y sin pasar hambre

Diez trucos para adelgazar más de dos kilos en una sola semana

Diez sencillos consejos con los que no pasarás hambre ni tendrás que hacer grandes cambios en tu vida diaria: sólo adaptar pequeñas variaciones a tu día a día

Foto: Con estos sencillos trucos podrás perder dos kilos cada semana (Reuters/Finbarr O'Reilly)
Con estos sencillos trucos podrás perder dos kilos cada semana (Reuters/Finbarr O'Reilly)

Adelgazar no es fácil y quien diga lo contrario es que o bien tiene un metabolismo privilegiado, o bien no ha pasado por las dietas que la mayoría de los mortales necesitamos afrontar de vez en cuando. Hay que sufrir cada gramo que perdemos y, algunas veces, lo que más nos cuesta es quitarnos los primeros kilos: parece que están pegados a nuestro cuerpo y no hay manera de perder peso.

Por eso te vamos a dar diez trucos para adelgazar más de dos kilos en una sola semana. Siguiendo estos sencillos consejos conseguirás comenzar una dieta y dar el primer paso hacia un futuro en el que los michelines no nos tiranicen. Y, por si fuera poco, podrás extender esos consejos durante mucho tiempo, ya que en la mayoría de los casos se trata de transformar malos hábitos adquiridos en saludables.

El primer paso es apuntar todo lo que comes. De esa manera sabrás cuántas calorías estás acostumbrado a ingerir y, por tanto, cuántas necesitas reducir en tu día a día para conseguir adelgazar. Hay muchas herramientas en internet que te ayudarán a llevar la cuenta de las calorías que ingieres apuntando todas las comidas y bebidas que haces durante el día.

Cambios pequeños, resultados grandes

El segundo es reducir las bebidas calóricas que tomamos. Tienen una enorme cantidad de azúcar, por lo que al eliminarlas de nuestra dieta estaremos dando un gran paso para conseguir adelgazar. Incluso las bebidas light están en el punto de mira ya que un estudio publicado en Science Direct asocia el edulcorante que se utiliza en estos refrescos con las hormonas que activan el hambre.

No podemos pasar de un día para otro de devorar comida rápida a ser vegetarianos, pero sí podemos introducir pequeñas variantes

El tercer truco es hacer pequeños cambios en nuestra dieta, pero que son muy importantes para nuestro organismo. No podemos pasar de un día para otro de devorar comida rápida a ser vegetarianos, pero sí podemos introducir pequeñas variantes que, con el tiempo se conviertan en hábitos. Si comemos cinco días a la semana fast food, dejémoslo en cuatro; si estás acostumbrado al bocata de bacon y queso, sustitúyelo por uno de pavo; etc.

El cuarto es conseguir proteínas de alimentos con poca grasa. Es importante ingerir proteínas por muchos factores, pero sobre todo porque proceden de alimentos que suelen tener poca grasa, como la pechuga de pollo o el pescado, y porque el metabolismo quema más grasa al procesar proteínas que si lo hace con grasas o carbohidratos.

Existe una gran variedad de alimentos ricos en proteínas (iStock)
Existe una gran variedad de alimentos ricos en proteínas (iStock)

El quinto es equiparar esas proteínas de las que hablamos con los dulces que tomas normalmente. Nadie te pide que los elimines radicalmente de tu dieta, pero sí que sea de forma moderada: si tomas x proteínas, toma x azúcar. Eso es porque la proteína reduce la cantidad de azúcar que llega a la sangre, así que puedes seguir tomando dulce pero con cabeza.

Decisiones inteligentes

El sexto es comer carbohidratos ricos en fibra. Lo entenderás rápidamente: si vas a comer macarrones, que sean integrales. Eso es por varias razones: por un lado son ricos en fibra, muy necesaria para nuestro organismo y que provoca una sensación de saciedad que nos lleva a llenarnos antes y, por tanto, comer menos; por otro, los granos integrales son mucho más sanos que los refinados ya que conservan todas sus propiedades.

El séptimo es beber más agua del que tomas actualmente. Todas las dietas recomiendan la ingesta de agua como una de las bases para perder peso y es porque si reduces el consumo de líquidos, el cuerpo libera una hormona que provoca su retención. Además de agua, se aconseja tomar bebidas sin calorías como el té o el café.

El octavo es hacer ejercicio, pero sin volverse locos. El deporte es sano y nos vendrá muy bien, pero si hacemos mucho ejercicio también comeremos más y si estamos acostumbrados a no comer sano, eso afectará a nuestra dieta. Por tanto, introduce el ejercicio en tu día a día de forma moderada y vete aumentando poco a poco su práctica, pero sin agobiarse.

Hacer ejercicio, pero sin pasarnos, es muy beneficioso para adelgazar
Hacer ejercicio, pero sin pasarnos, es muy beneficioso para adelgazar

El noveno es mantener a raya el estrés, ya que estar preocupados, inquietos o cualquier otra sensación que vaya asociada al estrés puede provocar que comamos más. El cortisol es la hormona del estrés y se sabe que, al activarse, pide a nuestro cuerpo comidas más calóricas y grasientas. Por eso, para llevar a cabo con éxito cualquier dieta tenemos que tener controlado el estrés.

El décimo y último truco para adelgazar es dormir media hora más de lo normal. Diversos estudios han relacionado la falta de sueño con un metabolismo más lento. Además, la lógica dice que cuanto más tiempo estés despierto, más ganas tendrás de comer. Uniendo ambas ideas al dormir media hora más cada noche, puedes conseguir que tu plan de adelgazamiento sea un éxito.

El cortisol es la hormona del estrés y se sabe que, al activarse, pide a nuestro cuerpo comidas más calóricas y grasientas

Ya conocer los diez trucos que te harán adelgazar más de dos kilos en una sola semana y sin pasar hambre. ¿Vas a hacer la prueba?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios