El 'Zeitgeist' de la nueva era: si en Alemania solo votaran los jóvenes, sería verde
  1. Mundo
  2. Europa
EL FIN DE LA ERA MERKEL X

El 'Zeitgeist' de la nueva era: si en Alemania solo votaran los jóvenes, sería verde

Analenna Baerbock es la estrella de las elecciones alemanas en las redes sociales, donde se encuentra el caladero de votos jóvenes. ¿Pero irán a votar?

placeholder Foto: El Confidencial Diseño.
El Confidencial Diseño.

Esta semana, Analenna Baerbock se convertía en la primera política alemana en llegar a un millón de reproducciones con un Reel. Si a usted no le dice nada esta frase, no es un potencial votante de Los Verdes. La candidata del partido ecologista es la reina de Instagram con sus 300 mil seguidores. Muy lejos de los 25 millones del futbolista del Real Madrid Toni Kroos, pero aventajando con mucha distancia a sus dos competidores, el conservador Armin Laschet y el socialdemócrata Olaf Scholz. Instagram se ha llenado de jóvenes que huyen del Facebook donde aterrizaron sus padres y son potenciales votantes.

Los Verdes han encontrado ahí el consuelo a los reveses de la campaña electoral. Tanto la joven candidata como su colega de partido Robert Habeck se mueven como pez en el agua en la red social de los influencers. Pero el partido fundado en el año 1980 ya era el preferido de la juventud alemana antes del boom de Instagram.

Demos un salto hacia atrás en el tiempo hasta 2019, año en que se celebraron las últimas elecciones europeas. El dúo formado por Baerbock y Habeck comienza a cosechar lo sembrado desde inicios de 2018, momento en que fueron elegidos para tomar las riendas de Los Verdes. Para ellos era necesario cambiar la imagen de la formación. Dejar de ser los amargos prohibidores sabelotodo para ser un partido cercano, empático y amable. Un partido que no hablara más de sí mismo, dejando de mirarse el ombligo, y lo hiciera del futuro de Alemania y los alemanes. Para ello tuvieron que pensar más allá del contenido programático, dejar de considerarlo un dogma, y de la eterna lucha interna entre intransigentes y pragmáticos.

En mayo de 2019, Los Verdes logran el 20,5% de los votos en las elecciones europeas, a poco más de dos puntos de la poderosa CDU de Merkel. Esa jornada electoral, Analenna Baerbock y Robert Habeck certifican con ese resultado histórico que tomaron la decisión correcta. Y hay un dato que los llena de orgullo: los jóvenes, es decir, los menores de 25 años, los apoyan más que a ningún otro partido alemán. El 34% de los nacidos después de la reunificación alemana eligieron la papeleta del partido verde. Casi el doble de lo obtenido en 2014, la anterior elección al Parlamento europeo. Y casi tres veces más de lo conseguido por la CDU. Ahí vieron claro que era el momento de apropiarse de la etiqueta de partido del futuro.

Foto: EC Diseño.

En el último debate electoral entre los tres aspirantes a suceder a Angela Merkel, la 'performance' de Annalena Baerbock dio señales de que esa capacidad de convencer a los más jóvenes sigue casi intacta. Al menos así lo indican las encuestas que midieron quién lo había hecho mejor. En la franja de 18 a 34 años, el democristiano Armin Laschet conseguía un pobre 11%, mientras que el socialdemócrata y actual sensación Olaf Scholz rascaba el 22%. Ambos eran aplastados por la candidata verde que recibía el apoyo del 52% de los jóvenes. Mayoría absoluta. Ojalá fuera tan sencillo, pensará la candidata verde. Pero no sólo votan los jóvenes y los últimos meses la han debilitado como alternativa tras el fin de la era Merkel.

Los errores no forzados de Analenna Baerbock, una campaña sucia como no se había visto nunca en Alemania y una errática estrategia electoral han condenado a Los Verdes a un resultado discreto en comparación con el que una vez pudieron imaginar. Pero hay un espacio en el que el partido del clima no ha perdido músculo. La campaña electoral de Los Verdes campa a sus anchas en las stories de Instagram, piezas de duración efímera que hacen furor entre los adictos a esa red social. Sus actos, siempre en la calle y con aforos prácticamente llenos, son una máquina de producir material audiovisual para satisfacer la demanda de sus seguidores. Hay más jóvenes detrás de la pantalla del móvil que en los mítines, pero la presencia de juventud es mucho más notoria que en los eventos organizados por los otros partidos. La pareja electoral formada por Annalena Baerbock y Robert Habeck comenzó el nueve de agosto su tour por Alemania. Lo hacen en un autobús equipado para soportar una intensa agenda y las necesidades básicas de los dirigentes verdes y sus equipos. Diseñaron un programa por separado, para abarcar más y no hacerse sombra, pero de vez en cuando se encuentran.

Sus equipos en redes cuidan muy bien cada imagen que comparten y cada mensaje que la acompaña. Y los rostros y las demandas de la juventud siempre tienen un espacio reservado, que va ocupando un lugar más destacado según nos acercamos a la cita electoral. Son su público diana, saben que tienen las ideas y la imagen que puede convencerlos. Pero también que eso no basta para que decidan enviar por correo la papeleta del partido o acudir con ella a las urnas el próximo 26 de septiembre. En esa decisión de las cohortes más jóvenes están los puntos que al partido ecologista le harían pasar de un resultado histórico, pero en parte decepcionante, a uno simplemente histórico. Que 'Fridays for Future' haya convocado una huelga mundial por el clima dos días antes de las elecciones puede ayudar a despertar conciencias.

¿Cuál es la estrategia de Analenna Baerbock para llevar a los jóvenes a las urnas? La misma que usan las marcas comerciales para conducirles a la tienda, física o virtual: el marketing de influencers. Durante su tour por las ciudades y pueblos de Alemania, la candidata del clima ha aprovechado para encontrarse y charlar con influencers con un número de seguidores similar o incluso mayor que la líder ecologista, pero con algo mucho más preciado y decisivo que eso: una comunidad diferente a la suya a la que poder hacerle llegar su mensaje electoral. El famoso entrenador de perros Martin Rütter, la archiconocida actriz Karoline Herfurth o los músicos Bela B y Judith Holofernes han compartido con sus cientos de miles de seguidores su simpatía por la candidata verdey las propuestas que defiende.

Foto: La candidata de los Verdes alemanes, Annalena Baerbock (Reuters)

Estas adhesiones de personas sin relación con la política ayudan a Baerbock en la difícil tarea de restituir la imagen que transmitía al anunciar su candidatura a canciller, allá por el mes de abril, y que fue perdiendo por errores propios y la campaña sucia que sufrió. Aire nuevo para la política alemana, tras 16 años seguidos de Angela Merkel. Una idea que sigue triunfando entre los votantes más jóvenes, decepcionados hasta la médula con la CDU y el SPD, a los que ven como partidos de viejos para viejos.

En su minuto de oro en el segundo debate electoral a tres, Baerbock repitió una frase que había hecho famosa en uno de sus vídeos de campaña: "el próximo Gobierno alemán será el último que tenga la capacidad de frenar la crisis climática". Inquietante, ¿no? La repetida y vacía frase de “en estas elecciones nos jugamos el futuro” cobra otra dimensión en tiempos de crisis climática llamando a la puerta de nuestras casas. Y parece que el futuro le importa mucho más a la juventud que a las generaciones mayores. También es lógico, los jóvenes necesitan un planeta donde poder vivir. Su comportamiento electoral decidirá la fuerza que Los Verdes tendrán en la próxima legislatura y ya sabemos que votar requiere algo más de esfuerzo que darle like a una publicación en Instagram.

Angela Merkel Juventud Noticias de Alemania Elecciones Alemania