Moncloa busca que el problema catalán pierda peso y que lo gane la economía
  1. España
  2. Cataluña
El PSC tendrá dos ministros

Moncloa busca que el problema catalán pierda peso y que lo gane la economía

El PSC pasa de tener una silla a ocupar dos en el Gobierno. Iceta se mantendrá en la mesa de diálogo con Cataluña. Raquel Sánchez asumirá la golosa cartera de Transportes

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Tras la amplia remodelación del Gobierno ejecutada ayer por Pedro Sánchez, Moncloa pretende que el problema catalán pierda peso en la agenda política del próximo curso, pero, al mismo tiempo, que la comunidad gane también mucha influencia económica. La alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, entra en el Consejo de Ministros en sustitución de un peso pesado como José Luis Ábalos. Y al asumir Cultura y Deportes Miquel Iceta, el presidente vuelve al que era su plan A antes de la pandemia: un ministro de 'asuntos catalanes' que pueda dedicarse al tema de manera discreta, situando la cuestión soberanista en un segundo plano y con una cartera que le deje tiempo y manos libres, según apuntan fuentes del PSC. En el nuevo curso, la prioridad será la economía, la recuperación poscovid y la resolución de problemas concretos.

Es decir, Sánchez y su Ejecutivo pueden esperar que la tensión en Cataluña se prolongue en otoño, pero que los grandes pulsos sean por cuestiones como la ampliación de la segunda pista del aeropuerto de El Prat y no por un referéndum que, de cualquier modo, no tendría encaje constitucional.

Ahora, una cosa es la intención y otra cosa la ejecución. Una cosa es lo que pretenda el Gobierno y otra lo que consiga en Cataluña. Sin ir más lejos, el independentismo ya está preparando su habitual calendario de grandes movilizaciones para este otoño, que arrancará el 11 de septiembre con la Diada, pero continuará el 20 del mismo mes (en el aniversario del cerco de la Consejería de Economía), el 1 de octubre (Referéndum) y el 3 de ese mes (huelga general). Sin embargo, la intención del Ejecutivo es que la economía prime sobre la política en el curso que arranque tras el verano.

Foto: Iceta baila con Sánchez en un mitin en 2015. (EFE)

La “agenda del reencuentro” seguirá su camino en manos de Iceta, quien se sentará en la mesa de negociación, según apuntan fuentes del Gobierno. Las reuniones comenzarán en septiembre con la perspectiva de un calendario prolongado en el tiempo, como mínimo los dos años que ha marcado la CUP con su moción de confianza al presidente catalán, Pere Aragonès.

Así, la economía ganará peso en detrimento de la política en Cataluña. El PSC pasa de tener una silla a ocupar dos en el Consejo de Ministros. Y sustituyendo a un hombre fuerte como José Luis Ábalos en Fomento, cartera que pasa a manos de Raquel Sánchez, hasta ahora alcaldesa de Gavá (Barcelona).

Nuevas prioridades

Con la entrada de esta última en el Gobierno, las prioridades cambiarán. La nueva ministra controlará la inversión en infraestructuras en Cataluña, que siempre es objeto de batalla política. Y también lo que dicten los nuevos Presupuestos Generales del Estado del 2022 y, lo que es más importante para la comunidad, su ejecución, como es el caso concreto del eje ferroviario del mediterráneo. ERC y JxCAT tendrán complicado oponerse a las nuevas cuentas.

Pero también hay una clave mucho más fina. Gavá es ayuntamiento vecino de El Prat y Raquel Sánchez es partidaria, como el PSC, de ampliar la segunda pista del aeropuerto, mientras que la Generalitat y los comunes están dando largas. La llegada de la nueva ministra es un mensaje inequívoco de Pedro Sánchez a los socialistas catalanes, que también tienen a uno de sus hombres, Maurici Lucena, en la presidencia de AENA.

La ministra de Transportes es un mensaje de apoyo al PSC, que también tienen a Maurici Lucena en la presidencia de AENA

Además, la titular de Fomento es una persona de confianza de Carles Ruiz, alcalde de Viladecans y el primer sanchista del socialismo catalán. Esta clave personal es tan importante como los factores económicos antes mencionados.

Más interlocución para Illa

Con el nuevo escenario, Salvador Illa asumirá en breve la Secretaría General de los socialistas catalanes. Pero más importante que eso es que el dirigente copará la interlocución con el empresariado de la comunidad. Esa misma patronal que ya les ha apoyado con los indultos. Cada vez más responsables de compañías visitan el Parlament para hablar con el exministro de Sanidad, que está eclipsando a Pere Aragonès en el ámbito de la interlocución en esta cuestión. Ahora ese fenómeno se acentuará mucho más tras el cambio de Gobierno. Los empresarios que necesiten partidas presupuestarias, concesiones o fondos europeos pasarán por la ventanilla del PSC que acabará convirtiéndose en un poder político en sí mismo al margen de la Generalitat, como en las mejores épocas de la calle Nicaragua.

El partido en Cataluña no ocupaba una cartera de tanto calado económico desde 1993, cuando Josep Borrell fue ministro de Obras Públicas. Por tanto, el nuevo escenario perjudica al independentismo al mismo tiempo que intenta evitar que vuelvan a enarbolar la bandera del victimismo y deja a Iceta el encargo de reconducir el conflicto político de fondo con un planteamiento a largo plazo.

Miquel Iceta Pedro Sánchez Moncloa Salvador Illa PSC Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda