PROBADO EN RATONES Y PRONTO EN HUMANOS

Investigadores encuentran la molécula podría luchar contra la obesidad

Serviría para el tratamiento y la prevención de la obesidad, la diabetes y, especialmente, la esteatohepatitis no alcohólica

Foto: Joven con obesidad. Foto: Pixabay.
Joven con obesidad. Foto: Pixabay.
Autor
Tiempo de lectura3 min

Una cura contra la obesidad podría estar más cerca gracias a una reciente investigación de científicos estadounidenses. Investigadores de Virginia Tech (Estados Unidos) han localizado un pequeño desacoplador mitocondrial, denominado BAM15, que disminuye la masa de grasa corporal de los ratones sin afectar la ingesta de alimentos, la masa muscular o la temperatura corporal. Además, la molécula disminuye la resistencia a la insulina y tiene efectos beneficiosos sobre el estrés oxidativo y la inflamación.

Los hallazgos, publicados en la revista científica 'Nature Communications', son prometedores para el tratamiento y la prevención de la obesidad, la diabetes y, especialmente, la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), un tipo de enfermedad del hígado graso que se caracteriza por la inflamación y la acumulación de grasa en el hígado que no es debida al hábito alcohólico.

Las mitocondrias son comúnmente conocidas como las fuentes de poder de la célula. El orgánulo genera ATP, una molécula que sirve como la moneda energética de la célula, que potencia el movimiento del cuerpo y otros procesos biológicos que ayudan a nuestro cuerpo a funcionar correctamente. Para producir ATP, los nutrientes deben ser quemados y se debe establecer una fuerza proton-motriz (FPM) dentro de las mitocondrias.

Actúa en el proceso de las mitocondrias

El FPM se genera a partir de un gradiente de protones, donde hay una mayor concentración de protones fuera de la membrana interna y una menor concentración de protones en la matriz, o el espacio dentro de la membrana interna. La célula crea ATP siempre que los protones pasan a través de una enzima llamada ATP sintasa, que está incrustada en la membrana. Por lo tanto, la oxidación de nutrientes, o la quema de nutrientes, está acoplada a la síntesis de ATP. "Así que cualquier cosa que disminuya el FPM tiene el potencial de aumentar la respiración. Los desacopladores mitocondriales son pequeñas moléculas que van a las mitocondrias para ayudar a las células a respirar más.

Efectivamente, cambian el metabolismo de la célula para que quememos más calorías sin hacer ejercicio", explica Webster Santos, profesor de Química de Virginia Tech. Los desacopladores mitocondriales transportan protones a la matriz evitando la ATP sintasa, que expulsa el FPM. Para restablecer el gradiente, los protones deben ser exportados fuera de la matriz mitocondrial. Como resultado, la célula comienza a quemar combustible a niveles más altos de lo necesario.

En los ratones con BAM15, los animales comieron la misma cantidad que el grupo de control y aun así perdieron masa grasa

Sabiendo que estas moléculas pueden cambiar el metabolismo de una célula, los investigadores querían estar seguros de que el fármaco BAM15 llegaba a sus objetivos deseados y que era, sobre todo, seguro. A través de una serie de estudios en ratones, los investigadores encontraron que BAM15 no es tóxico, ni siquiera en altas dosis, ni afecta al centro de saciedad en el cerebro, que le dice a nuestro cuerpo si estamos hambrientos o llenos.

En el pasado, muchos medicamentos antigrasa le decían a tu cuerpo que dejara de comer. Pero, como resultado, los pacientes se recuperaban y comían más. En los estudios con ratones con BAM15, los animales comieron la misma cantidad que el grupo de control y aun así perdieron masa grasa. Tampoco se midieron cambios en la temperatura corporal de los animales.

Respecto a su uso en humanos, Santos admite que aún hay dificultades. "Estamos buscando esencialmente el mismo tipo de molécula, pero se necesita que permanezca en el cuerpo por más tiempo para que tenga efecto. Estamos ajustando la estructura química del compuesto. Hasta ahora, hemos hecho varios cientos de moléculas relacionadas con esto". Y continiarán haciéndolo porque, según señala Santos a New Altlas, "la obesidad es un gran problema de salud. Es difícil para la gente perder peso y mantenerlo; estar a dieta puede ser muy difícil. Por lo tanto, un enfoque farmacológico, o un fármaco, podría ayudar y sería beneficioso para toda la sociedad".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios