perder peso es posible

Eliminé dos o tres cosas de mis comidas y adelgacé 22 kilos

Esta famosa chef americana decidió dejar atrás sus malos hábitos y tomar las riendas de su alimentación. ¿Cuál ha sido su secreto para conseguirlo?

Foto: Foto: Lara Lyn.
Foto: Lara Lyn.

Todo el mundo sabe que no existe la fórmula para adelgazar. También comprenderás que teniendo una buena alimentación y haciendo ejercicio a diario puedes conseguir tus metas. Esfuérzate y sé consciente y lograrás lo que te propongas.

Lara Lyn es una chef estadounidense que tiene un programa de recetas. Ha ganado un Emmy y es toda una líder de ventas con su último libro 'Skinny Southern: 90 reinvented classics without the guilt'. "Como cualquier cocinero, mi vida giraba entorno a la comida", asegura a 'Women'sHealth'.

Todo el mundo está liado con sus horarios laborales, familiares y el intento de tener algo de vida social. Nuestros malos hábitos hacen que comamos a deshora y mal. Ese mismo problema tenía la protagonista de esta historia. Muchas horas de rodaje, demostraciones en festivales de cómo eran sus recetas y gira por todo el país se tradujo en un aumento de peso considerable. Además fue madre con 43 años de forma inesperada, unos kilos añadidos que jamás se quitó.

Querer cambiar

Sus hábitos alimenticios no ayudaban para nada y eso de que "en casa del herrero, cuchillo de palo" se cumplía a la perfección. Cocinaba cosas riquísimas para su familia, pero ella acaba tomando un burrito o cualquier cosa rápida. "Lo primero es querer empezar a cambiar. Me vi en una foto y no me reconocí, así que decidí que ese era el punto para empezar una nueva vida", asegura.

El viaje no es fácil, hay días que cuesta mucho mantenerse en el camino, pero si te has preparado bien mentalmente podrás llegar a donde quieras

Quiso recuperar su peso anterior y empezar a alimentarse mejor mientras daba ejemplo. Creó recetas nuevas durante los tres primeros meses y aprovechó para mostrarlo a la gente en su programa. Así descubrió una nueva pasión: cocinar de manera saludable.

No dietas

No siguió ningún régimen especial. Se desafió a sí misma, así que eliminó el gluten, el azúcar refinada, los fritos y los alimentos procesados. Cada plato que tomaba tenía una combinación de proteínas, grasas saludables y carbohidratos y bebió mucho agua a todas horas. Planificó sus horarios (3 comidas al día y 2 snakcs) tomado siempre algo cada dos-tres horas para mantener su metabolismo acelerado y asegurarse de no pasar hambre.

La fruta fresca y las nueces se convirtieron en sus mejores aliados. Y con todo esto empezó haciendo 30 minutos de cardio combinados con pesas, pero después del primer mes comenzó a subir quince minutos más y a realizar más ejercicios en máquinas de definición. "Correr y hacer elípitca me ayudó a perder peso, pero noté un cambio enorme cuando hice pesas. Contruí y definí mis músculos muy rápido. Pasé de la flacidez a la tonificación en poco tiempo", explica.

No dejes que los horarios laborales y familiares creen malos hábitos alimenticios. Toma las riendas y empieza a comer mejor

"Déjate de cosas aburridas y de pasar hambre. Toma tus propias medidas. Dale un giro saludable a tus platos. No tienen por qué perder el sabor que tanto te gusta. Te aseguro que no lo echarás de menos. Compra alguún libro de recetas y experimenta. No quiero decir que el viaje sea fácil, hay días que cuesta mucho mantenerse en el camino, pero si te has preparado bien mentalmente, podrás llegar a donde quieras".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios