Es noticia
Menú
Lío entre CCAA: sanitarios exigen medidas urgentes para evitar restricciones en enero
  1. Tecnología
  2. Ciencia
"Hay que tomar medidas, no esperar a Reyes"

Lío entre CCAA: sanitarios exigen medidas urgentes para evitar restricciones en enero

Los expertos reclaman medidas eficaces y proporcionadas, teniendo en cuenta el escenario actual. Acelerar las terceras dosis y descongestionar la atención primaria también es clave

Foto: Medidas anticovid. (EFE/Rolex Dela Pena)
Medidas anticovid. (EFE/Rolex Dela Pena)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La Conferencia de Presidentes de este miércoles debe servir para reaccionar ante el problemón que se nos viene encima. La nueva ola de covid, marcada por un crecimiento espectacular de la incidencia, pondrá a prueba una vez más el sistema sanitario. A pesar de que las vacunas evitan que la inmensa mayoría de los contagios deriven en casos graves, el volumen de casos es tan grande que los hospitales van a sufrir el zarpazo. Para colmo, las cifras se han desbocado justo antes de la Navidad. Por eso, las comunidades autónomas han comenzado a aplicar algunas medidas y a preparar sus propuestas de cara a la reunión con Pedro Sánchez.

Andalucía se acaba de unir a las comunidades que solicitan el pasaporte covid para acceder a la hostelería, incluyendo las terrazas. El País Vasco quiere recuperar la mascarilla obligatoria en exteriores y pide limitar las celebraciones navideñas a un número máximo de comensales. Cataluña recupera el confinamiento obligatorio para contactos estrechos de un positivo y aplicará un nuevo toque de queda desde el viernes si lo aprueba el TSJC. Madrid rechaza cualquier tipo de limitación... En el peor momento de la pandemia, con los contagios desbocados, llega otra vez el lío entre CCAA. Y la pregunta flota en el aire: ¿llegaremos a tiempo de evitar un enero aún más duro en contagios, hospitalizaciones y restricciones?

Foto: Tercera dosis. (EFE)

“No hay visos de que esto deje de crecer, la situación en Madrid es de caos, no hay PCR y no te atienden en atención primaria”, advierte Manuel Franco, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas). “Vamos hacia Navidad, con todo tipo de reuniones. ¿Qué creemos que vamos a ver a principios de enero? Hay que ser conscientes de que hay que tomar medidas ya, no pasado Reyes, porque desde que nos llevamos las manos a la cabeza hasta que actuamos pasa tiempo”, lamenta.

“En ausencia de medidas, la situación en enero va a ser muy complicada, porque esperamos una ola de contagios peor que las que hemos tenido hasta ahora”, afirma Salvador Peiró, especialista en medicina preventiva y salud pública de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (Fisabio). “Para personas jóvenes con dos vacunas puestas, el riesgo individual de tener covid grave es muy pequeño”, recuerda. El problema es que “un montón de probabilidades bajas sumadas dan muchísimos casos".

Por qué esta ola es diferente

Los expertos consideran que la situación es inédita por varios motivos. Uno de los más importantes es la desproporción entre el número de diagnósticos y el número de casos graves. “La situación es diferente, porque tenemos una explosión de casos, pero de momento no está impactando mucho en los hospitales y es probable que no lo haga tanto como en otras olas debido a la vacunación, incluso si tenemos cifras muy altas de contagios”, apunta Pedro Gullón, epidemiólogo de la Universidad de Alcalá de Henares. No obstante, las transmisiones altísimas tienen su reflejo en los hospitales y en las muertes, por lo tanto, “es necesario tomar medidas”. El debate está en saber cuáles serían las más proporcionadas dada la situación, pero es difícil comparar con otras olas.

placeholder Mascarillas por la calle. (EFE)
Mascarillas por la calle. (EFE)

Hace meses, las vacunas cortaban mucho la transmisión, “hasta en un 80% con la pauta completa”, recuerda el experto de Fisabio. Sin embargo, esa protección cayó con delta, y con ómicron lo hace en mayor medida. Con vacunas de ARN mensajero (Pfizer y Moderna) está en torno al 30%, y con las vacunas de adenovirus (AstraZeneca y Janssen), desaparece. “Los vacunados son susceptibles de contagiarse. Aunque solo tengan dos dosis, estarán bastante bien protegidos frente a la enfermedad grave, pero no frente a la infección, salvo que se pongan la tercera dosis, con la que vuelve a subir la protección”, apunta Peiró. Esto hace que medidas como el pasaporte covid se pongan en entredicho y que, en una misma situación, pueda haber más riesgo que antes. Por ejemplo, “es posible que se necesite un menor tiempo de exposición para contagiarse”.

Sin embargo, otro de los factores que han cambiado con la vacunación es la percepción del riesgo individual. “Antes sabíamos que los aumentos de la incidencia, aunque no hubiera restricciones, se contenían porque la gente adoptaba sus propias medidas. Ahora no sabemos cómo se van a comportar, aunque ya ha habido cancelaciones de cenas de Navidad y de eventos sin necesidad de intervención pública”, señala Gullón. Aunque faltaría evaluar si es una reacción generalizada o algo anecdótico, “hay una sensación de susto y una cierta consciencia de que las vacunas protegen, pero que no son magia y que es mejor para todos que haya menos transmisión”.

17 navidades distintas: mascarillas, pasaportes, grupos máximos...

En cualquier caso, una de las claves más importantes del momento actual, en opinión de Peiró, es “la dificultad para poner restricciones, aunque sean suaves, cuando gran parte de la población no ve la gravedad de la situación”. De hecho, a pesar de que en las últimas semanas los positivos se han disparado, “en la inmensa mayoría de los casos, casi todo el mundo está pasando el covid con síntomas muy leves gracias a que están vacunados”. Aun así, “otra parte de la sociedad reclama medidas urgentes”, reconoce, de manera que el potencial conflicto está servido.

Medidas proporcionadas

Decidir qué medidas son las adecuadas no es una tarea sencilla ni tan objetiva como sería deseable. Aunque hay evidencias científicas sobre la efectividad de algunas restricciones, como las relacionadas con bares y restaurantes, hay que tener en cuenta que nunca se han podido estudiar de forma aislada y que la situación en cada momento es diferente, incluyendo la posible aceptación social. No obstante, los expertos coinciden en que deben ser proporcionadas a la situación actual y progresivas, empezando por las que generen un menor impacto. “Que una medida haya sido efectiva en un determinado momento no implica que siempre lo vaya a ser y tampoco implica que vaya a ser adecuada desde el punto de vista de la salud pública por los efectos que puede tener”, apunta Gullón.

Foto: Pfizer anuncia los resultados finales del nuevo antiviral oral, Paxlovid

En ese sentido, “el cierre de hostelería tiene una efectividad muy alta para cortar la transmisión, pero tiene unas consecuencias sociales y económicas más altas”, comenta el epidemiólogo. Sin embargo, imponer el teletrabajo en la Administración pública y recomendar a las empresas privadas que lo fomenten durante las próximas cuatro o cinco semanas tiene poco impacto económico y puede tener una alta efectividad para cortar cadenas de transmisión. En definitiva, “deberíamos empezar por las medidas que ya sabemos que tienen efectividad y desde el nivel más bajo”, apunta Gullón. Dicho de otra forma: “No hay que empezar la casa por el tejado y tampoco hay que reinventar la rueda”.

“Hay que apostar por lo que funciona y por lo que resulta más llevadero”, coincide Franco. ¿Cuáles son esas medidas? “La reducción de aforos resulta imprescindible”, opina Peiró. Evitar eventos y espectáculos masivos también es una necesidad evidente. En cambio, el pasaporte covid es una medida con muy poca oposición social pero que, en la práctica, “resulta muy poco útil para cortar la transmisión”. La mascarilla en exteriores ni marca la diferencia ni sería muy popular. Tampoco han demostrado mucha evidencia las restricciones de movilidad que se aplicaron en otras olas. Los toques de queda también están en discusión, puesto que algunos análisis indican que sí serían efectivos, pero según algunos expertos su resultado es similar al del cierre del comercio, la hostelería u otras actividades de ocio, sin tener que imponer una medida tan dura. En cualquier caso, “todo lo que sea reducir contactos ayuda, esto está clarísimo”.

placeholder Cola de vacunación. (EFE)
Cola de vacunación. (EFE)

Por el momento, los epidemiólogos no ven en España un escenario como el de los Países Bajos, que ha decretado un confinamiento. “La situación allí es distinta, no solo por la incidencia, que es muy superior, sino porque nosotros estamos más vacunados y nuestra vacunación es de mayor calidad”, comenta el experto de Fisabio en referencia a que las personas mayores, que son las más susceptibles a enfermar de forma grave, están más protegidas aquí. “Tenemos un porcentaje de vacunados cercano al 100%, mientras que ellos tienen bolsas enormes de mayores de 60 años sin vacunar, en torno al 20% y más, esto da muchos casos graves”, destaca.

Sin embargo, el portavoz de Sespas advierte de que las diferencias no son tan importantes. “En los Países Bajos, estaba todo el mundo teletrabajando desde hace un mes y llevan semanas cerrando todo el ocio a las cinco de la tarde y, aun así, todo esto no ha sido suficiente para evitar el confinamiento”, señala. Por eso, considera que en España no podemos confiarnos. Estamos muy lejos de saber hasta dónde puede llegar esta nueva ola en cuanto a número de contagios y, por lo tanto, de conocer su repercusión final en los hospitales.

Semáforo, centros de salud y terceras dosis

En opinión de Franco, al margen de las medidas concretas de cara a la ciudadanía, es necesario contar con herramientas claras y comunes para saber cómo actuar en cada momento. Por eso, de la Conferencia de Presidentes debería salir un nuevo sistema que vinculase los distintos escenarios epidemiológicos con la puesta en marcha de restricciones concretas. “El nuevo semáforo covid debería ir acompañado de una serie de medidas claras para cada color, que sea igual para todos y que se aplique en función de cada situación”, apunta.

Foto: Isabel Díaz Ayuso (EFE/David Fernández)

Otra cuestión esencial desde el punto de vista de la gestión es liberar de carga los centros de atención primaria. “En estos momentos, no pueden atender la demanda de bajas laborales y de test y, además, tienen que atender otras enfermedades. Igual que hace tiempo hubo carpas para cribados poblacionales, se pueden poner ahora para hacer test y apoyar a los centros de salud”, apunta Gullón. De todos modos, no sería necesario montar grandes infraestructuras, sino más bien poner las pruebas a disposición de los ciudadanos, cerca y de manera gratuita. “Ahora la gente va a la farmacia y, si da positivo, no lo confirma y no se hace ningún seguimiento. Necesitamos que todos los casos se notifiquen al sistema sanitario”, advierte el epidemiólogo.

Por otra parte, urge administrar la tercera dosis a personas vulnerables. Algunos expertos denuncian que hay cierta lentitud y desorganización al respecto. “Es muy urgente acabar de ponérsela a los mayores de 60 años, pero no parece que nos lo estemos tomando tan en serio como otras veces, vamos con demasiada tranquilidad”, lamenta Peiró. Además, esta vez “no tenemos una campaña fuerte que lo aconseje, estamos hablando de las vacunas de los niños y de todo menos de esto, cuando lo fundamental en este momento es que el 100% de las personas mayores tenga ya la dosis de refuerzo”.

La Conferencia de Presidentes de este miércoles debe servir para reaccionar ante el problemón que se nos viene encima. La nueva ola de covid, marcada por un crecimiento espectacular de la incidencia, pondrá a prueba una vez más el sistema sanitario. A pesar de que las vacunas evitan que la inmensa mayoría de los contagios deriven en casos graves, el volumen de casos es tan grande que los hospitales van a sufrir el zarpazo. Para colmo, las cifras se han desbocado justo antes de la Navidad. Por eso, las comunidades autónomas han comenzado a aplicar algunas medidas y a preparar sus propuestas de cara a la reunión con Pedro Sánchez.

Pfizer Pandemia Pedro Sánchez
El redactor recomienda