El Pulso Económico | Un cambio de guardia centradito y el Ibex bailando con Villarejo
  1. Área privada EC Exclusivo
LA AGENDA DE LA SEMANA

El Pulso Económico | Un cambio de guardia centradito y el Ibex bailando con Villarejo

Esta semana podrían reunirse los grandes CEOs del mundo con los bancos centrales para refundar el capitalismo y en España seguiríamos pendientes de una cosa: la crisis de Gobierno

placeholder Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

Esta semana podrían reunirse los consejeros delegados de las mayores empresas del planeta con los banqueros centrales de las principales áreas monetarias para refundar el capitalismo que en España solo vamos a estar pendientes de la crisis de Gobierno. La única polémica que ha sobrevivido al cambio de guardia anunciado por Pedro Sánchez el pasado sábado es la del chuletón al punto, con las redes sociales repletas de fotos de barbacoas de jabalí o de ensaladitas veganas.

Politiqueos al margen, probablemente lo más importante de todos los cambios que ha realizado Pedro Sánchez en el Ejecutivo es precisamente lo que no ha cambiado: Calviño lideresa absoluta del área económica y poder de veto sobre Díaz, Escrivá en la Seguridad Social y Montero en Hacienda. Con ese movimiento, las tres grandes reformas de las que depende el futuro del país -trabajo, pensiones y fiscal- siguen bajo tutela socialdemócrata, blindadas de revoluciones auspiciadas por Unidas Podemos.

Objetivo: un frente económico centradito, para guardar la ortodoxia en una crisis heterodoxa y evitar que los 140.000 millones de fondos europeos se atasquen por el camino. Hay demasiado en juego como para arriesgarse a que esto falle. Basta echar un vistazo realista a las negociaciones en Cataluña -no hay solución buena factible-, para darse cuenta de que las bazas de reelección pasan por una recuperación económica que se salga del mapa.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

La mala noticia para Sánchez es que los cuellos de botella siguen donde estaban: La patronal rechaza de plano las propuestas de Díaz para reformar el mercado laboral, por considerarlas una involución a una situación disfuncional cómo era la anterior a la reforma de 2012. Esto aleja cualquier acuerdo en el diálogo social.

En pensiones, Escrivá sigue atado al mástil de revalorizarlas con el IPC -aunque Olivier Blanchard y Jean Tirole acaban de proponer a Macron que elimine ese sistema en Francia-. Esto compromete sobremanera el gasto en pensiones futuro y obliga a tomar medidas compensatorias para garantizar la sostenibilidad fiscal del sistema. Y de momento todas las que está intentando se las están tumbando: desde ampliar el periodo de cotizaciones para calcular la pensión correspondiente, hasta realizar ajustes en las pensiones de los baby boomers, pasando incluso por tener en cuenta los periodos de inflación negativa, no solo la positiva.

Y en la reforma fiscal, buena suerte a Montero para cerrar el gap de recaudación de 70.000, 80.000 o 90.000 millones con respecto a la media de la Unión Europea subiendo solo los impuestos a los ricos. En el ámbito empresarial, Villarejo sigue marcando los tiempos del Ibex 35. La semana pasada el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, imputó a CaixaBank, Repsol e Iberdrola Renovables como personas jurídicas por los presuntos delitos de cohecho.

Foto: Sede de Iberdrola en Valencia. (Istock)

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, quien hace apenas varias semanas celebraba la decisión del juez de querer tomarle declaración como investigado, porque así tendría la oportunidad de explicarse, lleva desde entonces batallando jurídicamente para anular todas las decisiones que ha tomado el juez desde entonces.

En otra pieza paralela, la que afecta al BBVA, el auditor jefe del banco, Joaquín Gortari, declarará como imputado el próximo jueves 15 de julio. Esa declaración y la deriva que tome el proceso judicial posteriormente será clave para la decisión que deberá tomar el BCE sobre la idoneidad de Gortari para el puesto que desempeña.

Esta semana podrían reunirse los consejeros delegados de las mayores empresas del planeta con los banqueros centrales de las principales áreas monetarias para refundar el capitalismo que en España solo vamos a estar pendientes de la crisis de Gobierno. La única polémica que ha sobrevivido al cambio de guardia anunciado por Pedro Sánchez el pasado sábado es la del chuletón al punto, con las redes sociales repletas de fotos de barbacoas de jabalí o de ensaladitas veganas.

Economía Pedro Sánchez Reforma fiscal
El redactor recomienda