¿Quién sustituirá a Merkel? Olaf Scholz entra como favorito a la recta final de las elecciones alemanas
  1. Mundo
ALEMANIA VOTA EL DOMINGO

¿Quién sustituirá a Merkel? Olaf Scholz entra como favorito a la recta final de las elecciones alemanas

En el último debate a tres antes de las elecciones, el candidato socialdemócrata y la verde Baerbock hacen frente común contra el conservador Armin Laschet

placeholder Foto: El candidato del SPD, Olaf Scholz. (Getty)
El candidato del SPD, Olaf Scholz. (Getty)

Si fuera por los tres debates de candidatos, el nombre del favorito para suceder a Angela Merkel como canciller de Alemania debería estar claro. El socialdemócrata Olaf Scholz ha vuelto a imponerse en el último cara a cara con sus rivales, el conservador Armin Laschet y la aspirante verde Annalena Baerbock, y ha confirmado con ello que parte con ventaja de cara a las generales del próximo domingo.

El último 'trielo', el debate a tres estrenado en estas elecciones, aportó una novedad principal a una semana de la cita con las urnas: que socialdemócratas y verdes se ven sin problemas como socios en una eventual coalición gubernamental. Tanto Scholz como Baerbock dejaron clara su afinidad y su predisposición a formar equipo, así como que a ambos les gustaría ver a los conservadores en la oposición después de 16 años en el poder.

No son detalles menores, teniendo en cuenta que las negociaciones para formar Gobierno podrían ser largas y complejas después de los comicios. Es posible que la incertidumbre sobre quién llevará las riendas de la principal economía europea tras el histórico fin de la era Merkel no termine con la votación del 26 de septiembre.

Guiños entre rojos y verdes

"No voy a ocultar que lo que más me gustaría, desde luego, es formar un Gobierno con los Verdes", dijo Scholz, muy animado por las encuestas: "A muchos ciudadanos les gustaría que yo fuera el próximo jefe de Gobierno, el próximo canciller", agregó.

La ventaja no es tan holgada como para cantar victoria de forma definitiva, pero el SPD de Scholz ha conseguido mantener a distancia al bloque conservador CDU/CSU en los sondeos en los últimos días. Los más recientes les dan entre el 25 y el 26% de intención de voto, frente al 21 o 22% del partido de Laschet. Los Verdes oscilan entre el 15 y 16%.

El debate se convirtió por momentos en un cruce de dos contra uno, los potenciales socios Scholz y Baerbock intentando sacarle los colores a Laschet. La candidata ecologista dirigió su artillería sobre todo contra el candidato de la CDU/CSU, el partido de la actual canciller. "El 'trielo' de hoy ha dejado claro que la CDU debería estar en la oposición porque representa una política de ayer", enfatizó Baerbock, que al mismo tiempo hizo más de un guiño en dirección a la socialdemocracia: "En muchos ámbitos de la política social tenemos grandes coincidencias con el SPD".

La campaña ha maltratado a Laschet

La velada no fue buena para Laschet. No cometió ningún error, pero no pudo aprovechar el último debate para impulsar la remontada que los conservadores vienen anunciado desde hace días. Salió más o menos indemne de las preguntas incómodas en temas como el salario mínimo o la digitalización, en los que su partido aboga por las políticas más impopulares —la CDU/CSU rechaza un sueldo mínimo de 12 euros, por ejemplo— o es responsable de las falencias estructurales al haber gobernado durante más de tres lustros.

Foto: Los candidatos alemanes, de izquierda a derecha: el socialdemócrata Olaf Scholz, la verde Annalena Baerbock y el democristiano Armin Laschet. (Reuters)

Pero a Laschet se le vio más inseguro, menos cómodo que a Scholz, aun cuando las percepciones puedan variar para cada espectador. Da la impresión de que una campaña llena de tropezones está dejando huella en el conservador, a diferencia de lo que ocurre con Scholz, aparentemente cada vez más sosegado y tranquilo. Laschet no puede a veces evitar mirar con cara de mala gana y hastío.

La experiencia dice, sin embargo, que en Alemania no hay que descartar nunca a los conservadores. El partido con mayor experiencia de Gobierno cuenta con una amplia base de votantes y muchos de los electores alemanes suelen decantarse, al final, por la opción que ven como garante de una mayor estabilidad. El día de hacer cuentas no ha llegado aún, aunque está ya a la vuelta de la esquina.

Angela Merkel Elecciones Alemania Socialdemocracia