"No ganes discusiones": cómo ser un buen líder según un biógrafo de Angela Merkel
  1. Mundo
  2. Europa
ENTREVISTA A MATT QVORTRUP

"No ganes discusiones": cómo ser un buen líder según un biógrafo de Angela Merkel

Uno de los grandes misterios de nuestro tiempo es cómo es posible que Angela Merkel haya durado tanto tiempo al frente de la primera economía de Europa con tan alta popularidad

Foto: Angela Merkel. (Getty)
Angela Merkel. (Getty)

Un conservador bávaro se ha podido agarrar al menos a dos certezas en la última década: el Bayern de Múnich iba a arrasar en la Bundesliga y Merkel iba a a ganar las elecciones. La superioridad de la plantilla del Bayern frente al resto de equipos alemanes era entendible por la diferencia de presupuesto. Sin embargo, uno de los grandes misterios de nuestro tiempo es cómo es posible no solo que Angela Merkel haya durado tanto tiempo al frente de la primera economía de Europa, sino que su popularidad se mantenga por los cielos tras 16 años como canciller.

A falta de apenas cinco días para las elecciones de Alemania, que supondrán el adiós definitivo de Merkel, mientras los focos ya iluminan a sus posibles sucesores, es inevitable que cualquiera que trate de entender su éxito se acabe chocando con la misma pregunta: ¿cómo lo ha hecho?

Foto: Imagen: Diseño EC.
El fin de la era Merkel: una foto, un legado y un dilema
Franco Delle Donne Raúl Gil Benito

Merkel ha sido capaz de surfear momentos difíciles para Alemania y para Europa, desde la Gran Recesión de 2008 hasta la crisis de la eurozona, el auge de los populismos, la crisis de los refugiados en 2015, el Brexit o el coronavirus. Estas crisis han ido dejando todo tipo de cadáveres políticos por Europa. Pero no en Berlín. Con mejor o peor tino, Merkel ha conseguido convencer a los alemanes de que si alguien puede resolver un problema es ella. Pero también a los ciudadanos de otros países. Según una reciente encuesta de YouGov, los franceses, estadounidenses o españoles puntuaban a la canciller alemana como la mejor líder del mundo.

Para entender el éxito y la popularidad de Merkel, de 67 años, hay un aspecto en concreto de su personalidad que sobresale en momentos críticos: su liderazgo. Un liderazgo que llevó a Joachim Löw, seleccionador de Alemania, a decir que a Merkel la colocaría de mediocentro “por su visión de equipo”. Un liderazgo que ella resume en una frase: "Para mí, la política se basa en resultados".

En entrevista con El Confidencial, Matthew Qvortrup, autor de 'Angela Merkel, Europe's most influential leader', cita esta sentencia en su biografía, donde desgrana las características personales que han llevado a la canciller no solo a sobrevivir a todos los vaivenes políticos, sino a hacer algo insólito en estos tiempos modernos: retirarse por la puerta grande. Porque, ¿quién se atreve a alzar la voz ahora contra Merkel?

Foto: El candidato del SPD, Olaf Scholz. (Getty)

Una visión menos complaciente con su legado asegura que, pese a su popularidad, su marcha también crea un vacío en su partido y en su país que dificulta el camino a su sucesor en la CDU y deja Alemania al borde del vacío existencial: todo va bien, pero el mundo está cambiando tan rápido que, sin Merkel al frente, todo puede dejar de ir bien. Alemania echará de menos a Merkel y, conforme surjan los problemas, más de uno se preguntará si las reformas necesarias para el futuro de Alemania no se podían haber llevado a cabo antes. Pero, de ser cierto, esos nuevos líderes, incapaces de conseguir el suficiente capital político para emprender esos cambios, también se harán la misma pregunta que nosotros: ¿cómo lo hizo?

PREGUNTA. ¿Cómo es posible que Merkel haya aguantado tanto tiempo al timón de Alemania? Es muy extraño que ahora un político en una democracia consolidada aguante y gane tantas elecciones con una popularidad tan elevada.

RESPUESTA. Hay dos matices. En Alemania, hay tradición de que los buenos líderes se queden bastante tiempo. Konrad Adenauer estuvo 14 años. Helmut Kohl, 16. Es normal que los líderes alemanes aguanten más que en otros países porque su sistema está diseñado para tener, por encima de todo, estabilidad. Además, sus oponentes de la socialdemocracia no han sido muy brillantes. Los socialdemócratas se han visto durante años perjudicados por las reformas que hicieron a principios de siglo. Eran las medidas de austeridad antes de que la austeridad llegara a Europa. Además, la izquierda ha estado muy dividida durante la época de Merkel. Pero, sobre todo, que haya aguantado tanto lo explica el hecho de que ella ha convertido el CDU en un partido menos conservador de lo que solía ser. De una forma u otra, ha robado votantes al resto de partidos. En fútbol, al igual que en política, si controlas el mediocampo controlas el juego. Y Merkel siempre lo ha tenido claro.

Foto: Otto Von Bismarck fundó el Imperio Alemán en 1871

P. Cuando pienso en la vida de Merkel, me pregunto: ¿qué importancia y cuánta influencia en este caso ha tenido una sola persona en los acontecimientos del mundo? En otras palabras, ¿habría seguido Alemania el mismo rumbo sin Merkel?

R. Es difícil ser matemático, pero es un tema del 50/50. El 50% tiene que ver con las instituciones. Los mecanismos en Alemania son muy buenos, pero creo que Merkel es una gran negociadora. Nunca ha tenido una mayoría absoluta y ha conseguido llegar a todo tipo de acuerdos. En Europa, más de lo mismo. Merkel ha influido mucho en el rumbo de la UE porque el resto de líderes se fían de ella. Merkel siempre ha hablado con autoridad. Cualquier líder político de Alemania lo haría, pero gracias a que ella ha estado tanto tiempo liderando el país sabe cómo se hace y lo que hay en juego. Tiene una habilidad extraordinaria para negociar a través de un entendimiento racional del problema. Merkel ha triunfado como líder a largo plazo porque nunca ha buscado ganar ninguna discusión. Esa es la gran diferencia entre un buen líder y alguien que no lo es: no ganes discusiones, resuelve problemas. Esa idea de la política es puramente merkeliana: hay que hacer cosas, no podemos dejarnos cegar por la ideología. Creo que esa es la razón de que haya sido tan eficiente.

Esa idea de la política es puramente merkeliana: hay que hacer cosas, no podemos dejarnos cegar por la ideología

P. En su libro, menciona una de las míticas frases de Merkel: "Siempre he pensado que la política se basa en resultados".

R. Exacto. Esa frase comprime toda su forma de entender la política. Y ha sido muy criticada por ello. Ha extirpado la ideología de la política. En inglés, distinguimos entre ‘policies’ (distintos tipos de políticas públicas) y ‘politics’ (la política). Ella es una 'policy person', no le interesan las batallas ideológicas. Seguramente por su culpa la política alemana estos últimos años ha sido más aburrida que de costumbre. En España, por ejemplo, mucha gente se ha interesado por la política por lo ocurrido en Cataluña. O en Reino Unido con el Brexit. ¿Es bueno siempre interesarse por la política? Depende de cómo lo hagas. En esta última década, la política se ha convertido en fútbol y Merkel ha conseguido, por su parte, que en Alemania se parezca menos a un partido que en el resto de Europa. Y por eso ha sido tan exitosa. Pero también el motivo de que pueda haber problemas ahora en Alemania con su salida.

placeholder Angela Merkel con Barack Obama, en una imagen de archivo. (Reuters)
Angela Merkel con Barack Obama, en una imagen de archivo. (Reuters)

P. Hace poco, leí una frase que resume todo lo que ha contado: Merkel extirpó la política de la política. Y tan solo se quedó con la gestión.

R. Para bien o para mal, eso es Merkel. Mi opinión es que con los tiempos que corren igual queremos más 'policy' y menos ‘politics’. Necesitamos a gente que quiera resolver problemas y no populismo barato de todas las ideologías.

P. ¿Qué lecciones puede aprender un líder sobre Merkel?

R. Los líderes exitosos siempre quieren solucionar problemas y no ganar discusiones. Porque, si lo piensas, ¿qué ganas cuando ganas una discusión? Por usar una analogía con el fútbol de nuevo, Joachim Löw no es el entrenador más carismático del mundo, pero es bastante exitoso porque trata de hacer cosas. Por poner el ejemplo contrario, José Mourinho le vino bien al Real Madrid en un momento delicado en el que tenía que ganarse el respeto del Barcelona, pero no es un entrenador que sirva a largo plazo. Ferguson ha sido más exitoso que Mourinho, por ejemplo, y son dos tipos de líderes muy diferentes.

Foto: Munich motor show iaa mobility 2021 Opinión

Si un líder quiere aprender algo de estos 16 años de Merkel, que no se obsesione tanto con el carisma y piense más en resolver los problemas de la gente que le rodea. Los alemanes son buenos a la hora de acercarse a un problema y resolverlo de forma racional. Ya sabemos que han intentado apostar por el carisma y la exaltación. No hace falta irnos muy lejos en la historia para saber que no les fue muy bien. La política, al final, consiste en una cosa: organizarnos para poder vivir bien en comunidad, juntos. Y si nos dedicamos a ganar discusiones, o a que los nuestros piensen que hemos ganado discusiones, no avanzamos. Pero si resolvemos los problemas de todos, estamos progresando. Y por eso Merkel ha sido tan exitosa y ha durado tanto tiempo en el cargo. Merkel es un modelo para todos los líderes del mundo.

P. ¿Qué importancia le da al hecho de que sea científica?

R. Su jefe de gabinete ha sido mucho más eficiente a la hora de gestionar el coronavirus porque entendía lo que había en juego. No quiero decir que tengas que ser un científico para ser un político. Hay muchos ejemplos de casos que han salido mal. Pero el hecho en concreto de que Merkel sea una científica ha ayudado a su forma de gestionar las crisis. Como siempre, acabamos en el mismo punto: menos ideología, más gestión. Nosotros hemos podido leer muchos libros sobre política o historia. Por ejemplo, Merkel puede que no sepa mucho de historia, pero sabe mucho sobre la gestión de problemas. Su mente funciona más como un ingeniero antes que como un arquitecto.

Foto: Laschet captado por las cámaras riéndose durante una visita a las zonas afectadas por las riadas. (Reuters)

P. ¿Qué va a echar de menos de Merkel?

R. Depende de quién la vaya a suceder. Tanto Laschet como Scholz son una continuidad de Merkel. Lo que más echaré de menos será la estabilidad que ha construido Merkel todos estos años. Ojalá consigan mantener el equilibrio sin ella. Se solía decir que no queríamos una Europa alemana, sino una Alemania europea. Pero ahora Alemania se ha construido como un bastión de estabilidad frente a sus vecinos. Alemania tiene una dirección muy clara. Incluso aunque el sistema de partidos se haya ido desintegrando y creando más opciones, Merkel ha sido lo suficientemente inteligente de aislar a AfD [Alternativa por Alemania] y mantener un consenso de lo que es mejor para el país.

P. No sabía que Merkel, al menos en privado, es muy divertida. En su libro cuenta cómo muchas veces se pone a imitar a otros líderes. Incluso al Papa.

R. Mucha gente no lo sabe.

P. ¿Por qué ella construye esa barrera entre lo personal y lo público? Cuando está hablando en el Parlamento, es anodina y aburrida. Parece como si lo hiciera aposta.

R. Muchísimos políticos tratan de ser divertidos en público para llamar la atención. Normalmente, es lo contrario a Merkel. Por ejemplo, sé de primera mano que Boris Johnson es mucho más gracioso en público que en privado. Merkel piensa que la política es algo serio, aunque eso no quita que de vez en cuando haga algún gesto divertido. Cuando estaba viendo un partido con Barack Obama del Bayern de Múnich y Drogba del Chelsea marcó un gol, ella gritó “sheisse!”. "¿Qué significa?", le preguntó el presidente de EEUU. “Significa mierda y deberías ir aprendiéndolo”.

placeholder Angela Merkel ha llegado a ser definida como la líder demócrata del mundo libre. (Reuters)
Angela Merkel ha llegado a ser definida como la líder demócrata del mundo libre. (Reuters)

P. Como en todos los funerales, todo el mundo habla bien ahora de Merkel. Pero ¿cuál considera que ha sido su gran error? En el sur de Europa, en el peor momento de la crisis financiera, muchos votantes de izquierdas la compararon con una especie de Hitler moderna. Y ahora, sin embargo, es la política mejor valorada del mundo por los españoles. Es chocante.

R. Mucha gente se refiere a Merkel como Merkiavelli. Ha reinventado la forma de hacer política. Las medidas de austeridad estaban basadas en ideas erróneas de la economía. Sospecho que ella sabe que ha sido su gran error. Porque la austeridad no solo tuvo enormes consecuencias económicas para Europa, sino que avivó la tensión política y es causante de muchos de los problemas que teníamos antes de la pandemia. Al menos ha aumentado el odio y el resentimiento. Por otro lado, tampoco creo que las medidas de austeridad sean solo su culpa, tenía mucha presión del partido. Pero imponer medidas de austeridad en otros países mientras a Alemania le iba bien económicamente no estuvo bien.

Foto: adios-merkel-mujer-importante-despues-madre

P. ¿Y su mayor logro?

R. La crisis de los refugiados en 2015. Seis años después, ya podemos ver que, con matices, ha sido un éxito de integración. Y en ese momento no estaba tan claro que la jugada política de acoger a un millón de refugiados le fuera a salir bien.

P. A veces, los arcos narrativos de los líderes suelen ser más lineales. Pero el de Merkel está lleno de sorpresas, si uno mira su biografía no se podía intuir que fuera a acabar siendo la mujer más poderosa de Europa. En su biografía, usted recuerda el momento en el que su padre le recriminó que, con 30 años, fuera una mujer divorciada sin una carrera profesonal ambiciosa. Años después, una vez dentro de la CDU, muchos solo la conocían como 'la chica de Kohl'. ¿Qué se puede aprender del arco narrativo de Merkel?

R. Las sorpresas forman parte de la realidad. Tienes que estar abierto a ellas para que la vida sea más enriquecedora. A ella le costó mucho llegar donde está y creo que, en general, muchas veces los caminos para lograr algo son más largos de lo que pensamos. En muchos casos, necesitas tiempo. Durante toda su vida, siempre ha hecho lo mismo: analizar y observar lo que tiene delante antes de tomar una decisión. Lo hizo con la crisis financiera de 2008, con la crisis de refugiados y con la crisis del coronavirus. A veces, nos apresuramos demasiado. Creo que otra gran lección de Merkel a los líderes del mundo es esa: si vas a tomar una decisión importante, tómate tu tiempo. Cálmate, dale vueltas al asunto antes de decidir nada y, una vez lo hayas pensado todo, sabrás cuál es la decisión más óptima.

Angela Merkel
El redactor recomienda