Es noticia
Menú
Las empresas cancelan las cenas y eventos de Navidad y piden prudencia a sus plantillas
  1. Empresas
golpe a la restauración

Las empresas cancelan las cenas y eventos de Navidad y piden prudencia a sus plantillas

En la última semana, se ha disparado el número de compañías que han decidido suspender las clásicas fiestas de Navidad, y están pidiendo a sus equipos no hacerlo entre ellos

Foto: Las empresas están cancelando los eventos de Navidad. (EFE/David Fernández)
Las empresas están cancelando los eventos de Navidad. (EFE/David Fernández)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Era más que una cena de Navidad. Iba a ser el reencuentro de toda la plantilla después de dos años y, por eso, se había preparado un plan muy especial en Ifema: íbamos a ir a ver WAH (un show musical y gastronómico). Además, estaba preparado todo un protocolo de seguridad, por ejemplo, se iban a hacer test a todos los asistentes. Había mucho trabajo detrás, pero la situación se estaba complicando cada vez más y la prudencia, el jueves por la tarde, nos llevó a tomar la decisión de cancelar", se lamenta la directiva de una gran empresa que pide guardar el anonimato de su compañía.

Historias como esta se han multiplicado en las últimas 72 horas, en paralelo al estallido de la nueva ola que ha traído ómicron y que ha situado la incidencia en España en 323 casos por 100.000 habitantes. Al aluvión de contagios le ha seguido otro de compañías levantando el teléfono para cancelar los eventos navideños que tenían preparados e, incluso, muchas están trasladando a sus empleados el mensaje de que, por favor, sean prudentes a la hora de organizar comidas y cenas entre ellos.

Foto: El mercado navideño de Marienplatz en Múnich, cerrado por las restricciones. (Getty/Lukas Barth)

Una política generalizada entre las grandes compañías del país. BBVA, por ejemplo, está desaconsejando las celebraciones de reuniones navideñas entre empleados y ha decidido donar la aportación que como grupo dedicaba a este tipo de eventos a los damnificados por el terremoto de Las Palmas; Banco Santander también ha suspendido todas las cenas y copas de Navidad presenciales y ha recomendado cautela a sus equipos; y CaixaBank ha dado orden de cancelar todas las cenas de Navidad de direcciones o de equipos.

Suma y sigue. Iberdrola ha suspendido tanto el encuentro con empleados que hacía en Madrid como el de Bilbao, así como un mercadillo navideño; Naturgy no había organizado ningún evento general como compañía, pero sí que las diferentes áreas habían ido preparando encuentros que en los últimos días se han ido cancelando; mientras que Endesa ha decidido renunciar este año al clásico brindis que se hacía en la sede y va a enviar un vídeo del consejero delegado de felicitación a todos los empleados.

placeholder La hotelería urbana es más sensible a la cancelación de eventos corporativos.
La hotelería urbana es más sensible a la cancelación de eventos corporativos.

Telefónica, por segundo año consecutivo, ha decido no celebrar la copa con la que brindaba con todos sus empleados en sus oficinas y ha pedido a los diferentes departamentos y áreas que tampoco se organicen entre ellos; su rival Orange ha sido una de las primeras compañías en avisar de la cancelación de sus eventos navideños por seguridad, decisión que tomó antes del puente de la Inmaculada; mientras que su rival Vodafone ha terminado siguiendo los mismos pasos una semana después, al igual que Samsung.

La lista es enorme. Inmobiliarias como Neinor, Aedas o Metrovacesa han suspendido los eventos previstos o, directamente, no han llegado a convocarlos; constructoras como Sacyr han optado, por segundo año consecutivo, por renunciar a cualquier encuentro presencial y hacerlo online; bufetes como Uría Menéndez, Gómez Acebo & Pombo, Linklters y Clifford Chance también ha dado marcha atrás a los planes de celebración, mientras que otros como Cuatrecasas, Garrigues y Pérez Llorca ni llegaron a organizar nada. Incluso, el distribuidor farmacéutico Cofares ha renunciado a celebrar la copa de Navidad con la que iba a inaugurar junto a la plantilla su nueva sede.

En hotelería urbana están sufriendo en los últimos días cancelaciones del 40% y 50%

"Los eventos de Navidad son muy importantes para la hotelería urbana de las grandes capitales y ver cifras de cancelaciones del 40% y el 50%, como está habiendo, es un duro golpe para este sector", señala Jorge Marichal, presidente de CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos).

Los hoteles urbanos y las salas especializadas en eventos son las que están sufriendo con más intensidad estas cancelaciones, debido a su mayor dependencia de las fiestas de empresa, frente a la restauración, cuya actividad se sostiene más en las cenas y comidas que organizan amigos o compañeros de trabajo entre ellos, al margen de las convocatorias oficiales.

Foto: Sanitarios en el Hospital de Málaga. (EFE/Jorge Zapata)

Sin embargo, el hecho de que desde las propias compañías se esté pidiendo prudencia a las plantillas, unido al progresivo empeoramiento de las cifras de contagio, hospitalización y fallecimientos, hace temer que los bares y restaurantes también puedan terminar recibiendo un duro golpe. Por el momento, desde Hostelería de España, asociación que representa a restaurantes, bares y caterings, descartan un escenario tan tremendista, aunque reconocen haber notado un aumento de las cancelaciones en los últimos días.

Según sus datos, está habiendo un 20% de cancelaciones, dato muy alejado del que barajan los hoteleros, debido a que su actividad está mucho más ligadas a grupos pequeños, donde aseguran que ómicron apenas ha tenido impacto, al menos por el momento, y su dependencia de los eventos corporativos es mucho menor. No obstante, frente a las estimaciones que habían dado de una caída de la facturación de entre el 10% y el 15% en comparación con 2019, ahora reconocen que se parte del -15%.

placeholder Simon y Renton de fiesta en una discoteca.
Simon y Renton de fiesta en una discoteca.

Y estamos hablando de un negocio que movía 12.000 millones de euros antes de la pandemia, cifra que las pasadas Navidades se desplomó hasta menos de 6.000 millones y que este año confiaba en alcanzar los 10.000 millones. Pero cualquier previsión, aunque se intente ser optimista, está a expensas de la evolución de la nueva variante del covid y de las medidas que tomen las autoridades, como han ido haciendo ya las principales potencias europeas.

Un ejemplo de la preocupación que ya hay entre las propias formaciones políticas nacionales es la carta que ha enviado la dirección general del Partido Popular a todos sus presidentes y secretarios autonómicos, pidiéndoles "la máxima prudencia y cautela" y recomendando "suspender las celebraciones navideñas previstas".

La dirección nacional del PP ha pedido a todos sus presidentes autonómicos cancelar los eventos navideños previstos

Noticias como la del hospital de Málaga, que sufre la baja de casi un centenar de trabajadores que se han contagiado tras una comida navideña, son todo un espejo en el mirarse, aunque también son dinamita para la hostelería, que lleva dos años sufriendo el difícil equilibrio entre seguridad sanitaria y actividad económica. Algunas firmas como Azora, Fidelity o JLL han optado por un camino intermedio y, en vez de cancelar, han pospuesto el encuentro, un mal menor ante la drástica decisión que se han visto obligados a tomar de renunciar a la cita de fin de año.

Además, como el grueso de las cancelaciones se está produciendo en esta última semana, muchas compañías han perdido, incluso, la señal de la reserva que habían entregado, lo que juega en favor de este tipo de soluciones, alimentadas también por las ganas que tienen muchas empresas ya no solo de brindar por la Navidad, sino de tener una excusa que les permita volver a unir a todos los equipos en un acto de celebración.

Quién sabe, quizás la cena de Navidad de este año termine convirtiéndose en la fiesta de primavera del próximo. Y entonces, ya sí que sí, pueda celebrarse el fin de la pandemia.

"Era más que una cena de Navidad. Iba a ser el reencuentro de toda la plantilla después de dos años y, por eso, se había preparado un plan muy especial en Ifema: íbamos a ir a ver WAH (un show musical y gastronómico). Además, estaba preparado todo un protocolo de seguridad, por ejemplo, se iban a hacer test a todos los asistentes. Había mucho trabajo detrás, pero la situación se estaba complicando cada vez más y la prudencia, el jueves por la tarde, nos llevó a tomar la decisión de cancelar", se lamenta la directiva de una gran empresa que pide guardar el anonimato de su compañía.

Navidad Empresas Pandemia Restauración
El redactor recomienda