mariano también se entrena con el grupo

La hora de la verdad de Solari: ¿merece Bale ocupar el sitio de Vinicius o Lucas Vázquez?

Gareth Bale y Asensio ya se han recuperado de sus lesiones, se les pensaba como titulares, pero el mejor tramo de la temporada del Real Madrid hace que su reinserción en el equipo sea difícil

Foto: Lucas y Vinicius, en el partido contra el Leganés. (EFE)
Lucas y Vinicius, en el partido contra el Leganés. (EFE)

El Real Madrid afronta la salida de una crisis. Es un proceso que dura más de dos partidos, pero cualquier caminata empieza por los primeros pasos. Contra el Sevilla y el Girona, los blancos jugaron bien, a ratos muy bien. Para salir de los malos momentos se necesita un plan, en su momento a Del Bosque le dio por poner tres centrales y Zidane salió del tiempo lúgubre de Benítez alineando a Casemiro. A veces es por convicción, por clarividencia. Otras tiene más que ver con la casualidad o las circunstancias. Si un nombre destaca en el estadillo de Santiago Solari, en su propuesta para rearmar al equipo: Vinicius Júnior.

Llegó el brasileño, con sus 18 años, y se ha hecho un hueco en el equipo. Lo hizo, fundamentalmente, porque Asensio y Bale han pasado un tiempo lesionados, también porque Isco sigue en el ostracismo, enfadado con el mundo y enfadando a su entrenador. Por todo ello encontró un hueco en el once e ilusionó a una afición que estaba muy necesitada de clavos a los que agarrarse. Porque una grada tiene necesidad de estar ilusionada siempre.

Recuerda en su actitud al primer Raúl, un pipiolo descarado, que no baja la cabeza y se pelea con quien haga falta porque sabe que lo que está disfrutando es una oportunidad a la que la mayoría nunca llegarán. Como le pasaba al mito blanco, también comete muchos pecados de juventud. Como le sucedía a él, hijo de otra crisis, la grada está muy dispuesta a perdonárselos, porque sus carencias se podrán limar con el tiempo pero la ilusión no se negocia, y este chico la tiene a raudales.

Ahora, sin embargo, están a punto de volver Bale y Asensio, los teóricos titulares del equipo. Quizá se han pasado demasiado tiempo fuera, suficiente para que sea ya imposible descabalgar al novato, que se ha ganado el puesto de manera notable. En unos pocos partidos se ha ganado el puesto y eso supone para Solari una bendición y un problema, porque puede dejarlo todo igual, con Vinicius en una banda y Lucas Vázquez en la otra, o pensar que los que han estado parados merecen volver a sus posiciones naturales.

El caso más difícil es siempre Bale, porque de él se supone que se espera todo. En este Real Madrid, además, tiene un argumento rotundo que le puede comprar el puesto en el once titular: tiene gol. Es obvio para cualquiera que el equipo blanco anda carente en esa faceta. Benzema, que está cuajando una temporada sensacional, no es un ariete contundente y necesita compañía. De todos cuantos tiene en la plantilla, el más testado en ese plano es el galés, el único que ha tenido temporadas marcando quince o veinte goles. En eso pierde con mucho Vinicius en la comparación, porque el brasileño ha demostrado gran capacidad para generar fútbol, pero rara vez acierta en la finalización de las jugadas.

Bale y Asensio ya se han recuperado de sus lesiones. (EFE)
Bale y Asensio ya se han recuperado de sus lesiones. (EFE)

Seguir cuidando a Vinicius

Está también en la pelea Lucas Vázquez, que parece ser el jugador favorito de Santiago Solari. Desde que llegó al primer equipo, el argentino ha demostrado su preferencia por un jugador esforzado y trabajador, que ayuda en defensa y en el medio del campo, pero que no tiene la calidad de la mayor parte de sus compañeros. La magia no es lo suyo, sí la intendencia, e igual con eso le es suficiente al técnico, que busca también tener un equipo cada vez más equilibrado y eso puede empezar desde arriba del todo.

La vuelta de Marco Asensio, que ya se entrena, también puede ser importante. De algún modo, fue Vinicius antes de Vinicius, un jugador de cualidades evidentes, gran zancada y buen remate, aunque tampoco ha terminado de romper como un gran goleador. De haber sido así, y con las necesidades que tiene el equipo blanco, su puesto estaría asegurado. Asensio, antes de lesionarse, no pasaba por un gran momento, fue señalado en medio del vendaval y él respondió torpemente que no es líder ni nada que se le parezca. En su caso más que en ningún otro su obsesión tiene que ser no replicar el patrón marcado por Isco. Solari ha demostrado que no se le caen los anillos por sentar a una apuesta del club, exige la mejor actitud para no mandar a galeras.

Ahora, en los primeros partidos, habrá señales pero no conclusiones. Al fin y al cabo, Vinicius y Lucas, así como Benzema, llevan una importante carga de partidos, muchos de ellos seguidos, y lo normal es que encuentren pronto el descanso si los que retornan están bien. Esto no deja de ser una cuestión de semanas, y aunque Solari, como todos los entrenadores del mundo, diga que para él es mucho mejor elegir cuando están todos, lo cierto es que en este caso la decisión es cualquier cosa menos sencilla. El potencial, el rendimiento, los momentos de forma y las actitudes entran en un cóctel en el que siempre es difícil encontrar la medida exacta.

Es complicado saber también cuál será la decisión final, aunque las palabras de Solari, las últimas por lo menos, no son nada ni parecido a un seguro para Vinicius. "Tenemos que seguir cuidándole", que bien puede significar sentarle. Los brotes verdes del madridismo están ahí, ahora, cuando vengan todos y Pintus termine de ponerles a tono, habrá que ver qué piensa de todo esto el entrenador.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios