Es noticia
Menú
Ucrania intenta revivir la de-ocupación de Crimea: "Hoy anunciamos la cuenta atrás"
  1. Mundo
  2. Europa
30 aniversario de independencia

Ucrania intenta revivir la de-ocupación de Crimea: "Hoy anunciamos la cuenta atrás"

46 países y organizaciones (entre ellas la UE) han firmado una declaración reincidiendo en la ilegalidad de la anexión rusa de Crimea y proponiendo mayores sanciones contra Moscú

Foto: El encuentro sobre Crimea, organizado por Ucrania (EFE)
El encuentro sobre Crimea, organizado por Ucrania (EFE)

Siete años después de que Rusia se anexionara la península de Crimea en un referéndum considerado ilegal y fraudulento por Ucrania y gran parte de la comunidad internacional, Kiev no quiere que la comunidad internacional dé por cerrado el asunto (como defiende Rusia), uno de los más traumáticos de su historia reciente. En un ejercicio de optimismo diplomático, el presidente de Ucrania, Volodymir Zelenski, ha anunciado este lunes la "cuenta atrás" para la de-ocupación de Crimea, en un evento al que han asistido delegaciones de 46 países, incluida la Unión Europea con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, la OTAN, Alemania, Estados Unidos o España.

"Comenzamos la cuenta atrás para la liberación de nuestra tierra, la península de Crimea", ha afirmado el presidente durante la inauguración de la 'Plataforma de Crimea', evento con el que el país pretende generar "sinergias" para "obligar a Rusia a sentarse a la mesa de negociaciones" para la de-ocupación de la península. "Ucrania, y yo personalmente, haremos todo lo posible para la de-ocupación Crimea, de modo que Crimea, junto con Ucrania, se convierta en parte de Europa. Para ello utilizaremos todos los medios políticos, legales y principalmente diplomáticos", ha defendido el líder ucraniano, quien ha explicado que Kiev ha desarrollado una "estrategia política de desocupación" de la península, pero necesita el "esfuerzo conjunto" de la comunidad internacional para hacer frente a la agresión rusa.

Foto: Xi Jinping y Vladimir Putin. (Reuters)

Los asistentes han firmado una declaración final en la que condenan las "continuas violaciones y abusos", la "continua militarización que socava la seguridad y estabilidad" de la región del Mar Negro y el Mar de Azov, así como el "cambio demográfico" por la "reubicación de ciudadanos rusos" en Crimea. Los firmantes han acordado además "considerar mayores medidas políticas y diplomáticas restrictivas contra la Federación Rusa", aunque siempre que "lo requieran las acciones de Rusia".

Ucrania ha denunciado la presión diplomática rusa, con fuentes del Ministerio de Exteriores al Confidencial llegando a hablar de "chantaje", para dificultar la asistencia de países al evento. Este lunes, el Kremlin ha catalogado de "antirrusa" a la cumbre. La situación en Afganistán y los problemas en la evacuación de personal de las embajadas, además, ha provocado varias bajas de último minuto, como la del ministro de Exteriores alemán, Heiko Mass. En representación de España ha acudido Juan González-Barba, secretario de Estado para la Unión Europea, quien ha ofrecido a Zelenski el apoyo de España para sus "aspiraciones de vivir en un país próspero con sus fronteras internacionalmente reconocidas, porque Crimea es Ucrania".

"Ninguna nación puede sentirse segura"

A principios de 2014, Ucrania sufrió uno de los episodios más traumáticos de su historia reciente con la pérdida de la península de Crimea, anexionada por Rusia tras un referéndum considerado ilegal por gran parte de la comunidad internacional, incluida la OTAN y la UE. La Unión Europea, en medio de la conmoción por lo que se consideró una guerra a las puertas de Europa, ofreció su "total apoyo" a Kiev. Sin embargo, siete años después, la cuestión ha entrado en un punto muerto y las relaciones de la UE con Rusia han pasado a otros escenarios, como el Nord Stream 2 o la tensión militar en el Mar Negro, por lo que Ucrania tema que la ocupación de su territorio se convierta en un hecho consumado y "cerrado", como afirma Rusia.

"La ocupación de Crimea despierta dudas sobre el sistema de seguridad internacional, particularmente, en lo que respecta a la inviolabilidad de las fronteras", ha apuntado Zelenski, y agregó que "ninguna nación puede sentirse segura". Una línea de argumentación con la que espera despertar simpatías entre algunos de los asistentes del evento, especialmente en Europa del Este, preocupados por la ampliación de la influencia rusa en sus fronteras.

