Es noticia
Menú
Blindados y francotiradores: el desigual combate urbano en el que Rusia tiene todo que perder
  1. Tecnología
LA GUERRA LLEGA A GRANDES CIUDADES

Blindados y francotiradores: el desigual combate urbano en el que Rusia tiene todo que perder

Rusia ha cambiado de estrategia y ahora trata de lograr un cerco que aísle Kiev del resto del país. Sin embargo, lo más difícil está por llegar, si no se quiebra antes la resistencia del pueblo ucraniano

Foto: Tirador de precisión ucraniano armado del fusil Dragunov. (AP)
Tirador de precisión ucraniano armado del fusil Dragunov. (AP)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La guerra de Ucrania puede entrar en una nueva fase si, como todo parece indicar, el combate llega a las grandes ciudades. La acumulación de tropas y material por la parte rusa es enorme y apunta hacia el mismo sitio: la capital ucraniana. Si no hay un alto el fuego y una negociación que acabe con el conflicto, en los próximos días, seremos testigos de una de las formas más difíciles, sangrientas y destructivas de hacer la guerra: el combate urbano.

Los rusos llevan días maniobrando para conseguir tomar la capital. Es el objetivo número uno desde el primer minuto de hostilidades y, tras el fracaso de aquellas 24 o 48 horas iniciales con movimientos rápidos y asaltos audaces, han cambiado su estrategia. Ahora se trata de lograr un cerco que aísle Kiev del resto del país. Y llevan camino de lograrlo.

Foto: El buque de asalto anfibio Aleksandr Otrakovskiy, de la clase Ropucha, durante un ejercicio de desembarco. (Mil.ru)

Desde el norte y Bielorrusia se acercan tropas y material, pero se están encontrando con varios problemas, como la posible escasez de combustible y que en esa ruta no hay autovías. Por el este del Dnieper también avanzan tropas, pero con mayor lentitud, y también desde Kursk, tratando de completar el cerco por el sur de la capital. Es el asedio, de manual, a una gran ciudad. Sin embargo, lo peor, lo más difícil, está por llegar si no se quiebra antes la resistencia del pueblo ucraniano.

Combate en población

Combatir en un entorno urbano no es una situación que guste en ningún ejército. Es compleja, peligrosa y se pueden cometer errores con mucha facilidad, todos de consecuencias fatales. Es un entorno con población civil, gente inocente, muchas veces mezclada con combatientes enemigos a los que es difícil diferenciar y donde las dudas suelen pasar factura.

Es un combate de infantería que se debe realizar a pie y en el que se necesita mucha infantería. Si hay resistencia y, además, es encarnizada, la progresión será lenta, costosa, barrio a barrio y casa por casa. Lo primero es acumular suficientes tropas y que estas puedan desplegar en los alrededores. Esto permitirá que las unidades se puedan ir relevando pues el desgaste será tremendo. Lo siguiente es posicionar la artillería, dispuesta las 24 horas del día para bombardear allí donde los efectivos propios queden detenidos.

placeholder BMPT Terminator. (Vitaly Kuzmin)
BMPT Terminator. (Vitaly Kuzmin)

La ciudad se divide en sectores y en cada sector se realiza una cuadrícula. Así se avanza una por una. Esto es importante porque lo peor que puede ocurrir es que no se sepa con seguridad qué sector está ocupado y dónde andan las tropas propias. Un error de localización podría suponer errores de fuego amigo.

Todo esto obliga a que se realice previamente una fase de planeamiento meticulosa, donde cuadrículas o sectores de la ciudad estén bien definidos y se asignen a las compañías o secciones de infantería implicadas. Esta planificación —ya a nivel de cada unidad— implica, por ejemplo, que las tropas lleven planos del sector asignado con los límites de su zona bien controlados e incluso con los edificios numerados. Con esta numeración es muy sencillo informar a los mandos en qué lugar y qué edificio concreto se está, sin saturar las comunicaciones ni dar pistas al enemigo, que también puede estar escuchando.

Foto: C-C90-CR. (Instalaza)

El estudio del entorno es imprescindible. No es lo mismo que las calles sean anchas o estrechas, que los edificios sean bloques elevados e, incluso, que tengan o no azoteas. Según cada caso, cabe esperar unas u otras amenazas. Por ejemplo, desde azoteas es fácil disparar misiles contracarro, mientras que es menos probable desde ventanas. El rebufo de los gases del misil impide su uso en espacios cerrados en la mayoría de casos.

Es un escenario donde no vale pensar en términos de combate convencional. Se trata de una batalla tridimensional, donde se libra combate en el plano horizontal, pero también en el vertical y en 'positivo y negativo', pues además de edificios en altura nos encontramos con alcantarillas y túneles de metro, que incorporan un grado añadido de amenaza. Imagine unas tropas en progresión que se ven atacadas por la espalda y por un enemigo surgido del subsuelo.

Blindados: sí, pero en su sitio

El carro de combate es un arma pensada para maniobrar en grandes espacios y combatir a larga distancia. Justo lo contrario de lo que se van a encontrar en el combate urbano. Pero se da una paradoja, pues no es su terreno, pero son necesarios y demasiado a menudo, imprescindibles. La cuestión es que sería una locura entrar con los carros de combate en solitario y por delante en una ciudad. Serían eliminados con facilidad y rapidez. En este tipo de combate deben ir siempre acompañados de infantería que les proteja, a su lado o un poco a retaguardia. Son el complemento de la infantería a la que apoyarán con el fuego de sus cañones y ametralladoras, a la vez que servirán de protección con su blindaje y su capacidad de supervivencia.

Entrar con blindados, bien sean carros de combate o IFV (Infantry Fighting Vehícle), requiere también su planificación previa. No se puede ir por cualquier lado y se establecen líneas de avance buscando en la medida de lo posible avenidas o calles amplias, un espacio donde los blindados puedan maniobrar y tengan más sectores de tiro. Si toca callejear, se deberá tener mucho cuidado, pues no sería la primera vez que se debe abandonar un blindado por quedar atascado en un cruce o en una calle estrecha.

placeholder Transportes de tropas rusos MT-LB abandonados. (Ukrainian MoD)
Transportes de tropas rusos MT-LB abandonados. (Ukrainian MoD)

Su participación es fundamental. Con el fuego de sus cañones se puede destruir cualquier foco de resistencia enemiga, sobre todo si es detectada a larga distancia; algo que el carro puede hacer gracias a sus sistemas ópticos. Para este combate usarán munición rompedora y multipropósito principalmente, sin descuidar tener a mano munición perforante por si aparece algún carro enemigo, que aparecerá. Los blindados, con sus ametralladoras de 12’70 mm y sus cañones de 30 mm serán también fundamentales. Baste pensar que para esas armas no hay pared que sirva de parapeto. La perforan sin problemas.

También es el territorio de los tiradores de precisión, los mal llamados 'francotiradores'. Los rusos tomarán posiciones en lugares elevados, vigilando siempre por delante de sus propias tropas y eliminando los enemigos armados que puedan localizar, priorizando siempre aquellos con armas contracarro. También será necesaria la presencia de zapadores. Deberán estar siempre al lado de los fusileros y son imprescindibles para realizar voladuras y eliminar obstáculos.

placeholder Fusileros ucranianos combatiendo a pie bajo la protección de su BMP-2. (US Army)
Fusileros ucranianos combatiendo a pie bajo la protección de su BMP-2. (US Army)

No nos olvidemos de la logística. En combate urbano se consume el doble de todo. ¿Alguien quiere quedarse sin munición o combustible en medio de la calle? Y por descontado, está el tema de la evacuación de bajas, que deberá estar previsto manteniendo abiertas las rutas rápidas hacia retaguardia o habilitando áreas para helitransporte de heridos.

Por último, la artillería será llamada ante cualquier punto fuerte donde el enemigo detenga el avance. Con precisión milimétrica —y sin miramientos en el caso ruso— deberán bombardear todo edificio desde donde se acose a las tropas. Aquí la precisión es una cuestión vital y se deberá emplear en la medida de lo posible munición guiada, para evitar errores y que los proyectiles caigan sobre las tropas propias, ya que el combate será a corta distancia. También deberá actuar en su justa medida, pues se producirán escombros que entorpecerán el avance de los blindados.

¿Y los defensores?

La defensa en una ciudad es sencilla y puede causar muchas bajas al enemigo. Combatientes dispuestos pueden plantear una defensa que haga que la progresión enemiga sea lenta y dolorosa. Desde cada esquina, ventana, local (y un largo etcétera) se puede hostigar a las tropas a pie y hacer mucho daño a los blindados con armas ligeras contracarro, como los famosos RPG-7 o los RPG-22 y RPG-26, armas eficaces a corta distancia de las que los ucranianos tienen en grandes cantidades. También utilizarán las armas enviadas por occidente, como los Javelin (a larga distancia) y los NLOW, pero sobre todo sistemas ligeros como el Panzerfaust 3 o el C-90 español que se está enviando en estos días. Los C-90, si llegan a los combatientes, serán un elemento muy importante para ellos por su sencillez, peso y dimensiones reducidas, ideal para el combate a corta distancia.

Los tiradores de precisión ucranianos harán su trabajo. Utilizando los mismos medios que sus enemigos, como el famosísimo fusil SVD Dragunov o el más moderno y potente Barrett М107А1, de origen norteamericano, tratarán de sembrar el caos entre los atacantes y eliminar a los tiradores rusos.

placeholder Panzerfaust-3 alemán. (US Army)
Panzerfaust-3 alemán. (US Army)

Para los rusos no será un paseo. En cada esquina y casi cada ventana creerán ver un fantasma, un enemigo y progresarán con lentitud, pero responderán con contundencia y causarán mucha destrucción. Es posible que se utilicen vehículos remotos como el MRK-3, URAN-9 o Nerekhta, pequeños vehículos armados, aunque solo sea a efectos de pruebas en combate real, pues disponen de poquísimos ingenios de estos. Serán bien recibidos por la infantería que podrá ver lo que hay al otro lado de la esquina sin arriesgar a sus hombres.

También veremos, casi seguro, los letales vehículos BMPT Terminator. Se diseñaron para proteger a los carros de combate en estos entornos y contrarrestar su gran limitación en combate urbano: el escaso ángulo de tiro hacia arriba. Sus dos cañones de 30 mm son un elemento temible pues pueden acabar con cualquier defensa improvisada. Veremos cómo se desenvuelven, si su blindaje es suficiente —como afirman los rusos— y si su munición es demasiado escasa, como pensamos nosotros. Se cometerán muchos errores.

Foto: Helicóptero de ataque Mil Mi-24. (Mil.ru)

La fatiga y el estrés del combate pasarán factura. Se disparará a no combatientes, se demolerán edificios enteros ante la sospecha de albergar enemigos y será una guerra muy sucia de informaciones y desinformaciones, en la que ambos bandos se acusarán mutuamente de todas las atrocidades y muertes injustificadas que, por desgracia, se van a producir.

Rusia va a tratar de tomar Kiev y otras grandes ciudades. Son sus objetivos, pero se va a meter en un verdadero infierno donde cada calle, cada manzana y cada barrio le va a costar tiempo, blindados y tropas. Si no son capaces de resolver esta papeleta en un plazo breve, puede que la jugada no les salga como ellos pensaban.

La guerra de Ucrania puede entrar en una nueva fase si, como todo parece indicar, el combate llega a las grandes ciudades. La acumulación de tropas y material por la parte rusa es enorme y apunta hacia el mismo sitio: la capital ucraniana. Si no hay un alto el fuego y una negociación que acabe con el conflicto, en los próximos días, seremos testigos de una de las formas más difíciles, sangrientas y destructivas de hacer la guerra: el combate urbano.

Conflicto de Ucrania Ucrania
El redactor recomienda