Así es la nueva artillería pesada: más ágil, más sofisticada y más letal
  1. Tecnología
¿Y ESPAÑA?

Así es la nueva artillería pesada: más ágil, más sofisticada y más letal

En constante evolución, la artillería está dando ahora un importante paso hacia cañones pesados sobre plataforma de ruedas

placeholder Foto: Pieza francesa CAESAR de la Task Force Wagram en Al Quim. (US ARMY)
Pieza francesa CAESAR de la Task Force Wagram en Al Quim. (US ARMY)

La artillería sigue siendo, desde hace siglos, una de las principales armas que se utilizan en el campo de batalla. Ha estado presente en todos los conflictos y es así por su poder destructivo y por su capacidad de alcanzar al enemigo desde lejos. En constante evolución, ahora está dando un importante paso hacia cañones pesados sobre plataforma de ruedas, algo que se ha vuelto tan importante que el mismísimo ejército norteamericano está buscando un sistema de este tipo para dotar sus unidades.

Casi todas las armas han ido evolucionando buscando ser más potentes y más eficaces. Los carros de combate, por ejemplo, se han ido volviendo cada vez más pesados, con más blindaje y con mayor potencia de fuego. Con la artillería ha sido un poco diferente. Por un lado, se ha buscado cada vez más potencia de fuego y, por otro, mayor alcance. Ambos objetivos se lograban con cañones de mayor calibre, lo que dio lugar a piezas muy pesadas con calibres superiores a los 200 milímetros.

Foto: Obús ATP M-109A2 de la Infantería de Marina española. (USAF)

Esta tendencia al alza, con piezas cada vez más y más pesadas, se rompió más o menos en los años 70-80. Cambió porque desde entonces, cada vez con más conflictos asimétricos, no se pedía solo potencia, sino agilidad, alcance y, sobre todo, precisión. Hubo otro hecho que cambió las reglas del juego: el radar de contrabatería.

placeholder ATMOS Iron Sabre. (ELBIT)
ATMOS Iron Sabre. (ELBIT)


Cuestión de supervivencia

La artillería trabajaba de una manera más o menos estática y las que eran autopropulsadas buscaban poder seguir a las unidades acorazadas en sus rápidos movimientos. Su mayor enemigo eran los ataques aéreos y el fuego de contrabatería, es decir, que la artillería enemiga localizara su posición y batiera su emplazamiento. Pero debía ser localizada. A partir de los años 70 los radares de contrabatería comenzaron a ser muy eficaces, en el sentido de que detectaban la trayectoria de los proyectiles y podían calcular con gran precisión el punto de partida, es decir, el emplazamiento. Una artillería lenta ya no sirve para un enfrentamiento convencional y hoy, si está más de diez minutos inmóvil, se puede dar por perdida.

Todo este conjunto de factores ha llevado a que las piezas se hayan aligerado y desde la guerra del Yom Kippur de 1973, donde todavía se usó artillería en grandes concentraciones, se buscan piezas más ligeras, fáciles de trasladar y rápidas para entrar y salir de posición. Ese es el motivo del auge de sistemas sobre plataformas de ruedas. Las cadenas aseguran una excelente movilidad en cualquier terreno, pero las ruedas son más baratas, permiten un rápido despliegue y un traslado más sencillo a la zona de operaciones; todo ello con unos resultados similares.

US Army: movilidad y alcance

Con las premisas anteriores, en las que cualquier batería tiene el tiempo contado para entrar en posición, realizar unos pocos disparos y volver a cambiar de emplazamiento, las piezas remolcadas de movimientos lentos están abocadas al olvido. Por ello el US Army, que todavía dispone de un numeroso parque de ese tipo, ha lanzado un concurso internacional para dotarse de un material autopropulsado sobre ruedas. Este concurso, iniciado en 2019, busca un sistema autopropulsado (ATP) de ruedas con cañón de 155 milímetros que reemplace todas sus piezas remolcadas. Para ello se va a realizar una selección previa de varios sistemas que serán puestos a prueba en una evaluación de tiro (‘Shoot-off’) a lo largo de 2021.

placeholder Brutus 155 mm con su vehículo para munición y personal. (AM General)
Brutus 155 mm con su vehículo para munición y personal. (AM General)

Para hacernos una idea de los márgenes de tiempo de los que estamos hablando, el obús remolcado estándar norteamericano es el M777A2, una pieza de 4.200 kg pero de 'solo' 39 calibres (5,08 m), necesita poco más de 2 minutos para entrar en posición y unos 2,5 minutos para volver a ponerse en movimiento. Esto significa que, con dotación bien adiestrada y condiciones ideales, es capaz de llegar, disparar 5 proyectiles y estar lista para cambiar de emplazamiento en apenas 6 minutos. Este tiempo es el que se necesita reducir y esta capacidad de entrada rápida en posición, disparo e inmediato movimiento es lo que se denomina ‘shoot-and-scoot’.

La lista de candidatos seleccionados no está cerrada y de momento está confirmada la participación del francés CAESAR (NEXTER), el Archer británico (BAE Systems), el Nora B-52 serbio (Yugoimport) y el israelí ATMOS ‘Iron Sabre’ (Elbit Systems America). No obstante, se da por segura la participación de la americana AM General con su modelo Brutus.

Lo que resulta paradójico de este concurso es que la base sea el cañón 155/52, cuando todo apunta a que en un futuro inmediato se vaya a longitudes de tubo superiores, pues permitirían el empleo de munición más potente y, por consiguiente, mayores alcances. Todo hace pensar que el sistema elegido deberá ser capaz de adaptarse a estos nuevos cañones más largos.

placeholder NORA-B52 M15. (MoD R Serbia)
NORA-B52 M15. (MoD R Serbia)

En este sentido, los propios norteamericanos ya están experimentando con cañones como el ERCA (Extended Range Cannon Artillery) de 155/58, con alcances de entre 70 y 100 km, y los alemanes también lo están haciendo con longitudes superiores de 60 calibres (155/60), lo que significa más de 9 metros de tubo. Esto y los proyectiles con guiado de alta precisión son el futuro.

Los contendientes

El grupo de los candidatos ya aceptados está muy reñido. El CAESAR (CAmion Équipé d'un Système d'ARtillerie) es un sistema probado y eficaz que los norteamericanos conocen de Afganistán. Se trata de una pieza de 155 mm L/52 sobre el chasis adaptado del camión Sherpa 10 de 6 ruedas o versión 8x8 sobre el chasis de Mercedes-Unimog o del Tatra 815. Pesa apenas 18 toneladas (6x6), por lo que puede ser aerotransportada por aviones C-130 y A400M. El CAESAR tiene buena prensa y ha tenido buenas ventas aparte de Francia, que espera utilizar más de 100 unidades. Dinamarca, Marruecos (36 unidades), Indonesia, Arabia Saudí y, recientemente, Bélgica son algunos de sus usuarios. La cadencia de tiro es de 6-8 disparos por minuto y en la versión 6x6 lleva 18 proyectiles a bordo. Su coste es de unos 5 millones de euros equipado.

Elbit ofrece su ATMOS (Autonomous Truck Mounted Howitzer System) en una versión sobre plataforma 8x8 denominada ‘Iron Sabre’. Se trata de un vehículo imponente, muy del gusto americano, con un cañón de 155/52 y una espectacular rapidez de acción: tan solo 30 segundos para entrada en posición y primer disparo y menos de dos minutos para hacer 6 disparos y volverse a poner en marcha. La plataforma 8x8 (también lo hay en 6x6) garantiza una buena movilidad todoterreno, pero penaliza el peso, aunque es aerotransportarle como el CAESAR. Sus características, procedencia y posible fabricación en Norteamérica lo sitúan como uno de los candidatos con más posibilidades.

BAE Systems pone en liza su Archer, un producto realizado por encargo para Suecia y Noruega, aunque estos últimos cancelaron su pedido. Utiliza un 155/52 muy automatizado, ya que puede funcionar con tan solo dos servidores y tiene el cañón protegido y cabina blindada. Su plataforma está basada en un camión VOLVO A30D. En su contra está el peso elevado para un 6x6, con 30 toneladas, así como el hecho de que no ha tenido ventas en el mercado.

placeholder Archer. (Stridsvagn122)
Archer. (Stridsvagn122)

AM General, el fabricante del mítico HUMVEE, propone un sencillo sistema con cañón de 155 milímetros sobre el chasis de camión 6x6, muy ligero, de menos de 15 toneladas y de bajo retroceso. La clave del sistema es lo que el fabricante denomina 'Hybris Soft Recoil'. Se trata de un sistema novedoso en el cual, previo al disparo, el cañón se amartilla sobre un conjunto neumático que se suelta en el mismo instante de hacer fuego. El propio retroceso del arma hace que el cañón se vuelva a amartillar, reduciendo así el empuje sobre la plataforma. Presenta varias desventajas: el cañón no es de 52 calibres (aunque se puede montar), lo que penaliza los alcances, no dispone de sistema de carga automática y es algo muy novedoso frente a otros competidores ya consolidados.

Por último, el Nora B-52 es un producto con unas buenas características y un precio muy competitivo (menos de la mitad de un CAESAR). Su diseño es de 2006, por lo que también podría ser muy interesante el nuevo derivado suyo de 155 milímetros SP Aleksandar, al que alguna fuente cita también como posible candidato. El Nora es imponente, 'a lo ruso', lo que se traduce en grande y pesado, con 34 toneladas, mientras que el Aleksandar es más ligero (25 toneladas), automatizado y de aspecto más moderno. En cualquier caso, solo el hecho de que el Army haya invitado al fabricante a participar en el concurso indica el interés en este producto serbio.

¿Y en España?

La artillería española está olvidada desde hace años y tan solo ha habido últimamente la buena noticia de la adquisición de munición EXCALIBUR de 155 milímetros, unos magníficos proyectiles aunque de precio elevado, unos 60.000 dólares cada uno. Se trata de munición guiada y con alcance extendido, con el que se puede batir objetivos a 70 kilómetros. Lleva guiado GPS, lo que le proporciona una precisión enorme, con lo que se compensa su alto coste.

Por lo demás, se sigue con las mismas piezas M-109 A5 (autopropulsadas sobre cadenas) desde hace décadas y que, pese a ser ahora mismo lo mejor de nuestra artillería, necesitan un reemplazo urgente. Las baterías dotadas con este material (de resultado excelente), incluso contando con el elevado adiestramiento de los artilleros, necesitan cerca de siete minutos para entrar en posición, realizar 10 disparos y moverse un mínimo de 600 metros de su emplazamiento original.

placeholder Obús remolcado español SIAC de 155 milímetros del GACA VII. (Juanjo Fernández)
Obús remolcado español SIAC de 155 milímetros del GACA VII. (Juanjo Fernández)

El resto de artillería pesada (dejamos aparte las baterías de 105 milímetros Light Gun) consiste en piezas remolcadas de 155 milímetros SBS APU-SIAC, que ya cuentan con 20 años de servicio. Este tipo de artillería remolcada, pese a su relativa automatización, no tiene ni de lejos los tiempos de acción ni movilidad que los modernos sistemas que acabamos de describir. Es un buen material, pero ya vemos que otros países están reemplazando equipos similares por otros mucho más ágiles.

La solución sería buscar un sistema basado en plataforma de ruedas que se pudiera fabricar en España; hay experiencia previa y no es excesivamente complejo, pero chocamos con lo de siempre: dónde situar tantas prioridades con tan escaso margen de recursos.

Tecnología militar
El redactor recomienda