Es noticia
Menú
Sánchez y las CCAA improvisan medidas para la Navidad sin capacidad de reacción
  1. España
CONFERENCIA DE PRESIDENTES

Sánchez y las CCAA improvisan medidas para la Navidad sin capacidad de reacción

El foro de Presidentes se reúne en vísperas de las fiestas, el miércoles, para intentar atajar la ola covid, sin concreciones a la población pese a la proximidad de las fiestas

Foto: Pedro Sánchez durante la declaración institucional. (EFE)
Pedro Sánchez durante la declaración institucional. (EFE)

Cuando los españoles ya tenían los planes hechos para Navidad, la incertidumbre golpea de nuevo a todos. Y no solo por el repunte de contagios, que en algunas partes del país está marcando los peores datos en toda la pandemia, sino por la falta de un plan claro de las instituciones al que los ciudadanos se puedan agarrar a la hora de decidir cómo pasarán los días de fiestas, si podrán viajar o sencillamente juntarse con la familia para cenar en Nochebuena.

Pedro Sánchez convocó ayer, obligado en parte por las presiones que recibió de regiones como País Vasco o Cataluña, a los presidentes autonómicos para elaborar la hoja de ruta para las fiestas. Su objetivo, según informó ayer Presidencia, será "compartir decisiones" con las comunidades respetando el principio de "cogobernanza", es decir, dando margen para que cada líder regional aplique medidas distintas. No hay de momento concreciones, más allá de algunas recomendaciones hechas por las autonomías y la fecha, que será el próximo miércoles, apenas dos días antes de que millones de españoles comiencen sus vacaciones sin saber muy bien lo que podrán hacer.

Foto:  El presidente del Gobierno Pedro Sánchez. (EFE Chema Moya)

Pese a lo apremiante del calendario, en Moncloa no hay sensación de urgencia y desde donde anoche enfriaban las prisas sobre la convocatoria del foro de presidentes autonómicos. Será, con casi total probabilidad, de forma telemática, según fuentes gubernamentales. Los datos que llegan al jefe del Ejecutivo no le llevan a tomar decisiones inmediatas, informa Fernando H. Valls. Tampoco consideran que haya que adelantar la cumbre con los mandatarios regionales. Las medidas, en cualquier caso, llegarían en la víspera de Nochebuena. No se esperan confinamientos, al estilo holandés, sino más bien recomendaciones.

El plan de Sánchez es defender la cogobernanza y que cada comunidad vaya tomando sus decisiones, según vayan considerando. "Cobernanza, cogobernanza y cogobernanza", insistía una fuente del Ejecutivo en referencia al “vacunar, vacunar y vacunar” de la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Eso es lo que le piden la mayoría de líderes autonómicos, un plan común para frenar esta sexta ola que parece no tener fin.

"España registra una incidencia acumulada de 511 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, sigue siendo una incidencia inferior a los países de nuestro entorno, pero que no podemos dar por bueno", ha manifestado Sánchez durante su declaración, que se ha producido instantes antes de que el presidente se dirigiera al congreso del PSC donde, ante cientos de asistentes, el partido ha ratificado a Salvador Illa como primer secretario del partido. De igual modo, Sánchez ha indicado que la nueva ola supone "un riesgo real", aunque ha querido lanzar un mensaje de "tranquilidad" más allá de insistir en que quiere una hoja de ruta coordinada con las regiones de cara a Navidad.

Allí, Sánchez reclamó "confiar en la estrategia" que el Ejecutivo ha seguido en otras olas para combatir al virus y que se sustenta, como subrayó, en tres ejes: "Vacunación, mascarilla y cogobernanza". Igualmente, reivindicó nuevamente su gestión y aseguró que España "está mejor que hace un año".

Malestar y expectativa

Las autonomías aseguraban ayer no tener información alguna de los planes de Sánchez. "No tenemos ni idea, ya veremos", deslizaban ayer desde un territorio gobernado por los socialistas. En las regiones del PP remarcaban la sensación de improvisación, sin directrices claras desde el Ejecutivo central. "Da la sensación de que quiere aparentar hacer algo", opinó un presidente autonómico en conversación con este periódico tras desvelarse que se convocará el foro de Presidentes. Desde otra región del PP atisban un ánimo de "autobombo" en la declaración institucional que ha dado hoy Sánchez desde Barcelona, donde no ha marcado ninguna pauta antes de la reunión coral.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE David Fernández)

“Siempre tarde, señor Sánchez. El jueves la ministra, en su comparecencia, despreció nuestras propuestas y en 24 horas ven la sexta ola”, clamó la popular Ana Pastor tras conocer la noticia.

En Madrid, justo tras el anuncio de Sánchez, Isabel Díaz Ayuso manifestó en su cuenta de Twitter que no está por la labor de afrontar nuevos cierres, si bien es cierto que llamó a la prudencia a los ciudadanos ante la nueva ola del virus. “Precaución, vacunación masiva y sin cierres ni más prohibiciones”, dijo la presidenta madrileña anticipando su respuesta en el foro autonómico, donde muchos otros líderes pedirán restricciones, empezando por el lehendakari Urkullu, que aboga por limitar las reuniones familiares esta Navidad o volver al uso obligatorio de mascarilla en el exterior, como también pide Andalucía. Navarra, Galicia y Canarias recomiendan igualmente acotar el número de asistentes a las celebraciones, aunque la falta de herramientas jurídicas lo reduce todo a un llamamiento a la responsabilidad. Un "compromiso voluntario", de momento sin obligatoriedad.

Con las manos atadas

Al margen de que Sánchez no tenga entre sus planes decretar restricciones duras, la realidad es que tampoco le resultaría sencillo si lo necesitara después de que el Constitucional tumbara los dos primeros estados de alarma de la pandemia. El Ejecutivo tiene las manos atadas para imponer el toque de queda o limitar la movilidad sin recurrir al estado de excepción. De momento, la apuesta mayoritaria de las autonomías es pedir el uso extensivo del pasaporte covid, aunque han quedado todas a expensas del permiso de los tribunales superiores de Justicia. Sin embargo, tampoco esta medida ha resultado demasiado eficaz para frenar los contagios; al contrario, algunas voces señalan la falsa sensación de seguridad que concede este salvoconducto para mantener el ocio en los interiores.

En País Vasco o Navarra la incidencia ha ascendido esta semana hasta los 1.000 casos por cada 100.000 personas, unas cotas extremas que les obligaron incluso a reprogramar operaciones quirúrgicas, algo que recuerda a las fases más crudas de la pandemia. El lehendakari fue uno de los más incisivos e incluso remitió una carta a Moncloa dando la voz de alarma. "La realidad es que estamos viviendo con las tasas de incidencia que en estos 22 meses no habíamos conocido”, suscribió Urkullu, quien instó a Sánchez a organizar una reunión con los líderes regionales para "compartir un diagnóstico sobre la situación y el estudio de medidas comunes para afrontar" la crisis de covid a pocos días antes de la Navidad.

Cuando los españoles ya tenían los planes hechos para Navidad, la incertidumbre golpea de nuevo a todos. Y no solo por el repunte de contagios, que en algunas partes del país está marcando los peores datos en toda la pandemia, sino por la falta de un plan claro de las instituciones al que los ciudadanos se puedan agarrar a la hora de decidir cómo pasarán los días de fiestas, si podrán viajar o sencillamente juntarse con la familia para cenar en Nochebuena.

Iñigo Urkullu Coronavirus Pedro Sánchez
El redactor recomienda