Es noticia
Menú
Los misiles occidentales de Ucrania que pueden cambiar el curso del conflicto con Rusia
  1. Tecnología
misiles Javelin comprados a US y UK

Los misiles occidentales de Ucrania que pueden cambiar el curso del conflicto con Rusia

Rusia posee una las artillerías más potentes de todo el planeta ante la cual Ucrania no tiene nada que hacer en un primer embate. Su as en la manga vendría después y son los misiles Javelin

Foto: El mortífero misil ruso TOS-1 en acción. (Vitaly V. Kuzmin)
El mortífero misil ruso TOS-1 en acción. (Vitaly V. Kuzmin)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Qué va a ocurrir en Ucrania es ahora la pregunta del millón. Del clima prebélico al inicio de movimientos ofensivos, la distancia es muy corta. Rusia, como ya vimos hace unos días, ha acumulado una enorme cantidad de efectivos militares alrededor de las fronteras entre ambos países, a los que se suman también Bielorrusia. El altísimo coste que supone este despliegue hace pensar que es difícil que todo quede en una retirada sin consecuencias, lo que plantea dos nuevas preguntas: cómo será el ataque ruso y, sobre todo, cómo pueden responder los ucranianos.

La respuesta está en las diferentes hipótesis de ataque que podríamos ver en los próximos días. Una opción abierta es una ocupación total de Ucrania. La otra es una ocupación parcial, por ejemplo, hasta la línea del río Dnieper, aunque ambas son poco probables por el tiempo requerido y la dificultad. Una tercera alternativa consistiría en ataques puntuales pero contundentes. En este caso, Rusia podría hacer dos movimientos simultáneos: por un lado, atacar por el norte para amenazar la capital ucraniana, bien al oeste del Dnieper desde la frontera bielorrusa o bien al este, desde su propia frontera, en ambos casos a unos 200 km de Kiev.

Foto: La llegada de efectivos rusos a Bielorrusia para maniobras conjuntas. (EFE/EPA/Ministerio de Defensa bielorruso)

El otro movimiento podría partir del área de Donbas, coordinando este avance con un ataque a lo largo de la costa del mar de Azov, por Mariúpol y con acciones desde Crimea. El objetivo sería asegurar un corredor hasta la península. En último extremo, esta acción podría continuar hasta Odessa, con lo que conseguirían aislar a Ucrania del Mar Negro y ahogarla económicamente.

En cualquiera de estas opciones, el ataque ruso sería fulminante y terrible, lo cual lleva a preguntarnos si los ucranianos podrían responder con algo.

La madre de todas las artillerías

La principal estrategia del ejército ruso se basa en devastar el terreno enemigo con un fuego de artillería descomunal, previo al ataque de las unidades acorazadas. Una vez ocupado ese terreno, se vuelve a repetir la táctica sobre una zona más avanzada. Y así sucesivamente. Para ello la artillería rusa es formidable y es el elemento clave de sus fuerzas terrestres desde la época zarista, donde ya era un orgullo para cualquier soldado ruso servir con sus cañones. ¿Cómo funciona exactamente la maquinaria rusa?

placeholder Lanzacohetes BM-30 Smerch. (Vitaly V. Kuzmin)
Lanzacohetes BM-30 Smerch. (Vitaly V. Kuzmin)

Cada brigada acorazada o mecanizada cuenta con su propia artillería, compuesta por un grupo (equivalente a un batallón) de artillería autopropulsada y otro de artillería lanzacohetes. Un grupo autopropulsado de unidades de primer nivel - como las desplegadas - dispone de tres baterías, cada una formada por 6 piezas de 155 mm 2S-19 Msta.

Las baterías lanzacohetes tienen una organización similar, pero utilizando sobre todo los BM-27 Uragan y los BM-30 Smerch. Los primeros son más antiguos y constan de un lanzador de 16 tubos de 220 mm sobre chasis de camión de 8 ruedas. Sus cohetes tienen un alcance eficaz de unos 40 km y cabezas de guerra de entre 90 y 100 kg según versiones. Los segundos son más modernos y letales, pero sobre todo ganan en precisión.

A esta fuerza hay que sumar la artillería divisionaria, donde encontramos las brigadas independientes de artillería, que integran cada una dos grupos (batallones) autopropulsados y uno de lanzacohetes, más sus elementos de apoyo: batallón contracarro, de reconocimiento, topografía, mantenimiento, etc. Aquí ya encontramos diferente material según la brigada, entre el que están, además de los ya comentados, los 2S7M Malka, una pieza de 203 mm, ya anticuada pero devastadora y el 2S3 Akatsiya, de 152 mm, que se están modernizando y existen en gran número.

También disponen de dos elementos muy diferenciales. Se trata de los 2S4 Tyulpan, un monstruoso mortero autopropulsado de 240 mm que lanza proyectiles de 130 kg a casi 10 km o de 228 kg (asistidos por cohete) hasta casi 20, un arma devastadora, pero que tiene la desventaja de requerir un tiempo largo de recarga. Por último, algo realmente diabólico, los TOS-1. Es un lanzacohetes sobre chasis de T-72, con lanzador de 24 tubos de 220 mm y con un alcance de poco más de 3,5 km.

placeholder Pieza de artillería autopropulsada 2S19 Msta-S. (Mil-ru)
Pieza de artillería autopropulsada 2S19 Msta-S. (Mil-ru)

Lo que debe preocupar a los ucranianos es que desde 2020 hay una versión mejorada (el TOS-1A) que utiliza cohetes con cabeza de guerra termobárica y con alcance hasta los 10 km. Esta munición, también llamada "bomba de vacío", emplea una mezcla letal de combustible y aire a presión junto a una parte explosiva, normalmente doble. Al explotar libera la mezcla pulverizada, que de inmediato se incendia provocando una tremenda onda expansiva a alta temperatura y una sobrepresión que aniquila todo lo que encuentra a su paso, provocando acto seguido un vacío que llega a arrancar objetos. Sus efectos son letales contra posiciones fortificadas, bunkers, etc.

Las consecuencias de la artillería convencional son de sobra conocidas, pero no tanto las de la artillería lanzacohetes. Se utilizan en salvas y saturan un área concreta, arrasando todo lo que allí se encuentre. Imaginemos un batallón con lanzacohetes Smerch. En cuestión de segundos habrá lanzado 216 cohetes que llegarán de forma casi simultánea sobre el área objetivo, en total el equivalente a 54 toneladas de alto explosivo. Acto seguido puede cambiar de emplazamiento y tras desplazarse unos kilómetros, volverá a empezar. Es fácil imaginar los devastadores efectos, materiales y sobre su moral combate, en cualquier enemigo.

La respuesta ucraniana

Los efectos de la artillería serán tremendos y causarían cientos de bajas en los primeros compases de las hostilidades. No hay que olvidar que en el pasado conflicto de Donbas fue el fuego de artillería quien causó cerca del 85% de las bajas. Por su parte, la artillería ucraniana, superada en número, poco podrá hacer. O habrá sido destruida tras conocer los rusos sus emplazamientos mediante la intensa actividad de inteligencia previa, o bien, si hace fuego de contrabatería, es decir, localiza el emplazamiento de algunas baterías rusas (que es relativamente fácil) y dispara a sus posiciones, será de inmediato localizada y arrasada.

placeholder Carro de combate ruso T-72B3M. (TASS)
Carro de combate ruso T-72B3M. (TASS)

Tras la devastación artillera vendrán los carros de las brigadas acorazadas y es aquí donde las tropas ucranianas tendrán alguna posibilidad de detener o al menos intentar retrasar el avance ruso. La clave serán los misiles contracarro que les están llegando de Estados Unidos y del Reino Unido en grandes cantidades.

Se trata, por un lado, del americano FGM-148 Javelin. Es un misil contracarro, moderno y muy efectivo, de los mejores a nivel mundial y está preparado para penetrar las corazas de los carros modernos, incluidos los blindajes reactivos tipo ERA que usan la mayoría de blindados rusos. Es un sistema fácil de transportar y de bajo peso, menos de 30 kg el conjunto y alcanza hasta los 4 km según versiones. Es sencillo de utilizar y de gran precisión. Su guiado es por infrarrojos de tal manera que, una vez el soldado ha localizado un objetivo y el sistema lo ha fijado, se lanza el misil y este se guía de forma autónoma hacia el blanco. Esto es lo que se denomina "dispara y olvida" y permite al soldado lanzar y ponerse de inmediato a cubierto.

El otro misil es el MBT LAW (Main Battle Tank and Light Anti-tank Weapon), más conocido como NLAW. Es un arma más ligera que el Javelin, con tan solo 12,5 kg y muy sencilla de empleo. Su desventaja es su corto alcance, no siendo eficaz más allá de los 600 m debido a que su guiado es por línea visual predictiva, es decir, el blanco debe estar a la vista y el misil va a donde el soldado apuntó con su visor, haciendo un cálculo interno para objetivos en movimiento.

placeholder Disparo de un misil Javelin por tropas norteamericanas. (US Army)
Disparo de un misil Javelin por tropas norteamericanas. (US Army)

El Javelin es mortal para cualquier carro. Su cabeza de guerra dispone de dos ojivas en tándem, de tal manera que la primera abre hueco en las primeras capas de blindaje, o hace explotar los blindajes reactivos, e inmediatamente explota la segunda en el hueco creado. El NLAW es menos preciso y potente, pero es muy barato y se puede suministrar en enormes cantidades con facilidad, de hecho el Reino Unido habría enviado a Ucrania más de 2.000 de estas armas. Del Javelin se estima que los ucranianos habrían podido recibir más envíos desde Estados Unidos, además de los cerca de 550 misiles que ya tenían.

Foto: Refugiados que huyen de la guerra en Ucrania llegan a Varsovia, Polonia (EFE/EPA/Marek)

Los rusos parece que tendrán la iniciativa y ese primer ataque causará muchas bajas y dejará fuera de servicio buena parte del material pesado enemigo. Pero las tropas terrestres deberán pisar el terreno y ahí es donde la infantería ucraniana que haya podido sobrevivir tendrá una oportunidad de causar daño a los blindados en su avance.

Los carros de combate no son invencibles y si empiezan a recibir un nutrido fuego de misiles que empiece a dejar unos cuantos ardiendo, su avance se puede detener. Será difícil, pero poco más pueden hacer. Ucrania está sentenciada si no recibe apoyo militar contundente del exterior, o un apoyo político tan fuerte que haga desistir a los rusos. En los próximos días sabremos qué ocurre.

Qué va a ocurrir en Ucrania es ahora la pregunta del millón. Del clima prebélico al inicio de movimientos ofensivos, la distancia es muy corta. Rusia, como ya vimos hace unos días, ha acumulado una enorme cantidad de efectivos militares alrededor de las fronteras entre ambos países, a los que se suman también Bielorrusia. El altísimo coste que supone este despliegue hace pensar que es difícil que todo quede en una retirada sin consecuencias, lo que plantea dos nuevas preguntas: cómo será el ataque ruso y, sobre todo, cómo pueden responder los ucranianos.

Tecnología militar Ucrania Noticias de Rusia
El redactor recomienda