Es noticia
Menú
Las 'big tech' entran en el conflicto y anuncian vetos a Rusia por la invasión
  1. Tecnología
EL KREMLIN YA HA RESPONDIDO

Las 'big tech' entran en el conflicto y anuncian vetos a Rusia por la invasión

Las grandes plataformas ya han anunciado medidas para parar los pies a los medios estatales de Rusia, pero el Kremlin responde bloqueando el acceso a Facebook y Twitter

Foto: Foto: EFE/Sergey Dolzhenko.
Foto: EFE/Sergey Dolzhenko.

Las 'big tech' también han entrado en la guerra de Ucrania. Plataformas como Facebook, YouTube o Twitter han anunciado restricciones de algún tipo a los medios de comunicación oficiales de Rusia, señalados por la difusión de información falsa. Mientras, el Kremlin ha respondido bloqueando el acceso a algunas de estas redes sociales en el país. Una escalada que se ha producido en las últimas horas y que no tiene pinta de estar cerca de relajarse.

Tanto Meta –matriz de Facebook, Instagram y Whatsapp– como YouTube han dejado de monetizar los vídeos de los canales vinculados al Estado ruso. "Vamos a limitar significativamente las recomendaciones a estos canales. Y en respuesta a una solicitud del Gobierno, hemos restringido el acceso a RT y a una serie de otros canales de Ucrania. Seguiremos vigilando los nuevos acontecimientos y es posible que tomemos más medidas", ha relatado un portavoz de la plataforma de vídeos a 'The Washington Post'. Asimismo, Google no permite descargar la app de la agencia estatal de noticias desde este domingo.

Por su parte, Twitter ha suspendido temporalmente los anuncios en Rusia y Ucrania, una forma de asegurarse de que la publicidad no se usa para desvirtuar información clave sobre seguridad, según han explicado.

Foto: Manifestación contra Putin. (Clemens Bilan/EFE)

Marcelino Madrigal, especialista en redes sociales, destaca que el Rusia tiene un "férreo control de la red y de plataformas como VK" que, considerada el 'Facebook ruso', fue nacionalizada hace unos meses. Los primeros síntomas de esa dinámica no se han hecho esperar.

El Servicio Federal para la Supervisión de Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación de Rusia (Roskomnadzor) ha "limitado parcialmente" el acceso a Facebook en Rusia, en represalia por las verificaciones y restricciones a las cuentas de varios medios, como la agencia de noticias RIA Novosti o el canal Zvezda.

Según la plataforma de monitorización NetBlocks, las autoridades rusas también han bloqueado la entrada a Twitter a primera hora de la mañana del sábado, si bien no ha habido un anuncio oficial que explicite la motivación.

La resistencia en Telegram

Desde hace más de una década, las redes sociales son un elemento protagonista en los conflictos bélicos y revueltas populares, siendo usadas tanto para la comunicación como para la información. La guerra de Ucrania no ha sido una excepción, donde toneladas de bytes circulan por todo tipo de plataformas digitales desde hace semanas.

"Tú conoces tu ciudad mejor que nadie y ellos no. ¡Aprovéchalo!". Con ese mensaje, el canal de Telegram La Guerra Real difundía a primera hora del pasado viernes un mensaje en el que llamaba a los ucranianos a "luchar por su estado". ¿Cómo? Sugerían varias opciones a su más de medio millón de seguidores, que iban desde transmitir datos sobre los movimientos rusos a acciones más drásticas como "quemar" su equipo, "dispararles por la espalda, porque no saben que los ciudadanos tienen armas", "minar su trayecto" o "emboscarlos, si es posible y están preparados".

La plataforma rusa –cuyos creadores son, precisamente, opositores de Putin– está teniendo un papel protagonista para la difusión de información en pleno conflicto en la exrepública soviética. El presidente del país, Volodímir Zelenski, la utiliza para comunicarse a través de un canal con 200.000 seguidores, pero ahí también está RT, que solo en su versión en castellano cuenta con 125.000 seguidores.

Además de Telegram y las plataformas estadounidenses más conocidas, como Facebook o Twitter –donde el Ministerio de Defensa ha pedido a los ciudadanos que hagan cócteles molotov para defenderse–, la china TikTok se ha llenado de vídeos en los que los usuarios alertaban de los movimientos de los militares rusos. Fue de gran utilidad para desmentir la supuesta desescalada rusa. De hecho, ya ha sido rebautizada como TankTok y, tal y como ya contó este periódico, está siendo clave para los análisis de Open Source Intelligence (OSINT).

En Ucrania también está presente un fantasma inesquivable en toda guerra: la difusión de datos e imágenes manipulados o, directamente, falsos, tal y como están recogiendo distintos verificadores. “Hay campañas de desinformación de todos lados”, apunta Madrigal que, en cambio, descarta que los bots, un elemento clave ya ha actuado anteriormente en este conflicto, vayan a tener ahora un papel esencial ni en España, ni sobre el terreno.

placeholder Foto: Reuters/Dado Ruvic.
Foto: Reuters/Dado Ruvic.

"Las cuentas de bots están en detrimento en España porque están vigilados, así que se utilizan más las campañas semi-automatizadas; es decir, grupos de personas con determinados intereses se coordinan a través de redes para lanzar determinadas acciones. Aquí habría que hablar de cíborgs, no de bots", puntualiza. "Aunque sea en perfecto castellano, no se pueden descartar campañas de este tipo. En la red, no hay nada espontáneo".

Sobre Rusia, este experto considera que se centrará más en su territorio, "intentando aplicar la censura máxima y controlar el relato, mostrándose como víctimas". Entre otras narrativas falsas, las distintas plataformas de difusión de RT lleva semanas repitiendo que Rusia no tenía intención de invadir nada porque todo eran elucubraciones interesadas por parte de las potencias occidentales, llegando incluso a burlarse de quienes alertaban sobre esta posibilidad.

Ciberataques de vuelta

Otra de las grandes batalles digitales que se están librando es la de los ciberataques, que llevan semanas golpeando con ataques de denegación de servicio a distintas web estatales y los principales bancos del país.

No obstante, ahora han comenzado a afectar a Rusia, que ha visto varias páginas estatales colapsadas, incluyendo la de la propia RT en inglés y ruso, tras una serie de ofensivas reivindicadas por Anonymous. "Ha sido un ataque informático sin precedentes", han asegurado desde el Kremlin.

"Rusia está blindando su perímetro y desplegando sus defensas digitales. El acceso a sus dominios militares está cortado desde fuera de Rusia", comenta Madrigal, que también lanza una advertencia de lo que puede venir si finalmente se producen las sanciones contra Rusia: "Putin puede dar vía libre a los ciberdelincuentes para atacar objetivos occidentales de todo tipo. Eso se va a traducir en más ataques 'ransomware', como el que vimos en el SEPE, en cualquier país occidental".

Las 'big tech' también han entrado en la guerra de Ucrania. Plataformas como Facebook, YouTube o Twitter han anunciado restricciones de algún tipo a los medios de comunicación oficiales de Rusia, señalados por la difusión de información falsa. Mientras, el Kremlin ha respondido bloqueando el acceso a algunas de estas redes sociales en el país. Una escalada que se ha producido en las últimas horas y que no tiene pinta de estar cerca de relajarse.

Telegram Ucrania Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda