejecutarla. La sociedad Florentino-Zidane trabaja para normalizar la peor crisis que en mucho tiempo se recuerda en la institución blanca. La consigna es recuperar la estabilidad social y la confianza en la plantilla. Zidane confirma que vuelve fresco, oxigenado, con la cabeza despejada y sin ánimo de pasar factura a ninguno de los jugadores que se pueda sentir perjudicado con su regreso.

Zidane se enfrenta a un vestuario que ha vivido su peor semana en mucho tiempo y con la misión de reconstruir y recuperar el buen ambiente de aquí al final de temporada. Es un especialista. Primero porque se hace respetar, segundo porque le admiran y tercero porque tiene la unanimidad de los jugadores. Tiene que hacer desaparecer las tensiones y los reproches. Que los ha habido entre los propios jugadores y en algunos entrenamientos. Al margen de lo que ha sucedido con Solari. Jugadores que se han señalado entre ellos y culpado en las derrotas de los Clásicos y la hecatombe contra el Ajax de Ámsterdam.

En el vestuario hay quienes están mosqueados por las palabras de Modric en la rueda de prensa antes del partido contra el Ajax de Ámsterdam. El croata señaló, con nombres y apellidos, a los que no habían dado un paso adelante para compensar el déficit de gol que dejaba Cristiano Ronaldo. Modric habló de Bale, Marco Asensio, Benzema, Mariano… A Benzema no le gustó y se lo ha reprochado. Ha habido más capítulos de tensión. Roces entre Sergio Ramos y Marcelo porque el brasileño estaba en tono vacilón durante los partidillos. Diferencias con Isco por sus actos de indisciplina y con Bale por una actitud egoísta. Zidane llega para poner calma en el vestuario.

Recuperar la dignidad

Después le toca empezar a ganar partidos de forma inmediata y conseguir que los jugadores suban la confianza y la seguridad. En Valladolid se vio un equipo triste y deprimido en el campo durante la primera parte. El Valladolid pudo hacerle un roto al equipo de Solari. Florentino comprobó en el palco del estadio Nuevo Zorrilla la desgana y falta de competitividad. Zidane tiene que recuperar el pulso competitivo en los once partidos que restan de temporada, asegurar el puesto de Champions y aspirar a la mejor posición posible en la Liga. Acabar con la mayor dignidad posible.

Lo primero son los jugadores. Aquí hay que meter el bisturí con urgencia. En sus cabezas para recuperar la moral. Si ofrecen una respuesta más positiva llegará el aplauso de la afición. Sólo con anunciar el regreso ya se ha producido un efecto positivo. Ha subido la ilusión de los socios y seguidores. Quedan seis partidos en el Bernabéu en los que Zidane tendrá un caluroso recibimiento –el sábado es su reestreno contra el Celta–. Estabilidad en el vestuario y la paz social son los primeros pasos para recuperar la normalidad.

Con la tranquilidad que se pueda recuperar, empieza al mismo tiempo una labor de reconstrucción y planificación en la que Zidane –según dicen en el club– tiene las manos libres. Pero el listón también está muy alto porque es el entrenador de las tres últimas Champions y su regreso genera muchas expectativas. Zidane y Florentino tienen que ponerse de acuerdo en materia de fichajes y bajas. Dar con la tecla de las necesidades y entrar en un mercado que aterroriza al presidente porque no encuentra grandes jugadores a un precio razonable. Zidane tiene que afinar en los fichajes, pero su regreso ya se cuenta como una puerta abierta para aquellos jugadores que quieren ser entrenador por una leyenda. El primero: Eden Hazard.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios