Bosques más jóvenes y bajos: consecuencias de la tala masiva y del cambio climático
  1. Tecnología
  2. Ciencia
CAPTURAN MENOS CARBONO

Bosques más jóvenes y bajos: consecuencias de la tala masiva y del cambio climático

El estudio de investigadores internacionales concluye que la tasa de mortalidad de los árboles ha aumentado

placeholder Foto: Los bosques, cada vez con mayor mortalidad. Foto: EFE Violeta Mesa
Los bosques, cada vez con mayor mortalidad. Foto: EFE Violeta Mesa

El cambio climático y la tala masiva de árboles han provocado que los bosques del mundo sean significativamente más bajos y más jóvenes, según muestra un análisis de investigadores internacionales. Esta tendencia, desgraciadamente, continuará con consecuencias preocupantes para la capacidad de los bosques de almacenar carbono y mitigar la emergencia climática y para la vida silvestre.

Este estudio, que se ha realizado basándose en más de 150 estudios previos, ha encontrado que la tasa de mortalidad de los árboles ha aumentado, duplicándose en América del Norte y aumentando significativamente en el Amazonas, por ejemplo. Esa destrucción ha reducido la superficie de los bosques antiguos, de más de 140 años de edad, en un tercio desde 1900.

Pero el aumento de las temperaturas causado por el calentamiento global también reduce el crecimiento y aumenta la muerte de los árboles al limitar la fotosíntesis y causarles estrés. Además, las altas temperaturas, la sequía, los vientos de tormenta y las plagas y enfermedades afectan más a los árboles más viejos y van en aumento.

Foto: Natalie Dormer en 'El bosque de los suicidios'. (Sony Pictures)

"Nuestro estudio examina las crecientes pruebas de que el cambio climático está acelerando la mortalidad de los árboles, empujando cada vez más a los bosques del mundo a ser más jóvenes y menos altos", afirma Tom Pugh, científico de la Universidad de Birmingham (Reino Unido). "Se han ido reduciendo cada vez más en el último siglo, principalmente debido a los efectos del cambio en el uso de la tierra por parte del hombre, y a perturbaciones como los incendios forestales y los brotes de insectos y las sequías. Estas son cosas que están aumentando en frecuencia y severidad".

La mayoría de los bosques en Europa son jovenes

"En los últimos cien años hemos perdido muchos bosques antiguos", añade Nate McDowell, del Departamento de Energía de los Estados Unidos, que dirigió la investigación. "Han sido reemplazados en parte por bosques no forestales y en parte por bosques jóvenes. Esto tiene consecuencias sobre la biodiversidad, el clima y los cultivos".

El aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera podría aumentar el crecimiento de los árboles, pero los investigadores explican que esto parece ocurrir sólo en los bosques más jóvenes con abundantes nutrientes y agua. Sin embargo, la mayoría de los bosques tienen nutrientes y agua limitados, lo que reduce drásticamente los beneficios del dióxido de carbono para los árboles.

Si podemos proteger los bosques que tenemos y les permitmos crecer hasta la madurez, existe un enorme potencial para que capturen mucho más carbono

Pugh explica que la gran mayoría de los bosques de Europa eran ejemplos de bosques no naturales jóvenes y pequeños. "No tienen la estatura que muchos de esos bosques habrían tenido antes de que los humanos los cambiaran fundamentalmente mediante la recolección a intervalos regulares y la plantación de nuevas especies, en algunos casos de monocultivo"

Tom Crowther, de la Universidad ETH de Zurich (Suiza) y que no forma parte del equipo de análisis, confirma a The Guardian la extremada importancia del estudio: "Durante mucho tiempo, los científicos han predicho que el elevado CO2 y el calentamiento aumentarán el almacenamiento de carbono en los bosques, lo que ayudará a compensar el cambio climático.

Pero este estudio se suma a la creciente preocupación de que estos factores, junto con la perturbación humana, pueden, de hecho, estar disminuyendo la cantidad de carbono almacenado en estos ecosistemas. Ante esto, un consejo final por parte de Crowther: si podemos proteger los bosques que tenemos y les permitmos crecer hasta la madurez, existe un enorme potencial para que capturen mucho más carbono.

Naturaleza Cambio climático Mortalidad Sequía Plagas Estrés
El redactor recomienda