Foto: El presidente ruso, Vladímir Putin (Reuters)

En las últimas semanas, el mandatario ucraniano ha demostrado su 'decepción' con la implicación de sus socios occidentales, no solo en la cuestión de Crimea, sino ante la falta de avances de su hipotética entrada en la Organización del Atlántico Norte o la construcción del gaseoducto de Nord Stream 2, que permitirá el transporte de gas barato ruso a Alemana y el resto de la UE sin tener que pasar por Ucrania, que recibe unos 3.000 millones de dólares en derechos de tránsito. Para Ucrania, ha sostenido Zelenski, la cuestión del Nord Stream 2 es "de política y de seguridad, no económica".

Este mismo domingo, la canciller Angela Merkel se reunió en Kiev con Zelenski, dos días después de un encuentro con Vladímir Putin en Moscú. El encuentro fue un jarro de agua fría para las expectativas de Kiev: Merkel se limitó a pedir que el gas "no debe ser utilizado como arma geopolítica" contra Ucrania, sin asegurar una ampliación del actual acuerdo de paso del gas ruso, que se mantiene hasta 2024. Zelenski respondió con la petición de armas a Berlín: “Europa y Alemania nos apoyan, pero necesitamos algo concreto y sabemos cómo podrían ayudarnos. Todavía contamos con ello”, añadió Zelenski junto a Merkel.

Foto: Angela Merkel y Vladímir Putin, en 2018. (Reuters)

Zelenski se reunirá con el presidente estadounidense, Joe Biden, el próximo 31 de agosto en Washington. Se prevé que el ucraniano reitere el interés del país de entrar en la OTAN, una cuestión que Biden ya ha esquivado en otras ocasiones, apuntando a la necesidad de mayores reformas para controlar la corrupción que aqueja al país.

La cuestión tártara

La 'Plataforma de Crimea' se ha dividido en varias cuestiones, desde la militarización de la zona (Crimea pasó a ser de "un lugar de ocio y descanso" a "una base militar" rusa, según Zelenski) o las violaciones de derechos humanos que Rusia estaría perpetrando en la península, especialmente contra los tártaros crimeos. El evento ha sido, de hecho, inaugurado con la simbólica canción sobre la deportación de miles de tártaros de la península de Crimea por el gobierno soviético, '1944' de la cantante Jamala y ganadora de Eurovisión 2016.

Los tártaros de Crimea, que representaban casi el 15% de la población de la península, se opusieron a la anexión rusa, y se estima que algo más de 30.000 tártaros de Crimea han huido a la Ucrania continental desde 2014. Según denuncia Kiev y organizaciones tártaras en el terreno, los tártaros crimeos se enfrentan a una fuerte represión por parte de las autoridades rusas, que han prohibido sus organismos políticos locales y algunos grupos religiosos.

"[Moscú] está utilizando cargos falsos, no ya de terrorismo, sino de pertenencia a un grupo terrorista, para perseguir políticamente a los tártaros en Crimea", sostiene a este periódico Mariia Tomak, activista de la ONG ucraniana Media Initiative. Al menos 80 tártaros de Crimea han sido condenados y 15 activistas han desaparecido, según Amnistía Internacional. Solo en la última semana, cuatro activistas tártaros de Crimea han sido condenados a penas de prisión de entre 12 y 18 años, acusados de formar parte de Hizb ut-Tahrir, un grupo islamista considerado terrorista por Rusia desde 2003. Moscú ha rechazado las acusaciones de discriminación contra los tártaros, afirmando que, como parte del esfuerzo en la inversión de infraestructuras que Rusia está llevando a cabo en la península, se han construido nuevas mezquitas.

Siete años después de que Rusia se anexionara la península de Crimea en un referéndum considerado ilegal y fraudulento por Ucrania y gran parte de la comunidad internacional, Kiev no quiere que la comunidad internacional dé por cerrado el asunto (como defiende Rusia), uno de los más traumáticos de su historia reciente. En un ejercicio de optimismo diplomático, el presidente de Ucrania, Volodymir Zelenski, ha anunciado este lunes la "cuenta atrás" para la de-ocupación de Crimea, en un evento al que han asistido delegaciones de 46 países, incluida la Unión Europea con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, la OTAN, Alemania, Estados Unidos o España.

Angela Merkel Ministerio de Asuntos Exteriores Afganistán ONG
El redactor recomienda