TIRÓN DE OREJAS A ISCO

"Champions y Copa". Las órdenes de Sergio Ramos en la cena del Real Madrid

Sergio Ramos (y Marcelo) ponen en alerta a los compañeros de que están en el mejor momento de la temporada y hay que estar más unidos que nunca, Isco incluido

Foto: Sergio Ramos y Marcelo, los capitanes del Real Madrid, durante un partido. (EFE)
Sergio Ramos y Marcelo, los capitanes del Real Madrid, durante un partido. (EFE)

“Aquí nadie se baja del barco”. Las palabras de Sergio Ramos en la cena de equipo que celebró la plantilla en la noche del lunes sonaron a las de un entrenador. La orden del capitán es clara y su mensaje va para todos, aunque tenga un especial destinatario: Isco. Ramos ha pasado a la acción para dar refuerzos positivos con palabras y hechos, y evitar que se frene la buena dinámica actual. Está pendiente de que el malagueño no se deje llevar ni tire la toalla por haber desaparecido de los planes de Solari (en el último partido de Liga —contra el Espanyol— se volvió a quedar sin jugar), y para esta misión contó con la complicidad de Marcelo, segundo capitán.

Sergio Ramos ha cogido las riendas en el Real Madrid después de que el equipo haya encadenado tres victorias consecutivas y las sensaciones confirmen que hay una clara mejoría. El capitán pidió a los compañeros que acudieran a cenar a BiBo, uno de los restaurante de moda en la capital, que se encuentra en el paseo de la Castellana. Fueron todos menos Keylor Navas, Kroos y Gareth Bale. Cada una de las tres ausencias tenía su explicación (unas convencieron más que otras). El costarricense tiene como hábito reunirse los lunes para orar, el alemán dejó claro desde el primer día que no le gusta salir por las noches y el galés directamente no participa de este tipo de acontecimientos...

Sergio Ramos pidió a los compañeros más unión que nunca de aquí al final de temporada, porque habían demostrado que son capaces de salir adelante de fuertes crisis. La plantilla lo ha pasado realmente mal con el despido de Lopetegui —unos más que otros— y un bloqueo en el juego que derivó en una malísima racha de resultados. Estuvieron cinco partidos sin marcar gol y esto se recuerda como una pesadilla. Después de ganar el Mundial de Clubes, llegaron dos palos en el inicio de 2019: el empate en Villarreal y la derrota en el Bernabéu contra la Real Sociedad. Se activó el plan anticrisis. Solari tomó decisiones en lo táctico para apostar en el once con los que mejor respuesta dieran en lo físico y futbolístico. Ramos se ha encargado de dar tirones de orejas.

Ver esta publicación en Instagram

Family time!! #BiBotopppp #DG

Una publicación compartida de Sergio Ramos (@sergioramos) el

Para su discurso, el sevillano se apoyó en Marcelo, que no atraviesa su mejor momento. Solari sigue apostando por Reguilón en el lateral izquierdo, aunque el brasileño se guarda mejor su enfado y no exterioriza su malestar por verse en el banquillo... Hasta muestra una actitud bromista. Marcelo arrima el hombro.

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol de Benzema. (EFE)
Los jugadores del Real Madrid celebran un gol de Benzema. (EFE)

Champions y Copa

“Todavía podemos ganar la Champions y la Copa. Estamos a tiempo”, se dijo en la reunión nocturna de la plantilla. Ramos y Marcelo alentaron a sus compañeros a seguir remando como lo han hecho en los tres últimos triunfos, donde han mostrado compromiso y sacrificio. Entre los jugadores, se destaca que están más frescos de cabeza y piernas y, con la recuperación de los lesionados, todavía tienen que ir a más. Tranquiliza y motiva saber que el mejor Luka Modric ha vuelto. Si el croata está bien, el equipo lo nota en exceso. El propósito es dar continuidad a una actitud que está cimentada en haber recuperado la intensidad para presionar, robar la pelota y la eficacia. Al margen de quién juegue o no y cuál sea el método de Solari —esto compete al entrenador—, Sergio Ramos se refiere a la actitud para volver a ganar títulos.

Los jugadores del Real Madrid han encontrado el momento para quitarse las penas y afrontar los partidos más inmediatos con la conciencia de que no se pueden cometer fallos ni despistes. La Copa del Rey es una prioridad y se ha hablado de aprender de los errores de otras temporadas y, en concreto, de la eliminación de la pasada en el Bernabéu contra el Leganés. La Champions es el gran objetivo y vuelven a sentir que están capacitados y fuertes para lo que sería otra gesta. La moral en el grupo vuelve a tener un pico alto después de los batacazos sufridos y el día —28 de octubre— en que se tocó fondo con la goleada en el Camp Nou. Se acercan el derbi en el Metropolitano y la eliminatoria contra el Ajax.

La autocrítica en la plantilla y decirse las cosas a la cara se señalan como claves para mantener la unión en el equipo. En menos de un mes, ha habido dos cumbres. Una en el vestuario para pedir una reacción después de perder ante la Real Sociedad y otra en el restaurante BiBo. Mostrarse como un grupo sólido tiene que plasmarse en el césped y en el día a día. Ayudar a los compañeros que peor lo estén pasando, como es el caso de Isco, es una orden de los capitanes, que igual dan toques de atención que hacen piña.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios