todos podemos

El programa que logró que adelgazase 30 kilos (y toma vino y chocolate)

Gracias a un método que incluye el ejercicio durante media hora y la alimentación sana pero sin privaciones, esta mujer ha conseguido lo que siempre se propuso

Foto:  Fuente: Kate McGinty
Fuente: Kate McGinty

¿Te imaginas poder tener un cuerpo diez comiendo todo lo que quieres y sin privarte de nada? Parece un sueño al alcance de muy pocos, pero quizá cuando conozcas la historia de Kate McGinty te sorprenda o incluso te inspire. Esta norteamericana de Cincinnati se decidió a perder peso en el verano de 2015, cuando pesaba 90 kilos. Pasaba las noches tumbada en el sofá con una botella de vino y entendió que eso tenía que cambiar.

A lo largo de los años había probado muchas maneras de bajar peso, pero ninguna había sido efectiva. Antes de los veinte años había sufrido varios problemas de rodilla e incluso habían tenido que operarla por lo que jamás había podido realizar ciertos ejercicios físicos. Necesitaba algo que pudiera llevar a cabo a pesar de su condición, informa 'Pop Sugar'.

Programa '21 day fix'

El día que observó una vieja fotografía y comprobó cuánto peso había ganado fue cuando algo hizo 'click' en su cabeza. "Agarré el único sujetador deportivo que tenía, solo para descubrir que no me entraba. Ni siquiera un poco. No me rendí e intenté correr, pero tuve que detenerme a los ocho minutos porque mis piernas estaban ardiendo y me encontraba sin aliento".

"Entonces se lo comenté a una amiga y me sugirió que empezara un programa conocido como '21 day fix', que consiste e un entrenamiento diario de 30 minutos con el que puedes seguir bebiendo vino y comiendo chocolate "¡Parecía un sueño!", indica. Así comenzó el primer día del resto de su vida: 21 días de entrenamiento y porciones de tamaño adecuado, ingeridos con cabeza.

"El plan me enseñó a comer de verdad, con alimentos nutritivos y necesarios y las porciones adecuadas, que metía en pequeñas cajas clasificadas por colores", indica. "Nadie esperaba que me pasase horas en la cocina o mirando en Google, porque no es viable, así que esto me ayudó mucho. Además, cosas que me encantan como la pizza, los tacos, las tortitas o los espaguetis están permitidos en el plan, solo que deben hacerse caseros y de manera más saludable".

El sujetador de deporte no me entraba y a los ocho minutos de correr estaba agotada. Tenía que cambiar

¿Qué puede comer en un día Kate? Pues el desayuno varía, pero normalmente incluye un batido de fruta natural. En el almuerzo elige albóndigas vegetarianas o espaguetis. Para cenar se decanta por tacos hechos con tortilla de maíz y, por último, si tiene hambre a cualquier hora del día elige fruta o nueces. Pero quiere puntualizar esto: "Solamente como cuando tengo hambre".

"Tu alimentación afecta a tu salud y a lo cansado que estés, por eso prefiero preparar toda la comida de la semana en un solo día y meterla en recipientes. Así pierdo menos tiempo y cuido más mi nutrición", señala. Pero, por supuesto, una buena alimentación sin el ejercicio adecuado se queda coja, por lo que también es muy consciente de la tabla que tiene que llevar a cabo.

Kate comenzó con videos de ejercicios que duraban 30 minutos siete días a la semana. Cinco días a la semana, hacía una combinación de cardio y entrenamiento de fuerza, y dos de esos días los dedicaba a la recuperación activa: pilates y yoga. "Simplemente se convirtió en una parte diaria de mi rutina", indica. "Los entrenamientos son duros. Me desafiaron mental y físicamente", compartió Kate. "Lloré más de una vez de pura frustración".

Así, tras los 21 días reglamentarios, se decidió por seguir otros 21 más. ¿El resultado? En los primeros diez meses perdió 30 kilos, pero luego debía mantenerse. Otra anécdota que le ayudo a motivarse fue el hecho de que su marido decidió unirse a ella. "Así que ahora hacemos ejercicio 30 minutos juntos todos los días. Nuestro objetivo es simplemente ser mejores versiones de nosotros mismos".

Los resultados

"Ahora me he convertido en profesora de Beachbody" explica. "Quiero ayudar a otras mujeres porque me siento agradecida. Ahora duermo mejor, ya no tengo necesidad de ponerme cortisona en la rodilla porque no se me resiente tanto, no estoy tan cansada y se me ha quitado la acidez estomacal. Son todo ventajas".

Cuando se le pregunta cuál es el truco lo tiene muy claro. "Si tienes que perder mucho peso, establece objetivos a corto plazo. Aunque parezcan pequeñas las victorias, son igual de reconfortantes, quizá incluso más".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios