Ni Vettel ni Hamilton: por qué Alonso fue votado mejor piloto en Australia
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
PRIMERA VEZ QUE RECIBE LA MENCIÓN DE HONOR

Ni Vettel ni Hamilton: por qué Alonso fue votado mejor piloto en Australia

Las victorias por fallos de software no mueven corazones. Ver por fin a Fernando Alonso luchar de tú a tú con un Red Bull y ganarle la batalla sí lo hizo

placeholder Foto: Por primera vez, los aficionados eligieron al español mejor piloto del día. (Reuters)
Por primera vez, los aficionados eligieron al español mejor piloto del día. (Reuters)

Que un piloto que acaba quinto la carrera sea elegido mejor del día solo puede significar una cosa: las ganas que tenían los aficionados a la Fórmula 1 de ver a Fernando Alonso luchar en la parte superior de la parrilla.

Es la primera vez que el español recibe esta mención desde que empezara a otorgarse en la temporada 2016. Hasta el momento, el piloto del día solía ser el ganador o, en su defecto, el protagonista de una gesta épica como remontar desde el final de la parrilla. El último piloto en acabar quinto y recibir este reconocimiento fue Daniel Ricciardo en el Gran Premio de Gran Bretaña del año pasado, cuando remontó desde la 19ª plaza tras un error en los primeros compases de la carrera.

La remontada del piloto de McLaren en el Gran Premio de Australia fue mucho menos abultada. Arrancó décimo y acabó quinto. La debacle de Haas jugó un papel importante en ese resultado. Y no hubo un recital de adelantamientos. Entonces, ¿por qué la carrera de Alonso puso de acuerdo a aficionados de todo el mundo para premiar su actuación?

Foto: ¿Se habitual la exhibición de Lewis Hamilton en la clasificación del Gran Premio de Australia. (EFE) Opinión

Más que un 5º puesto, un grito de esperanza

"Ahora podemos luchar. Podemos luchar", dijo el bicampeón a su equipo por la radio al acabar la carrera. El Gran Premio de Australia de Alonso fue todo lo que a McLaren le ha faltado en las últimas tres temporadas: fiabilidad y capacidad de defenderse. En la era Honda importaba poco cuán difícil fuese adelantar en esta u otra pista. Por mucho que el español lo intentara, tras unas pocas vueltas peleando con uñas y dientes, el motor acababa cediendo al envite de sus perseguidores, ya fuese un Sauber o el Mercedes de Lewis Hamilton, como vimos en aquella preciosa batalla en el Gran Premio de México de 2017. “Es duro, el cab***”, elogió entonces el inglés entre risas tras proclamarse tetracampeón. “Yo pensaba… Fórmula 1, espera hasta que este tío tenga un buen motor, porque el coche era genial en otras partes del circuito. Espero que el año que viene sea mejor para ellos, que tengan un motor y un coche más fuertes. Fernando es duro de roer”, dijo Hamilton.

Sus palabras ahora suenan premonitorias. No sabemos si Max Verstappen se acordará de cuando Hamilton las dijo a su lado en aquella rueda de prensa en México, pero este domingo en Albert Park debió pensar lo mismo que Lewis en el Hermanos Rodríguez: ¡Es duro de roer!

placeholder Fernando Alonso resistió ante Max Verstappen en el Gran Premio de Australia y terminó quinto. (Imago)
Fernando Alonso resistió ante Max Verstappen en el Gran Premio de Australia y terminó quinto. (Imago)

Resistencia impecable ante Verstappen

Durante ni más ni menos que 27 vueltas, Verstappen intentó infructuosamente adelantar a Alonso, algo tan frustrante para el holandés como esperanzador para McLaren. El MCL33 sigue lejos de Mercedes, Ferrari y Red Bull, pero con una diferencia: ahora puede defenderse de ellos.

Lo que propició que Alonso cruzara la meta quinto fue la ausencia de errores. En una carrera históricamente alocada y repleta de abandonos, el español huyó de los problemas y aprovechó los errores ajenos, igual que Sebastian Vettel sacó partido a los fallos de Mercedes y Hamilton. "Para alcanzar a los pilotos de delante necesitamos hacer algo especial, ideas inteligentes, porque tienen esa diferencia que será difícil de reducir”, admitió Alonso en declaraciones al canal inglés Channel 4.

placeholder El de Australia fue el cuarto quinto puesto de Alonso con McLaren desde 2015. (EFE)
El de Australia fue el cuarto quinto puesto de Alonso con McLaren desde 2015. (EFE)

El McLaren-Renault no es el mejor coche de la media parrilla, al menos de momento, pero aunque sea por astucia y no velocidad pura, el quinto puesto de Alonso es igualmente loable. De nada sirvió a Haas su brillante fin de semana y su sólido ritmo, sus esperanzas se hicieron añicos en un instante por sendos fallos en 'boxes'. Verstappen pagó su impaciencia con un trompo que condicionó el resto de su carrera. Una ligera salida de pista alejó a Carlos Sainz cuando perseguía a su compatriota. La salida del coche de seguridad perjudicó a los dos Renault. Y Valtteri Bottas arrancó desde atrás como consecuencia de su error en clasificación.

No es suerte que los errores ajenos jueguen a favor de uno, hay que estar ahí para aprovecharlos y asegurarte de no cometer ninguno en el camino. Así fue el GP de Australia de Alonso. No obstante, aunque su carrera fue excepcional, es la esperanza la que le eligió piloto del día. Tres temporadas viéndole caer una y otra vez bajo el peso de un motor deficiente debe haber ablandado el corazón hasta de sus mismos detractores. Que Alonso vuelva a ganar ya no es solo una cruzada personal, ni de un equipo, ni de un deporte. Se ha convertido en una historia de superación de esas que se ven en las películas, del campeón caído que resurgió de sus cenizas, se alzó ante la adversidad y recuperó su grandeza. Solo que esta historia aún se está escribiendo, lo cual hace que el público se sienta parte de ella. Una película para la que todo el mundo quiere un final feliz.

Fórmula 1 Carlos Sainz McLaren Fernando Alonso Fórmula 1 - GP de Australia
El redactor recomienda