Es noticia
Menú
"¡Jod... motor! ¡Jod... broma!". Los rayos y truenos que Verstappen echó por la boca
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
entre medias, el futuro de CARLOS sainz

"¡Jod... motor! ¡Jod... broma!". Los rayos y truenos que Verstappen echó por la boca

Decidido ya el fin de la relación de Red Bull con Renault, los problemas de fiabilidad apuntan a nuevos enfrentamientos y polémicas entre ambos hasta final de temporada

Foto: Verstappen en Hungría. (EFE)
Verstappen en Hungría. (EFE)

Una camiseta se hizo muy popular al recoger las famosas palabras de Kimi Raikkonen por la radio (“Leave alone, I know what I´m doing”). La equivalente de Max Verstappen necesitaría ambos lados para imprimir el paquete de rayos y truenos desencadenado por el holandés al abandonar en el Gran Premio de Hungría: “¿Tío, de verdad? ¿No puedo seguir? ¡No me importa si este jod… motor puede reventar! ¿Qué jod...broma es esta, todo el jod…rato? ¡De verdad…!”. Todo ello acompañado por el correspondiente grito de rabia que dejaba el famoso “¡GP2 engine!” de Fernando Alonso como el llanto de un bebé.

El holandés estalló ante el enésima avería mecánica de Renault con Red Bull. Otra chispa en una habitación ya llena de gas acumulado. Pero una tormentosa relación desde el 2014 tiene aún medio año intenso por delante y ya no importará tanto mantener las formas ante sus destinos divergentes en 2019. Christian Horner ha avisado que se esperan próximas penalizaciones que anticipan aún más chispas hasta el final de campeonato.

"Mejor que lo hubieran dejado"

Caliente todavía el exabrupto de Verstappen, el canal británico Sky llamó a Horner al muro de boxes en plena carrera. Frescas aún las penalizaciones de Ricciardo en Alemania, otro abandono en una de las pistas más favorables de la temporada sentó a cuerno quemado en el equipo austríaco. Horner tampoco se cortó. “Realmente no es una sorpresa” contestó lleno de sorna el responsable de Red Bull, “pagamos muchos millones por estos motores, y por un producto de primera categoría, de la más alta calidad, y se puede ver claramente que está muy por debajo de esto” explicaba Horner, “dejaré a Cyril Abiteboul que luego venga con las excusas”.

Foto: Alonso, en el GP de Hungría McLaren. (Foto: @McLarenF1)

El domingo Verstappen aún seguía caliente después de su abandono. “Retirarse tan rápidamente es muy decepcionante, toda la temporada he intentado mantenerme positivo, estar tranquilo sobre lo que perdemos en la recta, pero cuando ya no eres fiable es algo realmente malo. Sinceramente, es difícil de aceptar, estaba muy enfadado en la radio, había muchos biiiiiips, es una pena, porque hubiera sido mejor que hubieran dejado que se escuchara…”. Por su parte, y más sereno, el holandés recogería velas y ayer se disculpaba al reconocer que "no debería haber usado ese lenguaje".

Al final de la pasada temporada, Horner declaró que “desde el punto de vista de la fiabilidad, probablemente esta haya sido la de peor fiabilidad desde 2006”. El fabricante francés penalizó en parrilla 320 posiciones por las 380 de Honda. Red Bull exigía para esta temporada mayor fiabilidad, pero también mejores prestaciones para luchar con Ferrari y Mercedes, especialmente en los modos de clasificación. El fabricante francés se mostraba conservador a principios de año para garantizar dicha fiabilidad, retrasando también la introducción de una nueva MGU-K de desarrollo propio. Pero pronto comenzaron los problemas, que parecen agravarse medida que avanza la temporada.

Solo una vuelta tardó Daniel Ricciardo en abandonar en Bahrein, segunda prueba de la temporada. Penalizó hasta el fondo de la parrilla en Alemania, librándose de más sanciones en Hungaroring tras retirarse de la carrera con otro fallo. Horner también denunció que antes Renault se negó a actualizar todos los componentes necesarios en su unidad de potencia. Cyril Abiteboul rechazó que tal decisión tuviera que ver con la falta de elementos de repuesto. “Estamos a mitad de camino de presentar la “especificación C”, así que es mejor esperar. Y además había suficiente kilometraje disponible todavía en ese y otro motor (en la unidad de combustión) para esperar a esa especificación”, que posiblemente pueda llegar en Spa Francorchamps, “aunque no será simultáneamente para todos los equipos”.

Foto: Alonso se marchó muy satisfecho de Hungría. (EFE)

Sainz, en medio

A pesar del bajo nivel de fiabilidad de Renault con Red Bull el pasado año, el equipo austríaco mantuvo generalmente las formas, en contraste con la dura y polémica actitud mantenida públicamente hace dos años, antes de que Marko y Horner buscaron sin éxito una alternativa a la unidad de potencia francesa. Pero ahora Honda ya es parte del horizonte de Red Bull, lo que abre la puerta a mayores polémicas si, como anticipa Horner, próximamente llegarán más penalizaciones para sus pilotos.

Tras los exabruptos de Verstappen y las palabras del británico el pasado domingo, Abiteboul fue un paso más allá desde Renault para contestar sin entrar al trapo. “Nuestros jefes dejaron de leer lo que Christian Horner dice de nosotros desde 2015. Está claro que no quieren más tratos con ellos nunca más. Está todo terminado. Van a tener un socio que va a pagar mucho dinero por montar su motor (Honda), así que les deseo buena suerte”. Pero añadía que, al igual que Red Bull utiliza otro combustible, también integra a su manera la unidad de potencia. "En Mónaco introdujimos una versión mejorada del MGU-K, pero Red Bull no la utiliza porque afecta a cómo está colocada en su coche. El nuevo MGU-K gestiona y controla la temperatura más efectivamente, no hay problemas con otros coches, pero no podemos obligarles a llevarla, es su decisión", declaraba en Motorsport.com

Es en este contexto donde Renault está discutiendo -o esperando una respuesta- de Red Bull para definir el futuro de Carlos Sainz. Quizás, una razón más para mantener al fabricante francés en el aire. Razones para moverse a buscar alternativas, quizás…

Una camiseta se hizo muy popular al recoger las famosas palabras de Kimi Raikkonen por la radio (“Leave alone, I know what I´m doing”). La equivalente de Max Verstappen necesitaría ambos lados para imprimir el paquete de rayos y truenos desencadenado por el holandés al abandonar en el Gran Premio de Hungría: “¿Tío, de verdad? ¿No puedo seguir? ¡No me importa si este jod… motor puede reventar! ¿Qué jod...broma es esta, todo el jod…rato? ¡De verdad…!”. Todo ello acompañado por el correspondiente grito de rabia que dejaba el famoso “¡GP2 engine!” de Fernando Alonso como el llanto de un bebé.

Fórmula 1 Max Verstappen Red Bull
El redactor recomienda