Es noticia
Menú
La casa más sostenible de España: no baja de 22º en invierno ni sube de 26º en verano
  1. Vivienda
PRODUCE MÁS ENERGÍA DE LA QUE CONSUME

La casa más sostenible de España: no baja de 22º en invierno ni sube de 26º en verano

El precio es de en torno a los 400.000 euros (cada una), sin contar ni el coste del suelo ni el IVA, y se encuentra en Sant Andreu de la Barca, un municipio a apenas 15 km de Barcelona

Foto: La casa más sostenible de España. (Arquima)
La casa más sostenible de España. (Arquima)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Son dos viviendas. Dos viviendas unifamiliares adosadas cada una de 312 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas, con cuatro habitaciones y dos baños. El precio, en torno a los 400.000 euros (cada una), sin contar ni el coste del suelo ni el IVA.

Están ubicadas en Sant Andreu de la Barca, un municipio a apenas 15 kilómetros de Barcelona, y podría decirse que son las viviendas más sostenibles de España, ya que han conseguido generar, durante su primer año de vida, un 10% más de energía de la consumida, además de mantener la temperatura a menos de 26 grados en verano y por encima de 22 grados en invierno.

Son, de hecho, las únicas que cuentan con la doble certificación en sostenibilidad y eficiencia energética, la doble certificación Passivhaus Premium y 5 Hojas Verdes. Viviendas que no solo permiten un enorme ahorro de energía o de consumo de agua a sus habitantes, sino que producen más energía de la que consumen. Y representan un claro ejemplo de que construir viviendas sostenibles, eficientes y también industrializadas es posible.

El precio, en torno a los 400.000 euros (cada una), sin contar ni el coste del suelo ni el IVA

Un espejo en el que mirarse para el conjunto del sector de la construcción, que durante tres días ha acudido a la que ya se ha convertido en la gran feria por excelencia de la construcción industrializada en España, Rebuild, que ha reunido a miles profesionales en el recinto ferial de Ifema, en Madrid.

"Desde su concepción, el proyecto buscaba convertirse en un referente y un modelo a seguir desde el punto de vista de la eficiencia energética, así como de la sostenibilidad", explicaba esta misma semana en la feria José Antonio González, CEO de Arquima, la compañía que ha hecho posible la construcción industrializada de la casa más sostenible de España y que ha conseguido la categoría más alta del estándar Passivhaus con la certificación prémium —la casa produce más energía de la que consume—, y la máxima certificación española verde, del Green Building Council España (GBCe), que mide el nivel de sostenibilidad de un proyecto mediante un sistema de puntuación que da por resultado un número de hojas, con un máximo de 5.

Más allá del entorno o de la orientación del edificio, que pueden variar de un proyecto a otro, el objetivo de este tipo de viviendas es conseguir que el consumo energético del edificio sea el más bajo posible.

placeholder Interior de una de las viviendas. (Arquima)
Interior de una de las viviendas. (Arquima)

Y para ello, es necesario conseguir el mejor aislamiento térmico posible en las paredes exteriores, la cubierta y la solera del edificio, así como disponer de ventanas y puertas de altas prestaciones, ya que, según Arquima, "los huecos son el punto débil de la envolvente, por lo que se debe poner mucha atención en su ubicación durante el diseño del proyecto, y en su correcta colocación durante la obra".

También es clave eliminar los puentes térmicos por los que se pierde o se gana energía de forma no deseada y conseguir la hermeticidad del aire para evitar tanto corrientes no deseadas de aire como condensaciones o pérdidas de energía.

Controla hasta el agua que sale de los grifos

Estas viviendas no solo han conseguido un consumo energético nulo durante su primer año de vida, sino que han tenido un 'excedente energético' del 10%, consiguiendo mantener la temperatura estable tanto en invierno, por encima de 22 grados gracias a la instalación de placas fotovoltaicas —16 en cada vivienda, que permiten generar más energía de la que necesita la casa para poder funcionar—, como en verano, por debajo de 26 grados, gracias a sus persianas.

"En una casa pasiva, las persianas son muy importantes, especialmente en verano. Si una casa se sobrecalienta, es muy difícil disipar ese calor. Sin embargo, [se logra] con persianas orientables o replegables automáticas, de tal manera que si el sol da directamente a una fachada, automáticamente la persiana se baja, regulando el paso de la luz, pero sin que entre el calor", destacó el CEO de Arquima.

Incluso se controlan el caudal o la cantidad de agua que sale de los grifos

Las viviendas disponen, asimismo, de bomba de aerotermia para la calefacción, suelo radiante, un sistema de ventilación mecánica controlada y otro sistema domótico para controlar la humedad de la casa.

"La temperatura, la humedad o el CO₂ se controlan domóticamente. No son casas donde enciendas o apagues la calefacción, sino que la casa se va regulando ella sola. La humedad, por ejemplo, nunca sube del 60% en verano, como tampoco baja del 40% en invierno, mientras que dispone de un sensor de CO₂ en cada planta que detecta si se vicia el aire, por ejemplo, cuando hay mucha gente en casa, y se pone en funcionamiento para bajar los niveles", explicó durante una charla exprés el pasado miércoles José Antonio González.

En su construcción, se ha tenido en cuenta la huella de carbono generada por los materiales utilizados, fundamentalmente madera: estructura, pavimento, escaleras, fachadas y un largo etcétera. Incluso para poder conseguir la máxima certificación verde llegó a instalarse una ventana más por un tema de iluminación.

placeholder Exterior de una de las viviendas. (Arquima)
Exterior de una de las viviendas. (Arquima)

Además, tras analizar si el solar donde se iban a levantar estas dos viviendas era espacio habitable —con un estudio geobiológico del terreno y un estudio de biohabitabilidad para detectar si existen o no factores de riesgo para la salud de los usuarios, como campos electromagnéticos, señales de alta frecuencia o corrientes de agua subterránea—, se decidió replantear la distribución de la vivienda tras detectar, precisamente, que una corriente de agua subterránea pasaba justo debajo de una de las habitaciones de la primera planta.

Las casas se construyen en cuestión de días

Tal es la eficiencia de estas casas, que incluso se controlan el caudal o la cantidad de agua que sale de los grifos, para hacer un uso más eficiente de los recursos naturales, cuenta con puntos de recarga para vehículos y se usaron materiales reciclados en los hormigones utilizados.

Ambas viviendas se construyeron con el sistema industrializado de Arquima gracias a un potente 'software' que permite modelar todo el edificio y que lo envía directamente a la línea de fabricación, de donde salen paneles en 2D que se meten en camiones y se montan en obra, como si de un inmenso mueble de IKEA se tratase.

"Se fabricaron en 10 días y toda la envolvente se montó en cuatro", concluyó el CEO de Arquima.

Son dos viviendas. Dos viviendas unifamiliares adosadas cada una de 312 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas, con cuatro habitaciones y dos baños. El precio, en torno a los 400.000 euros (cada una), sin contar ni el coste del suelo ni el IVA.

Eficiencia energética
El redactor recomienda