TÚ TAMBIÉN PUEDES

Las 5 cosas infalibles que ayudaron a una mujer a perder 55 kilos de peso

Jennifer Still decidió cambiar su vida para poder gozar de una salud envidiable y lo hizo con una serie de consejos que asegura "no haber escuchado nunca"

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En mayo de 2018, Jennifer Still decidió revisar su salud y cambiar su estilo de vida sedentario. Ha pasado de sufrir obesidad mórbida y padecer enfermedades graves a estar a 4 kilos de su zona saludable de tu su Índice de Masa Corporal. "Nunca me he sentido mejor", asegura a 'Business Insider'.

Aunque perder peso no es nada fácil, seguir algunos consejos clave facilitó este viaje sin billete de vuelta. Si quieres seguir su ejemplo y no desaprovechar ninguna oportunidad de perder peso ahora que en verano la sensación de hambre es menor, estas directrices te ayudarán a deshacerte de esos kilos de más que tanto estás deseando quitarte.

Cuando se trata de adelgazar, hay que echar mano de todos los recursos disponibles y asegurarse de que cuando se va a comenzar una dieta o un plan de adelgazamiento no vamos a sufrir el temido efecto rebote. Still lo confiesa todo. Pon atención.

Cuenta calorías

"Mantener un diario de alimentos y/o rastrear las calorías no es necesariamente un nuevo concepto cuando se trata de perder peso, pero hice un esfuerzo adicional utilizando una 'app' para calcular cada cosa que tomé. Y realmente me refiero a todo, hasta el ingrediente más pequeño", asegura.

Hubo momentos en los que quise abandonar y otros en los que no entendía qué estaba pasando cuando la báscula no bajaba de peso

Hacer esto le permitió ver exactamente qué y cuánto comía al día, así como proporcionar comentarios sobre cómo de equilibrada era su ingesta. Si le faltaba una proteína o se excedía en carbohidratos, podía cambiar un poco las cosas para lograr estabilidad. Sin ser tan intensa en el seguimiento, no hay duda de que fácilmente podría haber ingerido unos pocas calorías adicionales al día. "Vale la pena señalar que, aunque funcionó en mi organismo, este método no es para todos, especialmente si tienes un historial de trastornos alimenticios. Siempre debes hablar con tu médico antes de probar un nuevo plan de dieta", añade.

Duerme bien

La falta de sueño no solo conduce a tener malos hábitos sino que apenas te inspirarán a cocinar platos saludables o ir al gimnasio si estás agotado. Tu metabolismo también pagará el precio. La hormona del estrés aumenta cuando no duermes y las cosas solo pueden ir cuesta abajo desde ese punto. "No hace falta decir que siempre me aseguré de obtener mis ocho horas por la noche o al menos lo más cerca posible", comenta.

Ayuno intermitente

"Ciertamente no es para todos, pero este tipo de régimen, comer solo durante un cierto intervalo de tiempo todos los días, fue una gran ayuda durante mi viaje de pérdida de peso. Solía ​​comer entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde todos los días y después de eso, había terminado. Aunque no es necesario para tener éxito, definitivamente me ayudó (hasta el punto que noté, quizás por casualidad, que en las ocasiones en que no lo hacía, el proceso se estancaba)", continúa.

De todos los planes y opciones que puede ofrecer, sin duda el más famoso es el de 16:8. Según una investigación, este régimen hace que el páncreas regenere las células que regulan el azúcar en sangre. Esencialmente, este tipo de planes pueden tener el potencial para ayudar a combatir la diabetes y, además, es muy simple: propone limitar el consumo de alimentos a solo ocho horas durante todo el día, una técnica que soporta el control de peso.

Todas las calorías tienen que ser ingeridas durante ese periodo. Da igual la cantidad de grasa que tomes si es dentro de ese tiempo. Eso sí, las dieciséis horas siguientes no podrás probar bocado (aunque puedes hartarte a agua).

Días trampa

"Seguí la dieta cetogénica durante gran parte de mi viaje y esta forma de comer requiere un enfoque muy estricto. Ese tipo de dedicación es agotadora y era importante que tomara descansos planeados en ocasiones especiales en las que pudiera disfrutar de algunos de mis alimentos favoritos que ya no formaban parte de mi dieta diaria", explica. "Si bien muchos creen que los 'cheat meal' son un terreno pantanoso, en mi caso me motivó a volver al día siguiente, especialmente porque no me limité demasiado", añade.

Mantener un diario de alimentos y/o rastrear las calorías le permitió ver exactamente qué y cuánto comía al día y cómo de equilibrada era su ingesta

Valora en qué punto te encuentras, pero comer de vez en cuando algo que en teoría está prohibido es inevitable para no volverse loco. Si lo haces, disfrútalo y luego no le des vueltas ni te preocupes. Es necesario. Si quieres después de realizarlo, haz un poco más de cardio y bebe mucha agua. Lo importante es ser constante y saber que por un día no pasa nada.

Compañero de viaje

"Emprendí mi viaje de pérdida de peso junto a mi pareja, que también ha perdido mucho peso, unos 22 kilos en total. Tener a alguien a mi lado para animarme, celebrar mis éxitos, compadecerme de los reveses y, en última instancia, participar en todo el proceso marcó la diferencia. No subestimes la importancia de un buen sistema de apoyo", comenta.

"Hubo momentos en los que quise abandonar y otros en los que no entendía qué estaba pasando cuando la báscula no bajaba de peso. Era frustrante, pero lo cierto es que este viaje no es lineal. Debe ser un cambio de estilo de vida y confiar en que tu cuerpo cambiará al final", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios