Es noticia
Menú
Dos bisnietos de Franco compran la última joya de lujo en Velázquez (60 M)
  1. Vivienda
LOS ARDID MARTÍNEZ-BORDIÚ

Dos bisnietos de Franco compran la última joya de lujo en Velázquez (60 M)

Se llaman Francisco de Borja y Jaime Ardid Martínez-Bordiú y son bisnietos de Franco, hijos de la segunda nieta del dictador, Mariola Martínez-Bordiú, y Rafael Ardid

Foto: Edificio adquirido por los bisnietos del dictador Franco. (EC Diseño)
Edificio adquirido por los bisnietos del dictador Franco. (EC Diseño)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Se llaman Francisco de Borja y Jaime Ardid Martínez-Bordiú y son bisnietos de Franco. Hijos de la segunda nieta del dictador, María de la O (Mariola) Martínez-Bordiú y Rafael Ardid, ambos hermanos están detrás de una de las operaciones del mercado residencial de lujo del año en Madrid.

A través de la sociedad ARD V53, han comprado un edificio residencial en pleno barrio de Salamanca, en concreto en la calle Velázquez 53. Uno de los escasos trofeos inmobiliarios a la venta en una de las zonas más lujosas de la capital. Y se habrían hecho con esta joya inmobiliaria por entre 60 y 64 millones de euros, prácticamente en línea con las expectativas de la parte vendedora, que aspiraba a conseguir 65 millones por este edificio.

Se habrían hecho con esta joya inmobiliaria por entre 60 y 64 millones de euros

Según la información a la que ha tenido acceso El Confidencial, la transacción se habría cerrado durante el verano, si bien el activo en cuestión llevaba varios meses en el mercado sin que a ningún inversor le salieran las cuentas para cerrar la transacción. El inmueble en cuestión fue construido en 1940, tiene una superficie de parcela de 1.460 metros cuadrados y una superficie construida total de casi 7.000 metros cuadrados —algo más de 5.400 útiles—, lo que implicaba un precio de repercusión de algo más de 9.000 euros el metro cuadrado.

El activo, como ha sucedido en otras ocasiones, llevaba varios meses en el mercado sin que a ningún inversor le salieran las cuentas, ya que esos 65 millones de euros supondría haber comprado a 9.000 euros el metro cuadrado de repercusión. Una cifra que, según varias fuentes del mercado residencial de lujo consultadas, consideran muy elevada para un futuro proyecto residencial en venta.

"Si el objetivo es levantar pisos de lujo y, posteriormente, venderlos, estamos hablando de un edificio por el que no pueden pagarse mucho más de 50 millones. Ahora bien, es posible que el comprador le pueda dar otro uso o vea viable vender más allá de los 13.000 euros el metro cuadrado, que es lo que supondría comprar a esos precios", explica una de las fuentes consultadas.

Foto: Vista aérea de Villa Olympus. (Cedida)

Velázquez 53 es uno de los escasos edificios a la venta en la zona más 'prime' de la capital, el barrio de Salamanca. Se ha convertido, además, en la primera gran transacción residencial del año. El edificio cuenta con seis plantas, con dos viviendas por planta. Además, el inmueble tiene 12 trasteros y 22 plazas de garaje, 11 de ellas cubiertas y 11 en superficie.

El inmueble, según la información a la que ha tenido acceso El Confidencial, se encuentra prácticamente arrendado —solo una de las viviendas está sin alquilar—, con contratos de vencimiento que terminan entre este año y 2024. Y los precios de dichos alquileres, algunos de los cuales datan incluso de 1998, se mueven entre los 3.500 euros al mes —sin IVA— del entresuelo hasta los 12.500 euros del ático, que se estarían pagando por un doble ático de casi 700 metros cuadrados.

Entre medias, rentas de 4.000, 6.000 y 7.000 euros al mes en función de la altura de la vivienda y de si dispone de plaza de garaje y de trastero. Unas rentas totales en todo el edificio de más de 75.000 euros al mes, que podrían dar a entender que el objetivo de los nuevos propietarios sea mantener el inmueble en patrimonio, de ahí el sobrecoste pagado por el edificio.

Una sociedad creada para comprar el activo

Dedicados fundamentalmente a los negocios hoteleros, Francisco de Borja y Jaime Ardid Martínez-Bordiú constituyeron en junio de este año ARD V53, sociedad a través de la que se ha adquirido el inmueble y participada al 100% por ARD-ID Investment & Development, el 'holding' familiar de los hijos de Mariola y Rafael —Jaime, Javier y Francisco—. Esta compañía es, a su vez, propietaria de otras sociedades como Nomard Ibiza, Frisones 2021, Domarma 3, Nature Call Initiativas, Key Manager Gestión, Eland 3, Ardam Hoteles y Hotelera Villapanes, todas ellas vinculadas al sector inmobiliario, pero especialmente al hotelero y de alojamientos turísticos.

placeholder Jaime Ardid Martínez-Bordiú y Francisco Franco Suelves. (Reuters)
Jaime Ardid Martínez-Bordiú y Francisco Franco Suelves. (Reuters)

En agosto de este mismo año, es decir, apenas dos meses después de su constitución, los hermanos Ardid Martínez-Bordiú realizaron una ampliación de capital de nueve millones de euros que, previsiblemente, fue destinada a financiar parte de la transacción, ya que sobre el inmueble también se ha constituido una hipoteca a favor de CaixaBank de 38 millones de euros. "Si tenemos en cuenta que este tipo de operaciones se financian entre el 50%-60% sobre el precio de venta o de tasación, estaríamos hablando de un precio de compra de entre 60 y 64 millones de euros", explica una fuente del sector residencial de lujo a El Confidencial.

La familia Ardid Martínez-Bordiú es muy discreta en sus operaciones inmobiliarias. Sin embargo, está detrás de operaciones tan emblemáticas como la compra y posterior venta del Gran Hotel Velázquez, en el número 62 de esta calle, es decir, a escasos metros del inmueble adquirido.

Foto: Juan José Franco Suelves. (Getty)

El hotel fue comprado en 2016 a la familia Salazar, antigua propietaria de SOS-Cuétara, por el Grupo Didra, otra de las sociedades de la familia Ardid Villalosada, a la que pertenece el marido de Mariola Martínez-Bordiú y famosa por haber construido las lujosas urbanizaciones de Montepríncipe y El Encinar. De hecho, como informó El Confidencial, fue Jaime Ardid Martínez-Bordiú quien ha cerrado el acuerdo de compra, por 63 millones de euros, con la vista puesta en abrir un hotel cinco estrellas de gran lujo.

Cinco años más tarde, sin embargo, el hotel volvía a salir a la venta, en esta ocasión por 135 millones. Tras lograr el aval del Estado para algunas de sus deudas, consiguió vender el activo —ahora Bless Hotel Madrid, marca bajo la que lo gestiona Palladium— por 114 millones a RLH, propietario del Villa Magna.

Se llaman Francisco de Borja y Jaime Ardid Martínez-Bordiú y son bisnietos de Franco. Hijos de la segunda nieta del dictador, María de la O (Mariola) Martínez-Bordiú y Rafael Ardid, ambos hermanos están detrás de una de las operaciones del mercado residencial de lujo del año en Madrid.

Casas de lujo Grupo Didra
El redactor recomienda