EL FACTOR NEGOCIADOR CLAVE DE 2018

Daniel Ricciardo, o la amenaza que se cierne otra vez sobre Sebastian Vettel

Ricciardo está actualmente negociando su futuro y el mejor contrato de su carrera. Fichar por Ferrari supondría volver con Vettel, a quien ya ganó en 2014 en Red Bull

Foto: Daniel Ricciardo al teléfono. (Reuters)
Daniel Ricciardo al teléfono. (Reuters)

“Ahórratelo, nada de lo que puedas decir mejorará las cosas”. Red Bull cometió un incomprensible error con los neumáticos en el GP de Mónaco de 2016. Tras lograr la pole y dominar la carrera, Daniel Ricciardo solo tenía que empujar la pelota a puerta vacía para ganar. El mensaje por radio desvelaba una tremenda decepción capaz de borrar su eterna sonrisa como nunca se le había visto antes. Fue su momento más bajo en la Fórmula 1. Hoy, la vida sonríe al piloto de moda tras un triunfo en China mientras negocia el mejor contrato de su vida.

Si Ricciardo sigue en Red Bull o marcha hacia Ferrari o Mercedes está aún por ver. En este último caso sería la primera vez en toda su carrera en la F1 -y en casi su vida deportiva- que abandonara al fabricante de bebidas. Todo piloto ha de crecer, y parece que ha llegado el momento para el australiano.

La justicia poética de la victoria en Shanghai

Aquel Gran Premio de Mónaco llegó a continuación del de España, cuando Max Verstappen logró a su costa la primera victoria gracias a una decisión estratégica que dejó en bandeja el triunfo al holandés en su debut con Red Bull. “Dos carreras seguidas, dos carreras seguidas, qué puedo decir…”, se lamentaba el australiano en la rueda de prensa monegasca. Quizás pronto empezó a vislumbrar que el equipo austríaco iba a convertirse en la plataforma para el segundo gran proyecto –la carrera de Verstappen- de Helmut Marko después de Sebastian Vettel.

“Lewis está muy asentado en Mercedes, Vettel ha firmado tres años por Ferrari. Lo obvio es construir un equipo en torno a ti", aconsejaba Christian Horner al holandés antes de renovar por en 2017, “pero depende de nosotros proporcionarle un equipo competitivo”, cuando Ferrari y Mercedes sondearon el piloto holandés. Y Red Bull se precipitó para sacar a Verstappen del mercado el año pasado. No así con Ricciardo, que también terminaba contrato en 2018.

Porque el australiano así también lo ha querido. Solo Ricciardo conoce hasta qué punto Red Bull puede gravitar en torno al holandés en el hipotético caso de que el equipo austríaco optara al título. Sin embargo, la carrera de Shanghai mostró el diferente nivel de ambos pilotos. Ricciardo atrapó un triunfo donde Verstappen lo perdió por su alocamiento. Era la tercera carrera consecutiva que cometía errores. El talento del holandés es inconmensurable, pero la F1 exige el paquete completo. Hubo una suerte de justicia poética hacia Red Bull con su victoria.

¿Por qué seguir junto a Verstappen?

Y aunque la charla se la pegaran al holandés de puertas para adentro, Red Bull también cubría a Verstappen los días siguientes. “Sí, cometió algunos errores, pero recuerdo que tuvimos a Sebastian en un momento similar de su carrera, y no era infrecuente que también los cometiera”, señalaba Christian Horner. Aromas de aquel famoso “Multi21”. Si el contexto que ha acompañado al equipo austríaco da pistas ¿Es aquí donde Ricciardo quiere pasar los próximos años?

Puede, pero siempre y cuando Red Bull le ofrezca el monoplaza ganador que ahora no tiene. Porque las tres primeras carreras han confirmado que el chasis del RB14 está a la par o por encima del SF71H y el W09 de Mercedes, pero Renault no acaba de completar el paquete. A pesar de su triunfo en Shanghai, Ricciardo también padecía sendos problemas técnicos en las dos carreras anteriores, lo que invita a pensar que repitiendo el mismo esquema no se lograrán diferentes resultados. A no ser que Red Bull se una a Honda a partir de 2019. Solo los austríacos están en condiciones de valorar el actual potencial del motor nipón y su programa de desarrollo para los próximos años.

La opción de negociar solo con Ferrari

Pero es un hecho que Ricciardo se ha ofrecido por activa y pasiva a terceros. “Si hay equipos que me quieren, deberían ponerse en contacto conmigo, pero no lo han hecho”, declaraba en una reciente entrevista a “The Times”, donde recordaba el valor que otorga a contar con un monoplaza ganador. El Ricciardo de Shanghai está deseando batirse con Hamilton o Vettel a igualdad de monoplazas. Otro tema es que al alemán le excite la idea de enfrentarse al único piloto que le ha superado a igualdad de monoplaza, como el año que compartieron en Red Bull.

Apesar de las palabras de Ricciardo sobre la falta de contacto de sus rivales -que también confirmaba Helmut Marko-, el periodista británico Mark Hughes desvelaba que el australiano habría firmado una opción con Ferrari, por la cual ambas partes se comprometerían a negociar para llegar a un acuerdo sin tratos con terceros hasta el 30 de junio. Ricciardo recibiría por esa opción una cantidad económica, independientemente de que se alcance el acuerdo final.

En tiempos de negociación se transmiten hacia el exterior todo tipos de globo sonda. Pero de ser cierto dicho acuerdo de opción preferente, supondría toda una declaración de intenciones de Ricciardo. Red Bull tendría que hacer méritos tanto deportivos como económicos por si hubiera opciones a partir del 30 de junio, convirtiéndose en segundo plato, otra dulce revancha ante la posición de Verstappen en Red Bull.

Son muchos los factores a considerar para el acuerdo final entre Ricciardo y Ferrari. Para el equipo italiano su presencia aportaría grandes ventajas. Pero, por primera vez en toda su carrera, el australiano está en condiciones de poder imitar a Richard Gere en aquella famosa escena de la película 'Pretty Woman': “Quiero que nos hagáis mucho la pelota...”. Qué duda cabe que lo merece y se lo puede permitir. Con esa sonrisa siempre de oreja a oreja, más grande que nunca después de China.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios