el 20% de españoles sufre obesidad

Da igual si eres joven: por qué debes preocuparte por el covid si sufres obesidad

Existen casos de jóvenes hospitalizados cuyo único factor de riesgo es el exceso de peso: los expertos tienen varias claves para explicarlo

Foto: Personal de limpieza se protege con un casco. (EFE)
Personal de limpieza se protege con un casco. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura8 min

“Tenemos pacientes ingresados que son jóvenes y no tienen más factores de riesgo que la obesidad”. Así explica Iván Moreno, médico especialista en medicina interna en un hospital valenciano, una de las realidades que más preocupan a los especialistas en primera línea de lucha contra el coronavirus. Desde el principio de la pandemia, las estadísticas de covid-19 han destacado factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión o las enfermedades del corazón. Sin embargo, cada vez hay más datos que permiten afirmar que sufrir obesidad, en sí mismo, también predispone a tener mayores complicaciones, un hecho nada desdeñable teniendo en cuenta que alrededor del 20% de los adultos españoles tiene este problema.

La referencia para saber si una persona sufre un exceso de peso es el índice de masa corporal (IMC, que asocia la masa y la talla de un individuo). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso. Si llega a 30 o supera esta cantidad, ya sería obesa. Así, con una altura de 1,75 metros, entraríamos en la categoría de sobrepeso a partir de 77 kilos y en la de obesidad, a partir de 92, según la calculadora de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO).

La Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO) advierte de que estas personas son “particularmente vulnerables a los efectos del nuevo coronavirus, y parecen tener una mayor tasa de complicaciones graves por el virus”, hasta tal punto que los expertos que la integran han elaborado un documento en el que recomiendan que traten de evitar la infección por todos los medios posibles y, por lo tanto, que “se refugien en casa”, como otros colectivos de riesgo con enfermedades crónicas.

De hecho, ya hay varias publicaciones científicas relevantes sobre esta cuestión. Por ejemplo, un estudio con más de 200 pacientes chinos de todas las edades publicado el pasado mes de abril en la revista ‘Metabolism: Clinical and Experimental’ estimó que el riesgo de complicaciones es hasta seis veces mayor si un paciente de covid-19 sufre obesidad.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Otro estudio francés publicado por ‘Obesity’ destacaba que la relación entre exceso de peso y gravedad por covid-19 ocurre de una forma progresiva: a mayor obesidad, más posibilidades de complicaciones y de ingreso en la UCI. Dicho de otra forma: la gravedad de la enfermedad aumenta a medida que se incrementa el IMC. Esta investigación también incluye una conclusión significativa: la necesidad de ventilación mecánica estaba muy vinculada a los pacientes con obesidad severa, independientemente de que tuvieran otros factores de riesgo o no.

No obstante, el rey de la obesidad es EEUU, y allí también comienzan a aparecer datos muy parecidos. En un reportaje publicado por 'The New York Times' sobre esta cuestión, los especialistas se muestran muy preocupados por el impacto que puede tener este factor. Hasta ahora, el covid-19 se ha cebado especialmente con Nueva York, donde el porcentaje de obesos es menor que en otras zonas del país, así que, ¿qué ocurrirá a medida que el virus avance, dado que un 42% de los adultos estadounidenses son obesos? "Podemos ver a muchas más personas jóvenes hospitalizadas", advertía Roy Gulick, jefe de Enfermedades Infecciosas del centro Weill Cornell Medicine.

“En EEUU, ya se considera que los obesos extremos tienen un riesgo de complicación igual que el de los sujetos mayores de 65 años, es decir, que equiparan obesidad mórbida con ancianidad”, apunta Francisco Tinahones Madueño, director científico del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) y presidente de SEEDO. Sin llegar a ese extremo, en los hospitales españoles, tanto la experiencia clínica como los datos publicados ya han alertado a los expertos. “Desde nuestra sociedad científica, hemos puesto encima de la mesa que hay que tener presente que la obesidad puede precipitar una enfermedad más grave”, añade.

¿Es un factor independiente?

No obstante, reconoce que la obesidad es una patología muy compleja y está asociada con una serie de enfermedades de forma muy estrecha. “Casi no habría diabetes tipo 2 si no hubiera obesidad. Además, los sujetos con obesidad también tienen hipertensión y suelen sufrir apnea del sueño”, apunta. Por eso es difícil discernir qué parte de este problema corresponde a la obesidad y qué parte a las enfermedades asociadas que la acompañan, puesto que “también una diabetes mal controlada se asocia a un peor pronóstico de covid-19”.

“Hay enfermedades que van agrupadas”, señala Moreno, “por ejemplo, diabetes y obesidad”, hasta el punto de que ya se habla entre los especialistas de 'diabesidad'. En este caso, para distinguir el peso de cada patología, harían falta estudios multivariantes. Este tipo de investigación “es estadísticamente más potente y permite deslindar el efecto que una variante tiene sobre las otras”. No obstante, estas investigaciones requieren un número de pacientes muy grande. “Hasta ahora, podemos decir que la obesidad es un factor de riesgo, pero nos faltan datos para decir que es un factor de riesgo independiente”, apunta.

En cualquier caso, los expertos coinciden en que hay suficientes motivos para pensar que, efectivamente, es así. “Podemos decir de forma tajante que el sujeto obeso tiene una mayor predisposición a las complicaciones cuando padece el covid-19, así como una mayor necesidad de ventilación mecánica y una mayor mortalidad”, asegura Tinahones.

Cómo se explica

Existen numerosos motivos fisiológicos y biológicos que podrían explicar el mayor riesgo de los pacientes obesos con coronavirus. Uno de ellos tiene que ver con la menor función respiratoria de estas personas. “La movilidad del diafragma se reduce y en posición horizontal la capacidad pulmonar disminuye por la grasa abdominal. Todo esto puede tener una influencia negativa en la evolución de estos casos”, afirma el experto de la SEEDO. Desde su experiencia clínica, Moreno añade que, una vez en la UCI, “el paciente obeso es más difícil de movilizar y ventilar, y es más complicado poderle acoplar bien las mascarillas con oxígeno”.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Por otra parte, hay mecanismos moleculares que parecen clave a medida que van aumentando los conocimientos sobre el covid-19. Los casos graves de esta enfermedad se relacionan con una respuesta exagerada del sistema inmunitario que provoca una inflamación generalizada y, en particular, de algunos órganos. Pues bien, “las personas obesas parten ya de un estado de inflamación crónica que potencia esta situación y contribuye al mal pronóstico”, indica Tinahones.

Asimismo, la incidencia del coronavirus en el sistema cardiovascular también se está revelando como un factor importante: la coagulación hace que aparezcan pequeños trombos y causa complicaciones. Y precisamente “el sujeto obeso tiene una mayor predisposición a la formación de trombos en venas y arterias”.

Otro mecanismo biológico podría estar teniendo una influencia decisiva. El virus SARS-CoV-2 tiene una puerta de entrada a las células, el receptor ACE-2, muy presente en el tejido pulmonar, entre otros, pero que también está muy expresado en el tejido adiposo o grasa corporal. “La persona con obesidad tiene una enorme cantidad de tejido adiposo, así que se podría pensar que el virus entra con gran facilidad”, apunta el experto.

Ese factor podría explicar otra de las observaciones de los expertos: “El virus permanece más tiempo en los pacientes obesos, cuando les hacen las pruebas tardan más en dar negativo”. Una hipótesis es que el tejido adiposo podría estar funcionando como un reservorio en el que se acumula el SARS-CoV-2, de manera que estos enfermos no se pueden deshacer de él tan fácilmente.

Además, el exceso de grasa —en particular, la grasa visceral, que se acumula en el abdomen y rodea los órganos internos— provoca complicaciones relacionadas con casi todo lo anterior. Por ejemplo, libera sustancias proinflamatorias (que favorecen la inflamación) y que además pueden alterar la función de las defensas que el sistema inmunitario envía a luchar contra el virus.

Antecedentes en otras enfermedades

En general, los pacientes con síndrome metabólico (grupo de trastornos que incluye la obesidad, la hipertensión, los antecedentes de infarto y otros) “tienen más riesgo de lo que esperábamos”, reconoce Moreno. Según explica este especialista, ante una enfermedad respiratoria, en un primer momento cabía pensar que otro tipo de pacientes acumulasen las mayores complicaciones, como los que sufren EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o son fumadores, pero la realidad ha sido mucho más compleja.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

No obstante, también en la gripe común “está demostrado que los sujetos con obesidad tienen más complicaciones pulmonares y mayor necesidad de ventilación mecánica”, apunta el presidente de la SEEDO. Además, tras la pandemia de gripe A de 2009, los estudios revelaron que la población con obesidad tenía una peor respuesta y convivía más tiempo con el virus.

Para el covid-19, también parece claro que la obesidad es un factor de riesgo añadido. Aunque, en opinión del especialista en medicina interna, no tiene tanto peso a la hora de decidir el ingreso como la edad, se tiene muy en cuenta. “Te hace vigilar al paciente más de cerca, pero no hay una escala que nos permita ponderar cuántos puntos de gravedad suma, es un asunto complicado”, afirma.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios