Es noticia
Menú
¿Qué son las bombas termobáricas y qué implicarían en la guerra entre Ucrania y Rusia?
  1. Tecnología
capaces de "evaporar cuerpos"

¿Qué son las bombas termobáricas y qué implicarían en la guerra entre Ucrania y Rusia?

El Ministerio de Defensa británico sostiene que Rusia ha confirmado que está utilizando un lanzador múltiple de cohetes termobáricos, el TOS-1A, en Ucrania

Foto: Un soldado del Ejército ucraniano combate en la región de Kharkiv. (Reuters/Bronic)
Un soldado del Ejército ucraniano combate en la región de Kharkiv. (Reuters/Bronic)

La embajadora de Ucrania en Estados Unidos, Orksana Markarova, y varias organizaciones por los derechos humanos denunciaron recientemente que Rusia estaría utilizando bombas termobáricas en su guerra contra Ucrania, lo que demuestra la "devastación" que busca Moscú con la invasión del país, en palabras de la diplomática. Según la información facilitada por Reuters, organizaciones como Human Rights Watch o Amnistía Internacional han advertido a la comunidad internacional de que las tropas rusas están empleando además bombas de racimo "ampliamente prohibidas" —cabe recordar que en mayo de 2008, más de un centenar de países firmaron un tratado de prohibición con respecto a la munición de racimo, aunque ni Ucrania ni Rusia se encuentran entre las naciones que lo ratificaron— en bombardeos que están afectando a edificios con civiles en su interior.

Paralelamente, desde la embajada de Ucrania en Estados Unidos se denunció el uso de otro tipo de bombas, las termobáricas y también conocidas por el nombre de bombas de vacío. "Usaron la bomba de vacío. La devastación que Rusia está tratando de infligir en Ucrania es grande", expresó Markarova ante los medios de comunicación después de reunirse con miembros del Congreso estadounidense. Aunque la diplomática no especificó en qué zonas habrían sido utilizadas y no ha habido confirmación oficial de que se hayan empleado este tipo de bombas en el conflicto, la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, advirtió que Rusia tiene previsto endurecer su campaña militar en Ucrania y aseguró que está moviendo "municiones de racimo y termobáricas" en el país.

Poco tiempo después, el Ministerio de Defensa del Reino Unido ha afirmado que el organismo homólogo ruso habría confirmado el empleo de bombas termobáricas, concretamente, del sistema lanzacohetes TOS-1A, que provoca incendios y explosiones. "El TOS-1A es un lanzador múltiple blindado de cohetes capaz de lanzar cohetes con ojiva termobáricas [cabezas termobáricas]. Han sido usados por las fuerzas rusas en conflictos como Afganistán o Chechenia", explican en un vídeo divulgativo las autoridades británicas. "El impacto del TOS-1A es devastador, puede destruir infraestructuras y causar daños significativos en órganos internos y quemaduras, provocando finalmente la muerte a aquellos que están expuestos a estas bombas", añaden. Desde el medio norteamericano 'CNN' ya se aseguró el 26 de febrero haber avistado un lanzador múltiple de cohetes termobáricos al sur de la ciudad rusa de Belgorod, cercana a la frontera con Ucrania. El lanzacohetes fue identificado como un TOS-1 o un TOS-1A.

Las bombas termobáricas o de vacío, "prohibidas por la convención de Ginebra" en sintonía con lo que denunció la embajadora ucraniana según se hace eco la agencia EFE, son armas que provocan explosiones de alta temperatura al absorber oxígeno del aire que tienen a su alrededor. De ahí el que sean también conocidas por el término bomba de vacío, pues son capaces de generar explosiones de gran alcance produciendo una onda expansiva "significativamente mayor", apuntan desde Reuters, a la de un explosivo convencional, por lo que es capaz de generar "enormes efectos destructivos", agregan desde CNN.

Tal y como explican desde 'The Guardian', estas armas de guerra funcionan como una munición en dos fases: en primer lugar, una primera carga es la responsable de distribuir un aerosol compuesto por un material preciso que lleva desde una base de carbono hasta "diminutas partículas de metal"; en segunda instancia, otra carga es la encargada de prender ese material, generando una bola de fuego que a medida que crece absorbe el oxígeno que hay a su alrededor y genera consigo también una onda expansiva. Según destaca también el medio, la onda expansiva es capaz de "evaporar cuerpos humanos".

En el caso de la guerra entre Rusia y Ucrania, se podrían emplear, llegado el caso, para destruir posiciones defensivas estratégicas

Dependiendo del tamaño de la bomba, se pueden llegar a utilizar incluso para destruir túneles profundos. En el caso de la guerra entre Ucrania y Rusia, de acuerdo con lo que apunta el analista del Instituto Australiano de Política Estratégica, Marcus Hellyer, para 'The Guardian', se podrían emplear, llegado el caso, para destruir posiciones defensivas estratégicas. Aun así, tal y como indican desde el Ministerio de Defensa británico, su uso está restringido por ley y no pueden ser usadas contra objetivos militares cuando se ponga en peligro a los civiles o si el daño causado a objetivos militares se considera un "sufrimiento injustificado".

Según lo que manifestó anteriormente la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Pskai, Estados Unidos no tenía confirmación de que Rusia estuiviese usando estas armas: "Si eso fuera cierto, sería potencialmente un crimen de guerra". Sin embargo, unos días después, la embajadora ante la ONU advirtió que Moscú planeaba recurrir a estas municiones. "Hemos visto vídeos de fuerzas rusas llevando a Ucrania armas excepcionalmente letales, que no tienen cabida en los campos de batalla. Esto incluye municiones de racimo y bombas de vacío", señaló en declaraciones recogidas por Efe. Este tipo de bombas han sido empleadas desde la década de los 60, en conflictos como el de Chechenia o en la invasión que lideró Estados Unidos en Afganistán para acabar con Al Qaeda. A pesar de que sus efectos pueden ser de grandes magnitudes, concreta Hellyer, "no son ilegales". Su uso se destina principalmente a acabar con posiciones defensivas al crear ese efecto de vacío y "succionar el aire de los pulmones de los defensores".

La embajadora de Ucrania en Estados Unidos, Orksana Markarova, y varias organizaciones por los derechos humanos denunciaron recientemente que Rusia estaría utilizando bombas termobáricas en su guerra contra Ucrania, lo que demuestra la "devastación" que busca Moscú con la invasión del país, en palabras de la diplomática. Según la información facilitada por Reuters, organizaciones como Human Rights Watch o Amnistía Internacional han advertido a la comunidad internacional de que las tropas rusas están empleando además bombas de racimo "ampliamente prohibidas" —cabe recordar que en mayo de 2008, más de un centenar de países firmaron un tratado de prohibición con respecto a la munición de racimo, aunque ni Ucrania ni Rusia se encuentran entre las naciones que lo ratificaron— en bombardeos que están afectando a edificios con civiles en su interior.

Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda