EUROPEÍSTAS REACCIONAN, EURÓFOBOS DERRAPAN

Cinco claves para entender los resultados de las europeas más importantes de la historia

Las elecciones han supuesto un fuerte impulso para los Liberales y Los Verdes y han evidenciado el hundimiento del bipartidismo, mientras que han limitado el crecimiento de los euroescépticos

Foto: Un hombre con la bandera de la Unión Europea. (Reuters)
Un hombre con la bandera de la Unión Europea. (Reuters)

Las elecciones europeas han supuesto un fuerte impulso para los Liberales y Los Verdes, que hunden al bipartidismo europeo al tiempo que frenan el crecimiento de los euroescépticos. Estas son las cinco claves de los comicios que se habían definido como los más importantes de la historia de la Unión Europea:

Liberales y Verdes, los protagonistas

Los Liberales y Los Verdes han sido los grandes vencedores de la noche. Se han beneficiado de la caída de democristianos (PPE) y socialdemócratas (S&D), pese a que estos siguen siendo los dos grupos más grandes de la Eurocámara. El fin del bipartidismo deja un Parlamento Europeo mucho más fragmentado y dividido.

El grupo integrado por Ciudadanos y Emmanuel Macron ha superado los 100 escaños mientras que los ecologistas rozarían los 70 asientos, siendo segunda fuerza en Alemania y tercera en Francia. Aunque el PPE seguirá siendo la clave de la gobernabilidad del hemiciclo europeo, no se podrá revalidar la gran coalición que ha dominado el legislativo desde hace 40 años.

Estas fuerzas pujantes van a ser decisivas en muchos aspectos, pero lo más probable es que se forme un súper bloque apoyado por los Liberales y secundado por socialistas y populares, dando estabilidad al Parlamento.

La derecha radical derrapa

Los partidos euroescépticos de derechas - divididos en tres grupos - han obtenido muy buenos resultados en países como Italia, Polonia o Francia y han subido respecto a 2014. Sobre todo el grupo más radical, la ultraderecha de Salvini y Le Pen (ENF). Sin embargo, la suma de los tres ha quedado muy lejos de las proyecciones optimistas de hace meses.

La "internacional nacionalista" promovida por Matteo Salvini ha fracasado en su intento de acercarse al 33% de los asientos del Parlamento Europeo, cifra clave para ser influyente en Bruselas. Da la sensación de que la derecha radical está alcanzando su techo electoral.

El proeuropeísmo reacciona

Pese a los gritos de alarma, Europa no es antieuropea. Los votantes han reaccionado ante la amenaza de los partidos euroescépticos, aunque haya sido gracias a formaciones críticas con el 'establishment' (Liberales y Verdes) y de los buenos resultados de partidos proeuropeos en países clave como España y Alemania, donde los euroescépticos han sido residuales.

Todos los partidos proeuropeos (Liberales, Verdes, PPE y socialdemócratas) sumarían un total de 479 escaños, mientras que todas las fuerzas euroescépticas acumularían 172 escaños. La Izquierda Unitaria es eurocrítica, pero una buena parte es favorable al proyecto europeo, y sumaría 39 escaños a ese bloque a favor de la UE. Los asientos son de partidos todavía no adscritos a ningún grupo.

Un líder para Europa

La gran pregunta ahora es: ¿quién va a ser el presidente de la Comisión Europea? El Parlamento Europeo asegura que solo aceptará el nombre de un candidato que haya participado en las elecciones europeas, pese a las reticencias de los Estados miembro. Manfred Weber, candidato alemán del PPE y vencedor de los comicios, debería ser el favorito. Sin embargo, los populares europeos tienen muy difícil encontrar apoyos, lo que mantiene vivas las opciones de Frans Timmermans, candidato de los socialistas.

Muchas capitales, especialmente París, esperan poder imponer un nombre y bloquear el resto de candidaturas. Esto podría conducir a "una persona de consenso". La decisión que tomen Emmanuel Macron y los liberales será clave. El nombre del francés Michel Barnier, negociador jefe del Brexit, suena hoy con más fuerza, y también el de Margrethe Vestager, actual comisaria de Competencia y muy popular en Bruselas.

Participación histórica

Los comicios europeos podrían lograr el mejor dato de participación de los últimos 20 años. Con una cifra del 50.5% se rompe una serie histórica de descensos en las elecciones comunitarias. Para los arquitectos y defensores de la Unión Europea es una buena noticia, ya que es una señal de un creciente interés en lo que ocurre en el Parlamento Europeo.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios