Sánchez zanja el debate en el Gobierno por el consumo de carne: "A mí, chuletón al punto"
  1. España
CHOQUE ENTRE CONSUMO Y AGRICULTURA

Sánchez zanja el debate en el Gobierno por el consumo de carne: "A mí, chuletón al punto"

El presidente del Ejecutivo, en cambio, presentó hace escasas semanas un plan que abogaba por reducir el consumo de carne y señalaba el impacto ecológico de la agricultura intensiva

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios este jueves desde Lituania tras reunirse junto al primer ministro lituano, Gitanas Nauseda. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios este jueves desde Lituania tras reunirse junto al primer ministro lituano, Gitanas Nauseda. (EFE)

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, abrió el debate con una campaña sobre el consumo de carne, aduciendo la necesidad de reducirlo por motivos ambientales y de salud. Tras ello, el titular de Agricultura, Luis Planas, se apresuró en censurarlo para salir en defensa de la ganadería intensiva y reprochar a su compañero de Gobierno el haber sido injusto con el sector y "crear problemas". Dos posiciones antagónicas que reflejan más las diferencias personales o de intereses incompatibles entre ambos departamentos. El presidente del Ejecutivo ha mediado en este conflicto de forma un tanto peculiar e irónica, al asegurar que "a mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible". Declaraciones que realizó desde Lituania, aprovechando una comparecencia junto a su primera ministra de la República de Lituania.

La vicepresidenta cuarta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha tratado de contemporizar con Garzón valorando el impulso a los hábitos de consumo y de alimentación saludables. Pese a las declaraciones del presidente del Ejecutivo empatizando con la industria, hace escasas semanas presentó un plan, denominado España 2050, que precisamente ha servido de base para elaboración de la campaña de Consumo. Las posiciones de Moncloa reflejadas en este documento coinciden con el titular de Consumo tanto en el impacto ecológico de la agricultura intensiva como la necesidad de recuperar la dieta mediterránea reduciendo las actuales cifras de consumo de carne, apoyándose en datos de la OMS o la FAO y, en definitiva, "transitar hacia sistemas agroalimentarios sostenibles y saludables".

"España es hoy el segundo país de Europa en mayor consumo de carne, con una ingesta de entre dos y hasta cinco veces más que lo recomendado por la OMS, según se consideren los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación o FAO, respectivamente", afirma este trabajo prospectivo, al tiempo que destaca "el abandono progresivo de la dieta mediterránea y el incremento del consumo de productos de origen animal, responsables del 80% de las emisiones asociadas a nuestra alimentación".

Tras la polémica, Garzón ha defendido la bandera "de lo verde", anunciando firmeza en estas posiciones que ha asociado no solo con la línea de trabajo de su departamento, sino también "del Gobierno de España". La batalla por el ecologismo es una batalla también electoral, ante la expectativa de que la ola verde europea, cuyo ascenso electoral está siendo exponencial en países como Alemania o Francia, llegue también a España.

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE)

Con esta "personal" visión sobre el debate, Sánchez se alineaba con el ministro Planas, quien criticó duramente la campaña emprendida por el titular de Consumo. En declaraciones a Cadena SER Catalunya al mismo tiempo que Garzón hablaba en Televisión Española, Planas ha dicho que "no me gusta entrar en polémicas y menos contra un colega de Gobierno". Sin embargo, el político del PSOE ha zanjado que "esta campaña es tan errónea como la de que el azúcar mata, no tiene mucho sentido". "Los ciudadanos son gente muy inteligente, y los políticos no tenemos que crear problemas", ha planteado. "Tenemos que dar tranquilidad, diciendo verdades en voz alta, sí, pero esto no significa crear polémicas", ha matizado Planas.

El presidente de Castilla-La Mancha, el también socialista Emiliano García-Page, fue uno de los primeros en cargar contra el plan de Consumo, que más allá de la pedagogía busca transformar en iniciativas legales. "En Madrid se dicen muchas 'tontás' por parte de la clase política, que no termina de enterarse de lo que pasa en este país", ha dicho el presidente regional. "Quiero empresarios que quieran ganar dinero, porque ya tenemos un ministro que se está inventando su cargo todos los días y dice que no hay que comer carne, con lo que eso implica para miles de puestos de trabajo del sector cárnico en esta región", ha aseverado. "Y mañana irán con el vino, y pasado con el queso; no sé el futuro que tienen como dietistas, pero, si no tienen nada que hacer, al menos que no se inventen la política para crear problemas a la gente", concluyó García-Page.

Lo que decía el plan España 2050

-"España es hoy el segundo país de Europa en mayor consumo de carne, con una ingesta de entre dos y hasta cinco veces más que lo recomendado por la OMS, según se consideren los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación o FAO, respectivamente".

-"Cabe destacar el abandono progresivo de la dieta mediterránea y el incremento del consumo de productos de origen animal [Fig. 9], responsables del 80% de las emisiones asociadas a nuestra alimentación. De hecho, el consumo de alimentos es hoy la principal fuente de los impactos ambientales que generan los habitantes de la UE".

-"La difusión de prácticas sociales como el sedentarismo, el tabaquismo o el abandono de la dieta mediterránea, tendrá efectos profundos en la salud de las personas mayores y en el gasto público sanitario". 

-Medidas para transitar hacia sistemas agroalimentarios sostenibles y saludables: 

*Generalizar los sistemas de producción ganadera sostenibles y ligados al territorio, como los sistemas extensivos de dehesa y pastoralistas. 

*Impulsar un programa nacional de fomento de hábitos alimentarios saludables y sostenibles siguiendo las directrices de la OMS y las recomendaciones de la comunidad científica.

*Establecer el etiquetado obligatorio de alimentos con información sobre el impacto ambiental como ya han hecho Francia o Reino Unido, de modo que la ciudadanía pueda conocer fácilmente aspectos como la huella de carbono, de nitrógeno, el uso de agua y de energía de los productos que consumen, incluyendo los impactos que se producen fuera de nuestro país. 

*Reducir el impacto ambiental de los menús ofertados en instituciones públicas, incorporando en los pliegos de contratación de empresas de catering los criterios de sostenibilidad y salud recomendados por organismos internacionales como la OMS, la FAO y el IPCC, y fomentando la incorporación diaria de opciones vegetarianas y veganas.

Pedro Sánchez Alberto Garzón Carne Ministerio de Agricultura Agricultura Ganadería